Rosalinda Ballesteros

Rosalinda Ballesteros

La Ciencia de la Felicidad

Antes de preocuparnos por el estr√©s o el burnout en el trabajo deber√≠amos fijarnos c√≥mo preparamos a nuestro cuerpo para la acci√≥n y nuestro bienestar: ¬Ņcomemos, dormimos o nos ejercitamos como es debido?

Son tres elementos sumamente b√°sicos, pero que cotidianamente descuidamos y pueden ser una de las causas por las cuales el ir al trabajo no resulte estimulante o convierta la experiencia en un desastre.

¬ŅQui√©n puede trabajar con alegr√≠a o energ√≠a si no est√° consumiendo los alimentos suficientes y adecuados?

¬ŅCu√°ntas historias conoces de accidentes laborales por somnolencia?

¬ŅQui√©n puede tener la fuerza, rapidez f√≠sica o mental, los reflejos, para responder a una exigencia laboral si pasa casi la totalidad del d√≠a sentado?

Es as√≠ de b√°sico, pero a veces le echamos la culpa al jefe, al ambiente laboral, a la organizaci√≥n, al sistema, al pa√≠s‚Ķ 

No nos damos cuenta que nosotros mismos estamos limitando nuestro bienestar integral.

Te invito a cambiar el mindset de cómo ves el comer, dormir y moverte. No las podemos seguir mirando como necesidades obligatorias para sobrevivir, pues nos sirven para llenarnos de energía y poner nuestra biología en balance.

Signos y síntomas

Hay compa√Īeros de trabajo y jefes que todo el tiempo est√°n de mal humor.

Muchos tienen ese comportamiento porque no han comido, no han dormido o carecen de la resistencia f√≠sica para enfrentar la jornada. 

Mal comer nos puede provocar sue√Īo o falta de energ√≠a. Hay colaboradores que se han acostumbrado a postergar sus horas de alimento bajo la premisa de que primero est√° el trabajo. Nada m√°s falso. 

Pasa lo mismo con el sue√Īo. Una persona sin dormir aumenta al doble el riesgo de sufrir accidentes fatales en el trabajo; carece de ganas de escuchar, vive ausente, le falla la memoria, se le dificulta operar con n√ļmeros, se desconcentra y no puede realizar actividades de precisi√≥n con eficiencia, seg√ļn especialistas del sue√Īo de la UNAM.

Por √ļltimo, la falta de ejercicio ‚Äďadem√°s de la irritabilidad que provoca el cansancio, incluso de estar sentado‚Äď debilita el sistema inmunol√≥gico, que se suma a los problemas de la obesidad, diabetes, presi√≥n arterial alta, infartos, etc. 

Un coctel funesto.

¬ŅY la receta para el bienestar mental?

Todos la sabemos, pero no la aplicamos: hay que comer, dormir y ejercitarse bien.

Debes recordar que el cuerpo humano no fue dise√Īado para el tipo de vida que hoy le damos.

Las cantidades de carbohidratos, en particular el az√ļcar (en forma de refrescos, licores o garnachas, por m√°s gourmet que parezcan), no las pueden procesar nuestro metabolismo, nos engordan, enferman y aturden; reducen nuestros reflejos y agilidad f√≠sica y mental. 

Mientras no hubo electricidad, por lo general dormíamos lo que la noche duraba.

Y hasta hace un siglo, el hombre todavía caminaba muchos kilómetros diariamente, y su trabajo requería de un considerable consumo de energía. Hoy nos movemos muy poco.

Más allá de las calorías, del peso ideal, hay que consumir los alimentos que sí procesa nuestro cuerpo, en cantidades adecuadas y en un horario fijo. No necesitamos ser modelos.

Prep√°rate para ir a la cama: deja las actividades que te exigen mucha atenci√≥n, merienda al menos una hora antes de acostarte y ligero, no veas pantallas, ni mensajes; procura meditar, platica con tu familia. 

¬ŅY cu√°nto debes ejercitarte?

No te propongo que te vuelvas campeón olímpico. Al menos haz más ejercicio que hoy.

Si son 15 minutos al d√≠a, est√° muy bien; pero en un mes, puedes aumentar un poco; si ya haces dos horas, no est√° mal un incremento. 

Cuando decimos mover, es eso, moverse. Si vas al gimnasio, haces yoga o corres, pero pasas el resto del día sentado, estás limitando los beneficios.

Levántate cuantas veces puedas del asiento; camina en lugar de usar el auto; si puedes, trabaja o estudia de pie, y mira tu programa favorito mientras realizas alguna actividad física, etc.

Aqu√≠ empieza la magia. Cuando comes bien y a tus horas, es m√°s f√°cil que logres dormir; cuando duermes bien, el antojo por alimentos altos de calor√≠as se reducen, recobras serenidad y recuperas la energ√≠a; si tienes energ√≠a, te dan ganas de ejercitarte, y si te ejercitas, duermes mejor y se despierta en tu mente el deseo de alimentarte sano. 

Si te fijas, algo tan terrenal puede ser la causa de tu sensaci√≥n de estr√©s o burnout. 

Regresar a los básicos de vez en cuando, como comer, dormir o ejercitarse, y revisar cómo están tus hábitos, te puede ayudar a sentirte mejor, lo cual es la base del bienestar mental.

Comer, dormir y ejercitarse | Rosalinda Ballesteros

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

Síguenos en Facebook, Google News, Instagram, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión