Silvina Moschini

Silvina Moschini

Crypto Insider

La adopción de criptomonedas recibirá un nuevo impulso este año; ello a medida que queda claro que “los escépticos” de la industria no son tantos ni son tan escépticos.

Hace apenas dos años, la revista Vice explicaba que “no-coiners” era una mala palabra para el mundo cripto. La expresión se usaba para designar a quiénes descreían por completo del ecosistema; decían cosas como: “se trata de una burbuja a punto de explotar”, “no es dinero de verdad”, “esto es un Lejano Oeste financiero que tarde o temprano terminará…”.

Aunque hubiera sido más adecuado llamarlos “anticoiners”, lo cierto es que ese supuesto escepticismo nunca se reflejó en las tendencias de adopción. De hecho, en 2023 la cifra global de usuarios de criptomonedas creció un 34%, pasando de 432 a 580 millones de personas. 

Simultáneamente, las profecías “no-coiners” más pesimistas se desdibujan a medida que los gobiernos empiezan a mirar a las criptomonedas como dinero “de verdad”. El año pasado puede considerarse clave en ese aspecto ya que más de 40 países discutieron marcos legales para las divisas digitales. 

“No-coiners” yet…

En este contexto, la narrativa de quiénes no pueden —o no quieren— imaginar a las criptomonedas gradualmente integradas en el sistema financiero parece forzada, interesada e incluso fanática. Pero se trata, en todo caso, de una minoría relativamente ruidosa.

En cualquier caso, el término no-coiner ya no parece sinónimo de rechazo sino de usuario potencial. Más que desconfiar de las criptomonedas como tecnología, los nuevos no-coiners son personas que parecen no haberles encontrado una utilidad específica a las divisas digitales en sus propios proyectos financieros. Y precisamente esto último es lo que está empezando a cambiar.

Morgan Stanley, una de las consultoras financieras más importantes del mundo, adelantó que este año las criptomonedas serán totalmente disruptivas para el sistema financiero global. Entre otros aspectos, MS recuerda que la capitalización de mercado de BTC “ya rivaliza con las principales economías” y que las stablecoins, por un lado y el auge de las Central Bank Digital Currencies (CBDCs) por otro, están reconfigurando por completo la escena financiera mundial.

La proyección de Morgan Stanley anticipa los trazos gruesos de un nuevo panorama en el que las divisas digitales empiezan a formar parte del “mainstream” financiero. Muchos “no-coiners” observan estas transformaciones con una mezcla de alivio y simpatía: el mundo cripto es menos opaco que antes y si ese “Lejano Oeste” existió queda claro que viene siendo domesticado. 

Creo que, irónicamente, 2024 será un buen año para las criptomonedas gracias a los antiguos “no-coiners”. La incredulidad y la desconfianza que los frenaba hace dos años ha quedado suspendida mientras medidas como la aprobación de los ETF de Bitcoin refuerzan el entusiasmo. El siguiente reto ya no será «criptomonedas sí o no», sino cuáles y con qué propósitos.

no-coiners | business insider mexico

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión