Paul Sánchez

Paul Sánchez

Energía Circular

Más de uno lo ha hecho. Estamos trabajando, preparando la comida y tenemos una serie de Netflix o algún otro servicio de streaming de fondo. Algunas veces nos reincorporamos a ver el programa pero otras continuamos trabajando, hablando por teléfono o hasta nos dormimos mientras la serie corre y corre funcionando como ruido ambiental. Esto no es poco común, se hace mucho y más en estos tiempos de trabajo en casa. Para evitar que esto continuara de forma persistente las empresas de medios como Netflix y YouTube implementaron el botón de “¿Sigues ahí?”.

Claro, muchos vemos este botón como una molestia después del cuarto o quinto capítulo de tu serie favorita, cuando quieres ver qué pasó con la trama después del episodio anterior. Pero, ¿por qué es importante? Y, sobre todo, qué tiene que ver con la energía, el tema que abordamos en este espacio.

Este botón existe porque si no fuera así seguramente dejaríamos la televisión prendida ad infinitum. Cuando abordamos el tema de la contaminación lumínica, concluíamos que cuando el consumo de una unidad adicional de algo no te genera un costo, o bien no se percibe el costo en el corto plazo, el consumidor tenderá a incrementar su consumo. Pero que no te cueste a ti, no significa que a YouTube o a Netflix no les cueste que la serie corra mientras tu te duermes.

Esto es porque las series de estas plataformas descansan en servidores que requieren energía para estar disponibles en todo momento. Y, a mayor intensidad de consumo, se genera más intensidad de proceso que requiere más energía, por un lado, —porque el servidor se encuentra en funcionamiento activo todo el tiempo—; por el otro, porque generan calor que requieren mayor energía para mantener frío los cuartos donde están dichos servidores.

En los últimos años han ocurrido dos fenómenos; el primero, el consumo energético de la nube, es decir, los servidores de las empresas de datos como Google, Microsoft, Netflix; Amazon y Dropbox, entre otras, se ha incrementado. No obstante, el segundo efecto es que el consumo energético se ha vuelto más eficiente por unidad de trabajo realizado. Esto significa que cada día se consume más energía para mantener los servicios digitales en la nube, aunque se ha avanzado mucho en eficiencia energética.

En ese sentido, la idea detrás del botón “¿Sigues ahí?” no es porque Netflix se preocupe por ti, es una medida de eficiencia en el consumo y, al final del día, de eficiencia energética. Esto es porque si todos nosotros dejáramos correr las series todo el tiempo, seguramente el consumo energético de la empresa aumentaría.

Pero no solo eso también las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarían, tanto las que ocasionas por el consumo de tus series en casa, como las de la empresa por mantener funcionando sus servidores de forma poco eficiente mientras nadie ve la TV. En eso ahondaremos la siguiente semana.

Sin embargo, no todo es malo, esto podría ser también bueno para ti. Pues en la medida en que seas más consciente de tus consumos de energía en casa te evitarás sorpresas en tu recibo de luz cada bimestre con lo cual, ahorras electricidad y contribuyes a mitigar el cambio climático.

Así que recuerda, si tienes la costumbre de esperar hasta que el servidor te pregunta «¿Sigues ahí?» y realmente no estás poniendo atención a las series que corre de forma incesante, quizá es momento de replantear tus consumos energéticos por el bien del planeta y de tu bolsillo.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn