• La cultura de tu compañía es más importante para tu felicidad que su salario, título o función.
  • Laborar en una empresa con una cultura tóxica es malo para tu satisfacción profesional y productividad.
  • Estas son las conductas que debes revisar en tu oficina.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

La cultura de la empresa es más importante para tu satisfacción laboral general que el salario, el título o el puesto, por lo que si es tóxica, estás en un problema serio. 

Trabajar para una organización en la que te sientes querido, apreciado y respetado no solo aumenta tu felicidad individual, sino que también hace que tu productividad sea mayor.

Por otro lado, laborar para una organización con una cultura laboral terrible, una que es irrespetuosa, poco inclusiva, poco ética, despiadada y abusiva, tiene el efecto contrario. 

La investigación publicada por Sloan Management Review del MIT encontró que una «cultura tóxica» impulsa hasta 10 veces más la deserción que un sueldo insuficiente. 

Tras el auge de la «gran renuncia», momento en el que millones personas, especialmente en Estados Unidos, continúan renunciando a sus empleos todos los meses, el estudio subraya que la toxicidad puede tener un alto costo para las organizaciones. 

«La gente viene a trabajar por más que un salario», dijo Lynn Taylor, experta en lugares de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant

«Quieren sentir que sus contribuciones están marcando la diferencia. Si un empleador se preocupa por tu crecimiento y felicidad a largo plazo, sentirás un mayor sentido de propósito y recompensa».

Es normal sentirte sin motivación si tu empresa no te aprecia, ya que es signo de una cultura tóxica. 

«Sin ese apoyo genuino, es difícil mantenerse motivado, sentir que eres parte de un equipo más grande y producir tu mejor trabajo», aseguró Taylor.

«Es una espiral descendente. Podrías estancarte en tu carrera, a menos que notes las señales y tomes medidas decisivas», dijo.

Aquí hay algunas que te indican cuando una compañía no te apoya lo suficiente y abona al rechazo y otras actitudes agresivas.

1. Nunca te piden aportes o ideas

Si a su jefe o empleador no le importan tus ideas u opiniones, probablemente no les importe mucho tu presencia, afirmó Michael Kerr, orador empresarial sobre tendencias en el ámbito empresarial y autor de The Humor Advantage.

Ya sea que siempre seas la última persona en ser considerada para los proyectos o que se hable de ti en las reuniones; quedarse fuera en estos escenarios significa que su jefe no respeta tus ideas.

2. Tu jefe no ofrece ningún tipo de apoyo, orientación o retroalimentación

Si tu jefe no se toma el tiempo para ofrecer comentarios, orientación o apoyo mientras trabajas para lograr tus objetivos, puede ser muy perjudicial para tu carrera, apuntó Kerr.

Taylor comentó que si tu líder parece estar principalmente preocupado por los aspectos tácticos de las tareas y la finalización del proyecto, y menos si estás mejorando tus habilidades o si tu empleo te desafía, probablemente no le importe tu éxito.

Otra señal de alerta es no recibir comentarios sobre un proyecto en el que contribuíste, agregó. 

«Puede que tengas la suerte de escucharlo, pero te sientes como si no fueras parte de una imagen más grande».

3. No recibes una compensación justa

Solicitaste un aumento de sueldo y sabe que tu salario está por debajo de lo normal para tu función y ubicación. Aún así, tu empresa tóxica se niega a ceder y cumplir con los estándares de la industria.

«Un empleador que no está preocupado por lo que puede ofrecer no lo compensará de manera adecuada o justa», dijo Taylor a Insider

«Incluso si solicitas una evaluación de desempeño, es posible que te digan que no es necesario o que simplemente hagas las preguntas que puedas tener».

Las señales como esta pueden ser «focos rojos» evidentes de que debes comenzar a buscar otro empleo, destacó. 

Por lo tanto, es importante que te defiendas y negocies un sueldo más alto.

4. No te toman en cuenta para darte el cargo que mereces

Casi dos tercios de las personas trabajadoras declaran que los han «pasado por alto» para un ascenso en su trabajo.

Supongamos que está haciendo una labor excelente que es superior a la de tus colegas, pero alguien que lo merece menos obtiene un ascenso.

Esa es una señal clara de que tu empresa no valora tu esfuerzo, es decir, es tóxica.

5. No se preocupan por tu bienestar e ignoran tus llamadas de ayuda

Una compañía que no se preocupa por tu bienestar ignorará en gran medida tus solicitudes de ayuda o las herramientas que necesitas para brindar los mejores resultados, subrayó Taylor. 

Ignorar las obligaciones personales, las emergencias familiares y las enfermedades son algunas señales de que a tu jefe no le importas. 

Es posible que él y tus colegas no sean tus amigos, pero aun así deberían preocuparse por tu bienestar.

6. Es difícil saber dónde estás parado

¿Eres una superestrella o un superfracaso? Taylor declaró que las compañías que eluden la política o se preocupan solo por los negocios probablemente nunca te lo dirán.

«En las organizaciones que son políticas o más preocupadas por el resultado final, languidecerán en un estado de lo desconocido», dio a conocer. Â«No se pueden obtener respuestas rápidas».

La mayoría de las personas empleadas preferirían saber que tienen un bajo rendimiento en lugar de no escuchar ningún comentario. 

7. Hay una falta de confianza inherente

Hay ciertas tácticas para generar confianza entre tus colegas, pero solo funciona cuando va en ambos sentidos y esto se «frena» en una empresa tóxica.

«Por ejemplo, si tu jefe está más preocupado porque entregues una receta del médico para justificar tu ausencia del trabajo en lugar de preguntarte sobre tu salud y qué pueden hacer por ti, esto obviamente revela que te ve como mercancía», destacó Kerr.

8. Tu jefe rechaza las solicitudes para un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida

Cuando aceptaste el empleo, no sabías que también estabas firmando para estar «conectado» 60 horas a la semana.

Una compañía que no se preocupa por ti se negaría a entablar cualquier conversación sobre flexibilidad o un arreglo para trabajar desde casa, señaló Kerr. 

9. Sufres acoso

«Cuando usan tácticas de intimidación o te dan un ultimátum, es posible que tengas un problema entre manos», dijo Kerr a Insider

«Cualquier estilo de comportamiento amenazante o intimidatorio que desprecie tus emociones y reacciones significa que realmente no se preocupan por ti como ser humano».

Cualquier evidencia de discriminación en el lugar de trabajo o sesgos sutiles también pueden impedirte avanzar en tu carrera.

10. Recibes noticias importantes de la empresa después de los demás

Si sientes que eres la última persona en enterarte de los principales desarrollos de la compañía, puedes sentir fácilmente que no cuentas.

«Es posible que escuches cosas de segunda mano o por casualidad», explicó Taylor. 

«Puede matar tu moral cuando el evento se aplica directamente a tus proyectos».

11. Tu jefe no está interesado en tu vida personal, en absoluto

Algunos gerentes tratan de mantener las relaciones laborales profesionales y evitan hablar o preguntar sobre tu vida personal.

Pero si notas que tu jefe le pregunta a tus colegas sobre sus fines de semana, hijos o nuevas mascotas, pero no sobre las tuyas, es una mala señal y un «síntoma» de una empresa tóxica, expuso Kerr.

12. Solo te hacen caso cuando te equivocas

Nunca escuchas elogios de tu jefe cuando haces las cosas bien, que es 99% del tiempo. 

Pero en los casos en que cometes el error más pequeño, recibes un correo electrónico o una invitación a ir a su oficina. 

Esa es una gran señal de que revisan «con lupa» tus equivocaciones. 

«Pueden estar dándote por sentado y solo estar preocupados por la producción de tu trabajo», detalló Kerr.

13. Nadie acepta tu ayuda

Taylor develó que, cuando percibes estos signos por primera vez, tu reacción inmediata puede ser contribuir más y desempeñarte mejor, pero incluso en eso puedes encontrar resistencia; tu jefe parece estar eludiéndote sin causa aparente. 

Desafortunadamente, cuando no hay explicación, la causa puede ser mera pose o un acaparamiento de tareas por parte de líderes que son «estrellas en ascenso», que quieren ver avanzar a los miembros de su propio grupo. 

Sin el apoyo de tu jefe, es difícil «nadar contra la corriente».

Lo mejor es actuar a través de la comunicación directa, mientras buscas oportunidades laborales donde te valoren y respeten. 

14. Te dicen que no les importas

Algunos líderes pueden decirte directamente que eres reemplazable. 

«Y no aceptes sermones como ‘¡algunas personas matarían por tu trabajo!’ como un cumplido», finalizó Kerr. 

«Cualquier comentario como este demuestra que te tratan como una mercancía y una falta de interés genuino en tu bienestar personal». 

AHORA LEE: 5 datos que necesitas saber sobre la UMA y su ajuste para 2023

TAMBIÉN LEE: Â¿Necesitas motivación extra? Consejos para que 2023 sea tu mejor año laboral

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: