• Tatiana Calderón es la única latinoamericana que ha pilotado un monoplaza de la F1, la única mujer que ha competido en la F2 y la única que ha participado en la Súper Fórmula Japonesa. 
  • Como embajadora de la comisión Women in Motorsports de la FIA, Calderón considera que el futuro de las mujeres en este deporte depende de dos claves: la visibilidad y tener mayores oportunidades. 
  • Business Insider México platicó en exclusiva con Tatiana Calderón sobre los retos que las mujeres todavía enfrentan en el automovilismo, en qué se debe trabajar para alcanzar la igualdad de género. 

Tatiana Calderón ha hecho historia al convertirse en la primera mujer en alcanzar múltiples hitos en el automovilismo, un deporte que, hasta la fecha, sigue siendo dominado por hombres.

La colombiana de 27 años se convirtió en la primera latinoamericana en pilotar un monoplaza de la Fórmula 1 (F1), es la única mujer que ha competido en el campeonato de la Fórmula 2 y en 2020 se convirtió en la primera mujer en llegar a la Súper Fórmula Japonesa.

Por si esto fuera poco, Calderón es piloto de prueba de la escudería Alfa Romeo y continúa trabajando todos los días por alcanzar su sueño: llegar a la máxima categoría del automovilismo.

Como embajadora de la comisión Women in Motorsports de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), la piloto considera que el futuro de las mujeres en este deporte depende de dos claves: la visibilidad y tener mayores oportunidades.

Tatiana Calderón platicó en exclusiva con Business Insider México sobre los retos que las mujeres todavía enfrentan en el automovilismo, en qué se debe trabajar para alcanzar la equidad de género y cuál es el futuro que les espera a las niñas que sueñan con competir en la F1.

La carrera de Tatiana Calderón comenzó con el amor a la adrenalina

Calderón se asume como una amante de los deportes. De niña, practicó futbol, equitación y golf. Sin embargo, su amor por el automovilismo nació cuando tenía nueve años, el día que su hermana Paula la llevó a una pista de alquiler de karts que quedaba cerca de su casa en Bogotá, Colombia.

“Compramos un turno de cinco minutos y me enamoré de la velocidad y de la adrenalina. Íbamos ahí siempre, después del colegio. En las noches ahí hacían carreras nocturnas y empezamos a ganar”, contó.

Aunque su madre hubiera preferido que practicara tenis o futbol, la pasión de Tatiana por este deporte se debe precisamente a la adrenalina y a la posibilidad que tienen los pilotos de desafiarse a sí mismos con cada curva.

“Es un deporte en equipo, pero al final tú estás sola ahí tomando las decisiones. A veces pasas una curva y no sabes ni cómo lo hiciste, pero te preguntas si tal vez puedes pasarla más rápido. Eso es lo que más me gusta”, dijo.

La colombiana y su hermana convencieron a sus padres de comprar un kart para competir formalmente en su país, en donde el automovilismo se popularizó gracias a la carrera de su compatriota Juan Pablo Montoya, quien corrió en la F1 con las escuderías Williams (2001-2004) y McLaren (2005-2006).

Después de ganar múltiples títulos en Colombia, Tatiana recuerda que uno de los momentos más importantes en su carrera deportiva fue ganar el campeonato Stars of Karting en 2008.

“Soy la única mujer que ha ganado ese campeonato. Triunfar afuera de mi país fue clave para mí”, compartió.

“Era justo el momento en el que yo tenía que convencer a mis papás de que no quería ir a la universidad, yo quería tener la oportunidad de dedicarme al 100% a las carreras”, platicó. “Fue poder demostrar que iba por buen camino, que sí se podía y que podía lograr las cosas”.

La primera mujer latinoamericana en pilotar un monoplaza de F1

Calderón ha hecho historia al convertirse en la primera mujer en alcanzar diversos hitos en el automovilismo.

Esto incluye subir al podio de la Fórmula 3 Británica Internacional, liderar una carrera en Spa-Francorchamps durante la FIA 3 European Championship, subirse al podio de la Fórmula V8 3.5 y competir en la Fórmula 2 junto al equipo BWT Arden.

Sin embargo, la colombiana compartió que el mejor día de su carrera fue en 2018, durante el Gran Premio de México, cuando se convirtió en la primera mujer latinoamericana en pilotear un monoplaza de la F1.

“Llevaba 15 años trabajando y soñando ese momento, con estar preparada para manejar un F1 y tener esa oportunidad que solo muy pocos pilotos tienen”, contó.

“En la primera vuelta creo que mi corazón dio un vuelco. El agarre que tiene es impresionante. Fue un día para recordar”, agregó.

Actualmente, Tatiana compite en la Súper Fórmula Japonesa con el equipo de Drago Course. La categoría le ha ayudado a crecer profesionalmente mientras se prepara para cumplir su sueño de llegar a la F1.

Este 2021, la colombiana también correrá en el Mundial de Resistencia de la FIA (WEC), clase LMP2, dentro del proyecto femenil de Richard Mille Racing.

Un deporte dominado por hombres en el que las mujeres pueden competirles mano a mano

En 71 años de la F1, son escasas las mujeres que han tenido una participación en la categoría. Algunas de ellas son Maria Teresa de Filippis, quien en 1959 se convirtió en la primera mujer en participar en el campeonato; y Lella Lombardi, quien en 1975 se convirtió en la primera en sumar puntos tras conseguir un sexto lugar en España, informó Marca.

Han pasado 45 años desde que una mujer compitió en la máxima categoría del automovilismo. Calderón reconoce que el deporte sigue siendo dominado por hombres, aunque en los últimos años ha visto a más mujeres trabajando como ingenieras, mecánicas, jefas de equipo y periodistas.

“Creo que nos vamos ganando cada vez más ese respeto y esas oportunidades, pero no es fácil obtenerlas”, detalló.

Aunque las mujeres han tenido que ganar terreno de poco a poco, la colombiana cree que el automovilismo es de las pocas disciplinas en las que ellas pueden competir mano a mano con los hombres.

Esto se debe a que hay un auto de por medio y los pilotos no dependen únicamente de la fortaleza física, sino también de la fortaleza mental y una buena comunicación con sus equipos.

“Podemos ser tan competitivas como queramos en muchas áreas (…) pero, obviamente, la gente, los ingenieros y los equipos no están acostumbrados a trabajar con una mujer”, dijo.

Calderón destacó la responsabilidad que tienen los equipos de entender que las mujeres son, piensan y sienten el auto de manera diferente a los hombres.

“Con la gente con la que trabajas es importante que te hagan caso, que modifiquen ciertas cosas porque somos diferentes y nuestro cuerpo es diferente. Necesitamos que nos ayuden para estar cómodas”, puntualizó.

Los estereotipos sobre las mujeres siguen presentes en el automovilismo

A pesar de todos los logros que ha alcanzado a lo largo de su carrera deportiva, Tatiana también ha caído en los estereotipos que determinan que las mujeres no tienen la capacidad de competir o ganar.

No obstante, la piloto ha preferido dejar de lado lo que otros piensan y concentrarse únicamente en dar lo mejor de sí misma.

“Todo ese tipo de actitudes que percibes alimentan mi motivación y mis ganas de demostrar que estoy ahí para ganar, para competir”, platicó.

“Si puedo hacer un buen trabajo, si el cronómetro dice que voy rápido, no importa cuál es mi género (…) Estoy aquí para competir contra los mejores y voy a tratar de demostrarles que puedo estar a su altura o ser mejor que ellos”, dijo.

“Creo que con esta forma de hacer las cosas es cuando una se gana más ese respeto y esa credibilidad”, agregó.

Las mujeres necesitan más oportunidades en las categorías de formación

La F1 comenzó su temporada 2020 con el lanzamiento de la campaña #WeRaceAsOne, en la que aborda la lucha contra el Covid-19, el racismo y la desigualdad de cualquier tipo, incluyendo la de género.

Por otro lado, Liberty Media —jefe comercial de la máxima categoría desde 2016— se comprometió a garantizar la igualdad entre las escuderías con la firma del Pacto de la Concordia, que incluye un nuevo tope salarial, un reglamento técnico y un reglamento deportivo.

Calderón considera que todo lo anterior es muy positivo para el automovilismo; sin embargo, cree que esto también debe de adoptarse en las categorías de formación (como la Fórmula 3 y la Fórmula 2), en donde es indispensable que las mujeres tengan más oportunidades.

“En el automovilismo tú dependes mucho de tu equipo y de tu carro. Es casi el 70%, mientras que el otro 30% depende del piloto. Necesitamos oportunidades de poder tener resultados en esos equipos”, apuntó.

“Todo mundo quiere que tengas buenos resultados en las categorías inferiores para darte la oportunidad de subir a la F1, pero nunca vas a ganar si no estás en el mejor carro”, señaló. “Hasta ahora, a mí me ha costado mucho que me den esas oportunidades y mostrar de lo que soy capaz”.

La colombiana contó que cuando ha tenido la oportunidad de pilotar un monoplaza de la F1, muchos ingenieros se sorprenden de que con sus habilidades no obtenga mejores resultados.

En otras ocasiones, Calderón ha perdido la oportunidad de firmar con equipos fuertes porque se prefiere a otro piloto con mayor poder político o un mejor presupuesto.

“Ahí es cuando necesitas ese empujón de credibilidad por parte de esos equipos buenos en dichas categorías”, declaró.

La diversidad de género en el automovilismo no se alcanzará separando a las mujeres de los hombres

En noviembre, la W Series —campeonato de automovilismo disputado exclusivamente por mujeres— anunció que en 2021 tendrá ocho carreras que serán consideradas como categoría de apoyo de la F1.

De acuerdo con Catherine Bond Muir, directora ejecutiva de la W Series, el objetivo de la competencia es que “se convierta en un trampolín de opción crucial para cualquier piloto de carreras que quiera labrarse una carrera profesional”.

Una de las ventajas que también tendrán las corredoras es que en la W Series se podrán sumar puntos para adquirir la Superlicencia de la FIA, un requisito esencial para que cualquier piloto pueda participar en la F1.

Aunque Calderón cree que esta alianza es una buena oportunidad para dar visibilidad a las mujeres en el automovilismo, no apoya la idea de que las mujeres y los hombres deban competir en diferentes categorías.

“En mi carrera siempre he competido con hombres y nunca he sentido que no pueda competir o ser mejor que ellos”, dijo. “No hay alguna razón por la que debamos o necesitemos un campeonato aparte”.

“Ojalá sirva para que nos den oportunidades de competir mano a mano en el futuro. Solo el tiempo dirá si el hecho de tener un campeonato solo de mujeres es algo positivo para crear un ambiente en el que se permita la llegada de una mujer a la F1”, agregó.

¿Qué futuro les espera a las mujeres en el automovilismo?

Desde hace dos años, Tatiana Calderón es embajadora de la comisión Women in Motorsports de FIA, que tiene por objetivo que las mujeres sean tomadas en serio, que las próximas generaciones cuenten con mayores oportunidades y mostrar a las niñas pequeñas que el automovilismo es una opción para ellas.

“Es una transición que lleva tiempo, como todo. Se mueve lentamente, pero vamos por buen camino”, dijo la colombiana.

Uno de los proyectos más importantes de la comisión es “Girls on Track”, que durante 2018 seleccionó a más de un centenar de niñas de todo el mundo para que probaran el Karting Slalom.

“De esta forma, las niñas podían competir, probar los karts y ver si les gustaban o no”, explicó Calderón.

En 2020, la FIA lanzó el programa “Girls on Track – Rising Stars” en el que chicas de entre 12 y 16 años de todo el mundo fueron seleccionadas para competir por un contrato de una temporada en la Fórmula 4 (2021), financiada por la Ferrari Driver Academy.

De acuerdo con sus resultados, cuatro pilotos fueron seleccionadas para asistir a un programa final de entrenamiento y evaluación, que finalmente determinó a la ganadora del contrato.

En enero, se anunció a la holandesa Maya Weug, de 16 años, como la ganadora del programa, quien además se convirtió en la primera mujer en formar parte de la Academia de Pilotos de Ferrari.

Según la FIA, “Girls on Track – Rising Stars” es un programa de cuatro años y este 2021 albergará una segunda convocatoria de talento, que también finalizará con una segunda piloto que potencialmente seguirá el mismo camino que Weug.

“Ellas parten del karting y luego siguen creciendo. Creo que es una buena oportunidad de formación con el apoyo de alguien como Ferrari. Tienes un buen equipo y las mismas oportunidades que un hombre”, señaló Calderón.

Con un camino todavía largo por recorrer, Tatiana invita a las niñas a que sigan sus sueños, porque nada es imposible.

“Hay que trabajar duro. Hay que tener paciencia porque las cosas llegan cuando tienen que llegar”, sugirió. “Que no te importe lo que digan los demás. Al final, tú sabes de lo que eres capaz. Nadie debe poner límites a lo que tú crees que puedes hacer”.

¿Practicas algún deporte de manera profesional?, escríbenos a 
editorial@businessinsider.mx

AHORA LEE: Ángeles Ortiz: el camino a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021 sin el apoyo del Fodepar

TAMBIÉN LEE: Daniel Chávez es un patinador trans mexicano de Roller Derby que busca cumplir dos sueños: continuar su carrera en Estados Unidos y someterse a una mastectomía

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn