Ivonne Vargas

Ivonne Vargas

Laberinto Laboral

Que algunos universitarios trabajen mientras estudian no es novedad. El asunto es c贸mo capitalizar mejor esa experiencia y lograr que los j贸venes ganen competencias laborales antes de concluir la carrera, aun cuando se trate de aquellas con horarios m谩s complejos. 

Y es que la transici贸n de la educaci贸n al trabajo, el hecho de llegar con mayor conocimiento sobre las necesidades en el terreno laboral, es uno de los principales desaf铆os para esta poblaci贸n. Tampoco esto es nuevo, sin embargo, la dificultad y demora para colocarse en un puesto de trabajo no cambia; al contrario, se agudiza.

La Organizaci贸n Internacional del Trabajo calcula que, a nivel mundial, la mayor parte de los j贸venes tiene que esperar un promedio de 13.8 meses para encontrar un empleo estable.  En M茅xico, 63% de los egresados llega a su primer trabajo a los seis meses o m谩s de terminar sus estudios, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Egresados 2021, que realiza la Universidad del Valle de M茅xico. 

El primero obst谩culo para los j贸venes sigue siendo la poca o tard铆a vinculaci贸n con el mercado. Haciendo un zoom, dir铆a que no suele haber claridad 鈥攅n la mayor铆a de los casos鈥 no solo de lo que sucede en el entorno laboral, sino en la industria donde se quiere iniciar carrera; qu茅 oportunidades se ofertan, con qu茅 salarios, qu茅 habilidades sociales se demandan, entre otros elementos. 

鈥淐arecer de experiencia es la barrera n煤mero uno para colocarse. Para acercarse a empleos relacionados con lo estudiado es vital monitorear c贸mo est谩 su industria鈥, cuenta Adriana Rico, coordinadora del Centro de Opini贸n P煤blica de la UVM. 

El exceso de confianza respecto a formaci贸n universitaria es otro obst谩culo 

De manera frecuente me encuentro con que la idea de laborar mientras se cursa una carrera genera, entre muchos pap谩s y algunas escuelas, el estigma de que ser谩n 鈥榤alos estudiantes鈥, pues su rendimiento puede disminuir al incorporar otra actividad. Para algunos, incluso, es p茅rdida de tiempo. 

A ellos los invito a ponerse del otro lado de la barrera e imaginar c贸mo es la inserci贸n profesional cuando se egresa y no se tiene referencia del mercado. Incluso hay que reflexionar sobre c贸mo se abren las fuentes de b煤squeda cuando se tiene cierta idea del mundo exterior.

Tenemos a los j贸venes que piensan que la carrera y su proactividad bastan para emplearse. Ayuda, m谩s no es lo 煤nico. Es clave entender d贸nde pueden iniciar la b煤squeda, y el canal predominante para conseguir un primer empleo es la familia y los amigos. En tres palabras: red de contactos.

Adem谩s, solo 55% de los encuestados por el Centro de Opini贸n de la UVM, entre m谩s de 10,000 participantes, se帽ala que se han colocado en puestos relacionados con su carrera.

Entonces la barrera en este caso es confiarse. Siguiendo la l贸gica de competencias, el hecho de que los estudiantes hayan trabajado durante sus estudios, m谩s que ganar o perder el tiempo, tendr铆a que leerse como clave para adquirir habilidades distintas a las de sus compa帽eros. No ser uno m谩s egresado de cierta carrera.

Lo importante de la experiencia previa, aun cuando no se trata de un trabajo vinculado a los estudios, es aprender actitudes y h谩bitos que son un ingrediente fundamental de la profesionalidad. Lo m谩s valioso, y consulten esto con un reclutador, es ganar competencias de car谩cter para que las empresas tengan una mejor idea de c贸mo se desempe帽ar铆a ese joven. 

La precariedad del mercado laboral es otra barrera

El estudio realizado por la UVM muestra que 21.5% de los contratados ganan entre 1,500 y 3,000 pesos al mes. En cifras escabrosas uno de cada 10 egresados gana un salario por debajo de los 1,500 pesos.

Otra limitante, propia del mercado 鈥攜 esto tiene que ver con g茅nero鈥, son las promociones en el primer empleo.  Los hombres reciben m谩s oportunidades de cambio sobre la funci贸n por la que fueron contratados que ellas, y esta poblaci贸n encuentra m谩s dificultad en la primera contrataci贸n. En Am茅rica Latina, 23.3% de las mujeres tarda m谩s de siete meses en tener una primera oportunidad frente a 16% de los hombres, de acuerdo con cifras de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo. 

En marzo de 2020 hab铆a 1.9 millones de j贸venes mayores de 15 a帽os, que formaban parte de la Poblaci贸n Econ贸mica Activa; mientras que en mayo de 2021 son 700,000, seg煤n estimaciones laborales de Retribuye, firma especializada en gesti贸n administrativa de personal. Armando Le帽ero, presidente de la firma, me comparte que adem谩s del reto que supone que la empresa considere la incursi贸n de una persona, que muestra poco conocimiento con las actitudes que demanda el mercado, hay otro: conseguir una oportunidad con prestaciones sociales. 

Abordemos el tema del primer empleo desde la 贸ptica de empezar antes, adquirir aptitudes laborales que demandan los empleadores en los primeros empleos y, de esa manera, poder profesionalizar a煤n m谩s la b煤squeda una primera oportunidad. 

Quedarse en la l铆nea de que el mercado es injusto, o que tener un buen t铆tulo es necesario, en nada beneficia la inserci贸n laboral. As铆 que por lo pronto, comparto un listado de las habilidades socio emocionales que son m谩s 煤tiles en la b煤squeda de una primera oportunidad:

jovenes empleo | Business Insider M茅xico
jovenes empleo mexico | Business Insider Mexico
Brenda Peralta / Business Insider M茅xico

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posici贸n por parte de Business Insider M茅xico.

Descubre m谩s historias en Business Insider M茅xico

S铆guenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a m谩s columnistas en nuestra secci贸n de Opini贸n