Ana Pe√Īa

Ana Pe√Īa

Tech Talk

Jam√°s imagin√© que las pel√≠culas apocal√≠pticas pudieran sentirse tan reales, hoy un virus rige nuestras decisiones y dependemos de una agenda saturada con m√°s de 12 horas laborales. Hoy lo √ļnico que tenemos asegurado es la incertidumbre y que debemos cargar con un cubrebocas y gel o espray antibacterial a donde sea que vayamos, debido a la pandemia.

Hace unos d√≠as, en una videollamada con un periodista, platic√°bamos sobre el estado del mundo. Y mencion√© ¬ęcuando volvamos a la normalidad hay que‚Ķ¬Ľ, ¬Ņhace cu√°nto tiempo hemos estado haciendo planes para cuando volvamos a la normalidad? Inmediatamente pens√© ‚Äúesta es nuestra nueva normalidad, ya no hay normalidad a la cual regresar. Toca construir una nueva.‚ÄĚ

La pandemia generada por el Covid-19 no es la primera que muchos de nosotros vivimos. En 2009 sucedió algo similar con la influenza AH1N1, sin embargo, no recuerdo que el mundo estuviera paralizado como lo está ahora. Es por ello por lo que me di a la tarea de narrar mi experiencia sobre las diferencias entre estas pandemias; agárrense.

Conteniendo la pandemia actual

Vemos una crisis econ√≥mica como nunca, y apenas inicia. Algunos llaman a esta crisis ‚Äúla muerte del peque√Īo empresario‚ÄĚ, o desde mi punto de vista, la muerte de aquellos negocios que no se subieron a la ola digital. Han cerrado comercios, empresas, se cancelaron vuelos, actividades culturales y deportivas y llevamos nueve meses encerrados en nuestras casas realizando videollamadas durante todo el d√≠a.

Para un mayor contexto, en 2009 m√°s de 200 pa√≠ses confirmaron casos de la ‚Äúprimera pandemia del siglo‚ÄĚ, la AH1N1. Los protocolos sanitarios incluso fueron distintos, por ejemplo, los viajeros eran examinados, sin embargo, √ļnicamente esos casos sospechosos fueron aislados.

En ese a√Īo, tambi√©n se suspendieron las clases y jam√°s imaginamos que tiempo despu√©s tendr√≠amos clases por Zoom o, como en M√©xico, por TV (algo obsoleto si me preguntan a m√≠), pero en resumen este virus no paraliz√≥ completamente al mundo.

Existen compa√Ī√≠as, por ejemplo, donde trabajo actualmente que cuentan con un ‚ÄúPandemic Leadership Team‚ÄĚ (Equipo de liderazgo para pandemias) que existe desde hace 20 a√Īos, trabaja 24/7 y se dedica a guiar a la compa√Ī√≠a durante crisis sanitarias, incluyendo a sus colaboradores y a la cadena de suministro, proveyendo a todos con pr√°cticas de seguridad para proteger a empleados, para mantener continuidad en planes de negocio y mientras permitir el desarrollo de estrategias basadas en necesidades y riesgos.

La tecnología y las pandemias en 2009 vs 2020

En 2009 quedábamos de conectarnos a cierta hora para escribirnos por Messenger, no existía WhatsApp, mandar mensajes de texto costaba dinero, Facebook era una novedad y Twitter no existía, mucho menos TikTok. Sólo algunos establecimientos contaban con servicio a domicilio y el delivery como lo conocemos no era tan eficiente… confiábamos que nadie con fiebre saliera de su casa, porque no recuerdo que me tomaran la temperatura (en aparato dudoso) a donde sea que fuera.

¬ŅLa principal diferencia? Nos enter√°bamos de lo que el gobierno quer√≠a y como quer√≠a, no hab√≠a tantas fake news ni teor√≠as de conspiraci√≥n y tuvimos una vacuna ese mismo a√Īo.

A diferencia de 2009, ninguna persona tiene inmunidad contra el Covid-19, los antivirales no son un medicamento que pueda crearse tan fácilmente y menos partiendo desde cero; gracias a la tecnología tenemos más de 20 versiones distintas, que, si me preguntan, es impresionante que se desarrollen en lo que parece un tiempo récord.

Normalmente una vacuna tarda de 10 a 15 a√Īos en ser distribuida. Hace 11 a√Īos, fue mucho m√°s sencillo debido a que ya exist√≠a una vacuna contra otros virus de la gripe y s√≥lo hizo falta realizar unas modificaciones para que fuera efectiva contra la mutaci√≥n que realiz√≥ el virus ese a√Īo.

La tecnología hace la diferencia entre las pandemias

La tecnología evolucionó. Hoy tenemos mayor capacidad para recopilar y analizar grandes cantidades de datos. Durante la pandemia AH1N1, la Organización Mundial de la Salud (OMS) contabilizó alrededor de 493,000 casos confirmados y 18,000 muertes; en la pandemia actual vamos en 1.2 millones de muertos y ni hablar de los casos positivos.

Gracias a la tecnología podemos monitorear los casos de pandemias en tiempo real, obtener información, y ser capaces de analizarla. Estos datos nos permiten encontrar patrones y desarrollar nuevos medicamentos y vacunas.

Ahora, incluso nos permite tener robots como Roomiebot o como la LaLuchy Robotina que se encuentra en el Hospital 20 de noviembre y es un androide que va de cuarto en cuarto visitando a pacientes y enlaza en videollamada a los hospitalizados por Covid-19 con sus familiares o terapeutas.

Las tecnologías apoyan al sector salud durante las pandemias

De hecho, en mi columna sobre salud, mencioné varias tecnologías que se utilizan hoy en el sector salud, entre ellas, la Inteligencia Artificial (IA), computación neuromórfica, secuenciación genómica, realidad aumentada y más.

La IA la utilizamos en la pandemia actual para modelar y predecir la dispersión del virus, esto con la intención de crear los mejores mecanismos de contención.

Por ejemplo, en China y Corea, gracias a los celulares, se creó un mapa para monitorear a los casos positivos de Covid-19, y otro para detectar zonas de contagio, con base en los patrones de movimiento de las personas.

Adoptar nuevas tecnologías es la clave para que podamos enfrentar de manera más eficiente este reto de salud, que significan las pandemias. La gran pregunta es si los gobiernos contemplan utilizarlas. La tecnología moderna nos permite responder de manera más eficiente a los nuevos retos. Hoy más que nunca los invito a fomentar y financiar el desarrollo tecnológico; este sector es crucial para construir una sociedad mejor preparada, para esta y próximas pandemias.

Si bien no est√°bamos tan informados en tiempo real en la pandemia pasada, tampoco est√°bamos ahogados en desinformaci√≥n, en informaci√≥n falsa, ni en teor√≠as de conspiraci√≥n tipo ‚Äúplandemia‚ÄĚ. Los datos son el nuevo petr√≥leo y necesitamos echar mano de ellos para acelerar las soluciones.

P.D. Cuídense y cocinen bien sus alimentos, en especial, su caldito de murciélago.

tecnología y pandemias

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter.

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n