Ivonne Vargas

Ivonne Vargas

Laberinto Laboral

¿Qué tienen en común los profesionales que sobresalen? La respuesta es concreta: conocen sus talentos y saben dónde y cómo aplicarlos. Sin embargo, sólo uno de cada cinco personas invierte tiempo en saber cómo identificar esas fortalezas, de acuerdo con datos de Gallup.

Esto es un escenario que vivo con frecuencia, en la elaboración de CV y ensayos de entrevistas con buscadores de trabajo. Sabemos describir con relativa facilidad aquello para lo que somos o nos creemos, buenos, y cuesta trabajo hablar de debilidades, amenazas y áreas de oportunidad propias o del mercado en el que nos desempeñamos.

Tal vez el aspecto educativo y cultural tienen culpa en esto: vemos las debilidades como algo malo y que nos alejará del empleo anhelado.

El asunto es que no pensar en ello cuando realizamos una venta profesional o de nuestra empresa nos genera una mala imagen, porque habla de que no invertimos en autoconocernos.

¡Distínguete del resto!

En un escenario laboral como el actual, con millones de personas sin empleo, y empresas con recursos económicos precarios, que conozcamos nuestras fortalezas y debilidades, y sepamos cómo usar esta información en el escenario laboral, es vital.

Para descubrir si una empresa se ajusta a tus necesidades y qué valor agregado le puedes aportar, por ejemplo, una buena herramienta es el análisis SWOT (Strengths, Weakneses, Oportunities, Threats, por sus siglas en inglés), que en español es conocido como FODA, y que posiblemente ya conoces aunque no las has puesto en práctica de manera reciente.

Esta herramienta ayuda a enfocar tus actividades en áreas donde tienes mayor potencial, tema fundamental si consideramos que tal vez en este momento no encuentras trabajo en la industria, donde has estado por años. A su vez, evitas poner énfasis en aquello que amenace tu desempeño y te da cierta certeza de que al momento de evaluar una propuesta de trabajo no se te olvidarán aspectos relevantes a resaltar.

El SWOT se divide en dos: un análisis de los aspectos o perspectiva interna (fortalezas y debilidades) y otro de factores que son externos (oportunidades y riesgos).

Fortalezas positivas y ‘sexys’

Con mucha frecuencia me cuestionan sobre las preguntas y/o respuestas poderosas; que causan una imagen favorable al exponerlas. En la siguiente entrega hablaremos de un modelo para quienes están buscando hoy empleo, y en esta ocasión planteamos algunas ideas para generar un análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA), que llame la atención para atraer talento , pero sobre todo, generar un ambiente mucho más sano y humano de trabajo, en tiempos de aún confinamiento.

Si tengo a mis colaboradores estresados, ¿qué debiera cuestionarme de la empresa, qué tipo de fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades puedo encontrar en mi FODA?

Fortalezas:

Características distintivas de una empresa, que hacen que uno quiera trabajar en cierta organización.

• Creación y mantenimiento de marca, asociado a un conjunto de valores que se viven con los colaboradores y la transmiten a clientes.

• Enfocarse en un nuevo modo de hacer las cosas. Calidad y rigor, y a su vez, innovación, ética, honestidad y humildad.

• Un estilo de gestión que integra valores orientados al esfuerzo y la superación personal desde el disfrute y la diversión.

• Desarrollar la marca de tal manera, que da lugar a frases como “uno nunca dejaré de ser empleado de esta empresa, soy excolaborador contento”.

• El imperativo de ser feliz en el trabajo. La idea de ‘pasárselo bien’ desde los orígenes de la empresa, como parte de la mentalidad de los líderes.

• La gestión de personas combina con igual peso eficacia y cuidado del empleo con orientación a resultados.

• Modelo de trabajo que impulse: ser positivo, flexible, confiar, encontrar significado, comprometerse, disfrutar y aprender.

• Personal continuamente capacitado. Un promedio para empresas que de verás invierten en este tema es una media de más de 100 horas.

Oportunidades:

Se refiere a factores que la empresa y la persona puede explotar a su favor.

Aquí algunos ejemplos que pueden buscarse y explorarse:

• No siempre se puede competir en recursos tecnológicos, económicos, etc. La diferencia y oportunidad continua está en poner el foco en la gente.

• Basarse en mantener un núcleo reducido de profesionales en la plantilla y colaborar con proveedores y trabajadores externos para contratar el mejor know how.

• Tener una filosofía de no diferenciar entre áreas críticas y otras que no lo son, sino considerar que todos los departamentos son igual de valiosos.

Debilidades:

Las debilidades son aquellos factores que provocan una posición desfavorable frente a la competencia.

• Si es una empresa que discrimina por edad, género, por ejemplo, esto cuenta con muchos puntos malos, o de debilidad. Un aspecto importante ser más inclusivo respecto al perfil de contratación y desarrollo de carrera. Esto es vital en todos los sectores.

• Incapacidad para ver la competencia, algo de lo cual adolecen muchas empresas.

• No se puede ir por la vida corporativa marcando distinciones de tú sí y el otro no, sino se aplica una estrategia de reconocimiento clara y de bienestar para todos, se está condenado a perder talento y que te hagan ‘el feo’ como empresa para trabajar.

Amenazas:

Situaciones que provienen del entorno y pueden llegar a atentar contra la permanencia de la organización.

• Mantener la visión de la felicidad en el trabajo bajo circunstancias no favorables, como momentos bajos de negocios, problemas económicos, nuevos compradores. Esto sí que es un desafío en estos momentos, donde hay gran dificultad para gestionar emociones de los empleados y actividades laborales vía remota.

• ‘Robo’ de talento por parte de la competencia ofreciendo salarios o condiciones de trabajo mejores.

¿Te hace sentido alguno de estos puntos en la empresa?

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , Instagram y Twitter

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión