Ivonne Vargas

Ivonne Vargas

Laberinto Laboral

La respuesta es no. Y me anticipo a explicar que esto se debe a que el hecho de reconocer que escuchas a tus equipos, pero no actuar con base en los comentarios que se reciben, genera ‚ÄĒtarde o temprano‚ÄĒ desigualdad y desconfianza entre los colaboradores.¬† ¬†

Es cierto que la pandemia ha propiciado que se preste mayor atenci√≥n a conceptos como ‚Äėescuchar‚Äô, ‚Äėcomunicar‚Äô ‚Äėretroalimentar‚Äô. Pero el entendimiento de estas acciones se asocia m√°s al colaborador; se observa en frases, como: ‚Äúlos equipos est√°n agotados, saturados, con jefes inhumanos que no escuchan‚ÄĚ. Recibo este tipo de comentarios con frecuencia.

Me resulta una visi√≥n incompleta. Es casi imposible ver estos conceptos, o su mala aplicaci√≥n, como algo que solo impacta al empleado. Supervisores, coordinadores, gerentes, directores tambi√©n est√°n presionados; la preocupaci√≥n por sacar adelante una empresa ‚ÄĒcon menos recursos‚ÄĒ hace mella en la salud mental y en qu√© tanto se actu√© sobre un comentario. Me atrevo a decir que esto sucede en todos las √°reas, sin excepci√≥n.¬†

Una sugerencia que est√° en boga es que haya una dosis alta de liderazgo emp√°tico que ayude a sortear la turbulencia actual. Buen intento, pero no es tan sencillo, porque el problema puede tener trasfondo diferente, m√°s all√° de la crisis por pandemia.

Hay empresas en las que, simplemente, escuchar pero no actuar se ha convertido en su mayor sesgo.

En México, por ejemplo, los empleados no sienten que sus comentarios se traduzcan en cambios 

Despu√©s de casi dos a√Īos de pandemia, Santiago Cardona, director general en Intel M√©xico, es consciente que, si no existe un c√≥digo de comunicaci√≥n y de escucha en el que se trabaje diario, el desempe√Īarse desde casa, puede dar lugar a una crisis de confianza.¬†

‚ÄúImagina movilizar a casi 100,000 colaboradores a su casa, desde donde deben generar productos y propiedad intelectual. Cuando no hay sensibilidad en la informaci√≥n, es decir, saber manejar con un c√≥digo aquello que compartes, con qui√©n hablas y c√≥mo lo haces, se est√° a la empresa en riesgo de fuga de datos; pero tambi√©n, y lo que es muy importante, se dificulta la relaci√≥n entre personas. Tener (casi) que una metodolog√≠a para escuchar y actuar es vital‚ÄĚ, cuenta el director.

El informe ‚ÄėLos Escuchados y los No Escuchados‚Äô, que elabor√≥ el Workforce Institute de UKG, que ofrece soluciones de Recursos Humanos, y Workplace Intelligence, matiza la brecha que hay entre lo que opinan los colaboradores y la acci√≥n que toman los l√≠deres.

El documento resume la problemática de esta manera: los empleados se siente escuchados; sin embargo, detectan que los jefes no toman medidas. El 31% de los entrevistados en México refiere esta idea, es decir, no creen que sus opiniones se traduzcan en cambios.

La investigaci√≥n ‚ÄĒrealizada en 11 pa√≠ses y que incluye la opini√≥n de m√°s de 4,000 empleados‚ÄĒ arroja que 67% de los encuestados se siente ‚Äúm√°s escuchado‚ÄĚ que en 2020. Esto genera que el n√ļmero de personas poco motivadas no supere el 10%. De acuerdo con el documento solo 1% est√° muy desvinculado con su lugar de trabajo.¬†

Al hacer un zoom de los resultados, se observa que el jefe est√° poco conectado a lo que refieren sus equipos en ciertas √°reas.

Los empleados quieren que sus jefes tomen más acción sobre su bienestar y desarrollo laboral 

Los colaboradores en el pa√≠s sienten que sus empleadores est√°n atentos a sus comentarios. ‚ÄúEsto es el primer paso para incrementar el compromiso y tener una cultura de escucha asertiva exitosa‚ÄĚ; el desaf√≠o se torna cuando se trata de incluir a los colaboradores en la toma de decisiones sobre lo que ellos mismos refieren, explica Jaime Cardoso, director de marketing de UKG.

Los tres temas principales en los que los colaboradores quieren sentirse más escuchados son: desarrollo profesional, así opina 39%; beneficios, 30%, y salud física y bienestar, 28%.

Los canales¬† de comunicaci√≥n est√°n abiertos; sin embargo, puede haber miedo y desconfianza en lo que se comenta, se√Īala el directivo.

La herramienta para escuchar es la retroalimentación; el reto es que hay desconfianza en hablar

De acuerdo con el informe del WorkForceInstitute los esfuerzos están puestos en obtener retroalimentación de los empleados a través de diferentes canales, que van desde reuniones 1:1 (38%); buzones de sugerencias anónimas (30%); encuestas de compromiso (30%), y reuniones con la alta dirección (29%).

Estos son los métodos más populares en México; sin embargo, 46% dice que es más probable que compartan su retroalimentación de forma anónima, a través de sitios de terceros, que en los canales internos. 

Resulta interesante cuánto peso le dan los mexicanos a qué puede pasar con sus carreras al dar sus opiniones. 61% de los entrevistados en el país preferiría cambiar de puesto, unirse a otro equipo o empresa antes que compartir sus puntos de vista.

Observo que lo preocupante con esta desconfianza, es que la brecha entre lo que se dice y lo que se hace se ha convertido en un sesgo para muchas empresas; uno que se profundiza cada a√Īo. Para Jaime Cordozo, romper con este c√≠rculo es una de las opciones para tener equipos m√°s involucrados, con prop√≥sito; con esto se registrar√≠a una mejora en la productividad personal y de la empresa.

Coincido, aunque agregar√≠a que no aprovechar el momento actual, y poner manos a la obra para cerrar esa brecha, es profesar una miop√≠a empresarial que no obstaculice la reactivaci√≥n laboral y econ√≥mica de la que tanto se habla. Sencillamente, si solo haces como que escuchas, pero no se act√ļa en consecuencia, la gente vive en estr√©s, se agobia, se marcha de la organizaci√≥n.¬†

Así que no hay que ser necio, o ciego, esto tiene consecuencias en empleados de todas las edades

Me pregunto ¬Ņen qu√© lugar queda hoy la integraci√≥n de diversas generaciones en la empresa, como un hecho que amplifica las opiniones y las expectativas de actuaci√≥n? Los empleados de la generaci√≥n Z ‚ÄĒa pesar de sentirse escuchados‚ÄĒ tienen cada vez menos confianza en que su voz sea importante en el lugar de trabajo para √°reas espec√≠ficas. As√≠ lo puntualiza en el informe del WorkForceInstitute. En este, tambi√©n se detalla que 50% de los trabajadores esenciales perciben que tienen una influencia moderada o alta en la toma de decisiones. Quienes menos sienten que influyen son los empleados remotos y en esquema h√≠brido de trabajo.¬†

Hay otro tema importante que dejo en el tintero, para una continuación de este diálogo. Bajo el escenario actual, perder a un buen empleado, a un talento porque no se toma en cuenta su punto de vist, ni se consideran sus opiniones para crear un cambio, es (casi) como darse un balazo en el pie.

La escasez de talento laboral en M√©xico se dispar√≥ de 52% a un nivel hist√≥rico de 74% durante 2021, de acuerdo con datos de la firma global de capital humano ManpowerGroup. ¬ŅDe verdad nos la vamos a jugar?

Líderes que no escuchan | Business Insider Mexico
¬ŅLos l√≠deres que no escuchan pueden guiar la recuperaci√≥n? | Jon√°s Cort√©s – Business Insider Mexico

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n