Rosalinda Ballesteros

Rosalinda Ballesteros

La Ciencia de la Felicidad

Las cosas buenas suceden en silencio, por lo general no las notamos cuando están aconteciendo. 

Un buen ejemplo en la infinitud pueden ser las orquídeas. Son flores que brotan de ramitas sin hojas, con una apariencia de que están secas, para quienes no las conocemos. La naturaleza hace que, con el tiempo, de ese tallo pelón surjan insignificantes botones que crecerán para manifestar una milagrosa belleza.

Pero es un proceso que no lo vemos mientras acontece, si acaso, cuando la flor ha brotado tras meses de luchar por su vida.

Lo mismo pasa con las obras humanas, no apreciamos lo bueno mientras sucede.

Hace algún tiempo, un médico comenzó a trabajar en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con un grupo pequeño de mujeres, niñas y niños indígenas que viven con VIH-sida. Eran invisibles para su propia población, no digamos para el resto del país.

Con trabajo, estudio y perseverancia llegaron a la conclusión que la salida era construir un proyecto de educación sexual. Con información de calidad, los propios afectados podrían contrarrestar la discriminación a su alrededor y empoderarse con herramientas y recursos para continuar con su vida.

“Nuestro propósito es que niñas y niños conviertan su vulnerabilidad en oportunidades”, explica Miriam García, una de las fundadoras de este proyecto que se llama Joy Joy.  

Joy, si no mal entiendo, quiere decir en tzotzil “círculo”, y en tzeltal, compañero. Estos dos idiomas conviven en la región chiapaneca y, 3en este caso, se unen para formar círculos de compañeros y trabajar juntos por una causa buena.

En esa región hay más de 400 niños, niñas o adolescentes portadores del virus y no tenían opción. Hoy se están autoapoyando con este proyecto, pero sin duda necesitan más ayuda.

El silencio de las obras humanitarias

La incapacidad de ver cosas positivas, como también el negarnos a ver los problemas, son prácticas que nos impiden alcanzar el bienestar como sociedad. 

Dejarnos llevar por el Amor, en esa fuerza que mueve y mantiene juntas las cosas bellas, debe ser nuestra prioridad: el ágape, como le decían los griegos, y que los cristianos describieron como ese Amor que sólo viene de Dios y que podemos ofrecer al prójimo (cáritas).

Saber esto nos obliga a abrir bien los ojos, a hallar esos lugares y estado de cosas donde hay necesidad y dar sin esperar nada a cambio, sólo por amor a la humanidad (porque no hablamos del eros, de un cariño o una amistad).

Los habitantes de este mundo no podremos conquistar el bienestar, ni avanzar hacia la felicidad, si dejamos a un solo ser humano atrás. 

Hay muchas personas rezagadas en el mundo, millones en nuestro país. Por lo general, son las que no tienen voz; sin embargo, ellas también pueden vivir cosas buenas porque la bondad es un milagro que sucede en silencio; porque el Amor (ágape) es un milagro que nos grita, nos empuja: si lo oyes, por favor, responde.

El silencio de las cosas buenas | Business Insider Mexico
El silencio de las cosas buenas | Brenda peralta РBusiness Insider M̩xico

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión