Ivonne Vargas

Ivonne Vargas

Laberinto Laboral

Sobre la presencia de las mujeres en el √°mbito laboral hemos escuchado mucho. Esto se debe a que su participaci√≥n, estimo, es uno de los cambios socioecon√≥micos m√°s importantes en las √ļltimas d√©cadas. 

Pensemos que en los a√Īos 60, solo 20% de las mujeres adultas trabajaban o buscaban una oportunidad de forma activa; ese porcentaje supera 70% en la actualidad, de acuerdo con cifras recabadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En lo que se podría explorar más, porque no hay respuestas ni políticas contundentes, es:

¬ŅPor qu√©, si hay un fuerte crecimiento en su participaci√≥n, tal heterogeneidad no se ve reflejada en salarios, oportunidades labores, salarios, alternativas para mam√°s trabajadoras?

M√©xico tiene una brecha de 20 puntos con respecto a los pa√≠ses que integran el BID en cuanto a mujeres entre 25 y 54 a√Īos que pueden colocarse en un trabajo. Este organismo ha abordado la inequidad en diversos an√°lisis ‚ÄĒsugiero leer el informe sobre Participaci√≥n Laboral Femenina en Am√©rica Latina‚ÄĒ y la conclusi√≥n a la que llega es que la brecha se debe a un tema educativo, a que ellas invierten m√°s tiempo que los varones en las tareas no remuneradas y que consiguen empleos de menor calidad. 

Esto ha sido denunciado por varias voces, pero México tiene sus particularidades. Entre estas se encuentra el bajo interés de las jóvenes (por un tema cultural, de orientación vocacional, etcétera) por elegir carreras con mejores salidas laborales y salariales.

Los coches para los ni√Īos y las mu√Īecas para ni√Īas, ¬Ņhasta cu√°nto se terminar√° esta creencia?

El poco inter√©s en carreras con otro tipo de futuro laboral, como las STEM (Ciencia, Tecnolog√≠a, Ingenier√≠a y Matem√°ticas), se observa desde peque√Īas. Solo 38.5% de las mujeres en el pa√≠s incursionan en estos campos profesionales y, en edades tempranas, √ļnicamente 9% de ellas manifiesta inter√©s por tales √°reas, contra un 28% de los hombres a los que se les orienta y refieren inter√©s por estudiar una ingenier√≠a, o ser cient√≠fico. 

Los a√Īos pasan y seguimos perpetuando la idea de que las mujeres no pueden o no les interesa ir a la luna, dise√Īar un prototipo, hacer robots, volar aviones y un largo etc√©ra. Por que a ellas se les da mejor lo de comunicarse, vender, trabajar con los equipos y una larga lista de skills ‚ÄĒ√ļnicamente‚ÄĒ socio emocionales. 

M√≥nica Flores, presidenta de ManpowerGroup para Am√©rica Latina, me cuenta que la brecha de g√©nero comienza por la educaci√≥n. Argumenta su postura, por ejemplo, en los datos que hay sobre la deserci√≥n de mujeres en formaci√≥n superior. A diferencia de lo que ocurre en primaria y secundaria, ciclo en el que la presencia de las mujeres es mayor, a nivel superior esto disminuye considerablemente. De acuerdo con estimaciones de la UNESCO, se matriculan 70 mujeres por cada 100 hombres cada a√Īo, aproximadamente.

‚ÄúEl pensamiento que se ha perpetuado y marca a las mujeres es que ellas pueden abandonar su sue√Īo de emplearse y crecer laboralmente si se necesita cuidar la familia y organizar las actividades dom√©sticas. La educaci√≥n, en este sentido, ayuda a romper con ese patr√≥n y a generar un pensamiento de independencia‚ÄĚ, dice la presidente.

A prop√≥sito de su participaci√≥n en The Business 20 (B20) ‚ÄĒforo de di√°logo oficial del G20 con la comunidad empresarial global, organizado en Italia este octubre‚ÄĒ, M√≥nica Flores insiste en que debe haber un replanteamiento de los pa√≠ses sobre el papel de la mujer en la fuerza laboral.

El Grupo de los 20, por cierto, surgió como un foro de coordinación de políticas macroeconómicas entre las economías más importantes del mundo, que incluye las perspectivas tanto de países desarrollados, como de economías emergentes, como el es caso de México.

Con ese nivel de ‚Äėautoridad‚Äô, ¬Ņqu√© deber√≠a discutirse en este foro sobre el tema ‚Äėmujeres y empleo‚Äô? M√≥nica Flores propone algunos puntos:

  • Hacer una revisi√≥n de las brechas de g√©nero m√°s importantes; ¬Ņc√≥mo se han comportado?, ¬Ņqu√© sucedi√≥ con la pandemia? y abordar las normas sociales y culturales que limitan sus oportunidades, incluido el trabajo no remunerado.
  • Fomentar una sociedad preparada para lo digital, es decir, mapear con apoyo de la tecnolog√≠a en donde hay escasez de mujeres para determinar estrategias de actualizaci√≥n de conocimientos, de planes de estudio y de orientaci√≥n vocacional.

‚ÄúEl G20 debe apoyar el regreso de las mujeres a la fuerza laboral y defender el equilibrio de g√©nero en actividades de alto crecimiento e impacto‚ÄĚ, concluye la presidente de ManpowerGroup.

A t√≠tulo personal agregar√≠a que es vital ampliar las licencias por maternidad, paternidad y cuidados; que sean balanceadas entre padre y madre e intransferibles, porque el ‚Äėpunto‚Äô es evitar profundizar en los roles de g√©nero tradicionales. 

La flexibilidad laboral para compatibilizar el cuidado de ni√Īos y adultos mayores con el desarrollo de una carrera profesional ya no es un aspecto a discutir, mucho menos con la pandemia. Lo que s√≠ esta por replantearse es c√≥mo en las empresas, y en la sociedad en general, se promociona la corresponsabilidad en el hogar para vencer los estereotipos de g√©nero. 

Queremos ‚Äėempoderar‚Äô a las mujeres, entonces empecemos por facilitar su inserci√≥n laboral con verdaderas alternativas para que contin√ļen su desarrollo; con conversaciones de carrera y con roles de formaci√≥n de hijos compartidos.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n