• Janelle Henry es la directora global de talento universitario de Meta, antigua Facebook.
  • Ofrece una serie de consejos a la hora de buscar empleo en la compañía.
  • Henry sugiere a los recién graduados que adapten sus solicitudes a cada puesto de trabajo al que optan y que se diviertan haciéndolo.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Este artículo está basado en una conversación con Janelle Henry, directora global de talento universitario de Meta, antigua Facebook, quien se dedica a velar por los graduados en su primer trabajo. La charla ha sido editada para mejorar su concreción y claridad. 

He tenido la oportunidad de interactuar con miles de candidatos de prácticas a lo largo de mis 20 años de carrera en Recursos Humanos. En ese tiempo, he reflexionado mucho sobre cómo se puede destacar e impresionar a un encargado de contratación en el sector de la tecnología. 

Una de las mejores cosas que un recién graduado puede hacer durante una entrevista laboral es demostrar iniciativa.

Por supuesto, es importante reflejar la dedicación que se ha tenido en clase y en las actividades extracurriculares. No obstante, lo que realmente te distinguirá de los demás es demostrar tu deseo de aprender, de marcar la diferencia o de aplicar tu experiencia en este trabajo en particular.

Buscamos gente que esté dispuesta a explorar y esforzarse para rendir al máximo nivel en Meta. Además, que estén entusiasmados por aprovechar todos los recursos de los que disponen.

1. No te avergüences de contar con menos experiencia

Has pasado tus últimos años aprendiendo cosas que puedes aportar en tu nuevo puesto y que pueden ser exactamente lo que la empresa necesita. Aprovéchalo en tu solicitud y en tu entrevista laboral.

Hay conjuntos de habilidades específicas que los técnicos de selección y los directores de contratación buscan en los recién graduados dependiendo del puesto de trabajo.

Pero, en general, buscamos candidatos que sean colaborativos, tengan fuertes habilidades de comunicación y se muestren curiosos y proactivos.

En cuanto a la iniciativa, siempre disfruto cuando los candidatos vienen preparados con preguntas basadas en los antecedentes del entrevistador o del técnico de selección.

Rara vez un técnico lo hace perfecto. Por lo que las preguntas que hagas demuestran que estás prestando atención y escuchando en lugar de esperar a hablar para sacar tus conclusiones.

Siempre hay algo que cuestionar. Por ejemplo, por qué alguien permanece tanto tiempo en el cargo (en caso de que tu entrevistador lleve varios años en él), por qué dejó su último trabajo o cómo se está adaptando (en caso de que sea nuevo en el puesto). 

También aprecio cuando los estudiantes saben explicar sus proyectos de manera sencilla.

No todos tenemos la misma formación y que un candidato sea capaz de hablar en profundidad sobre un tema técnico es impresionante. Pero, a veces, tienes que explicárselo a alguien que no tiene los mismos conocimientos que tú.

¿Cómo explicarías tu proyecto a tu abuelo o a un niño de 10 años?

Creo que eso demuestra que has pensado en las personas con quienes lidiarás en la entrevista. También que te encuentras cómodo hablando para diferentes tipos de público.

2. Parte de la diversión es que, a veces, tenemos que tratar con ellos durante varios años 

A veces conocemos a los candidatos cuando empiezan en la universidad, al acudir a algún evento, o a mitad de camino, cuando se interesan por cursar sus prácticas. Finalmente otra vez cuando se aproxima su egreso de la vida escolar. 

La solicitud suele ser el primer contacto entre los graduados y su primer trabajo, pero lo ideal es que no sea el último.

A menudo, vemos estudiantes que solicitan varios puestos a lo largo de los años. Algo que puede hacerte destacar es hacer ver al técnico de selección lo que ha cambiado desde la última vez que pediste una oportunidad. 

Siempre me ha parecido interesante cuando un alumno me envía una solicitud en la que dice algo como: «Hola Janelle, solicité unas prácticas en otoño del año pasado y ahora es primavera. Quería compartir contigo que sigo interesado en Meta, ya que he pasado los últimos tres meses en unas prácticas centradas en el aprendizaje automático. Creo que es relevante para este puesto». 

No siempre tiene por qué ser una experiencia laboral. Puede que hayas cursado una nueva asignatura, tenido una oportunidad de liderazgo o que hayas avanzado en algo que te permita ser reconsiderado.

Este enfoque es mucho mejor que simplemente volver a presentar una solicitud cuando haya pasado un tiempo.

3. Las solicitudes que realmente brillan son las que se adaptan al puesto que se solicita

Durante los procesos de selección queremos conocerte, saber por qué te interesa unirte a Meta y la experiencia que puedes aportar. Tenemos la suerte de recibir muchas solicitudes de recién graduados con un historial impresionante para tener trabajo. 

Utilizar un lenguaje específico y descriptivo en tu solicitud y en tu currículum puede marcar la diferencia a la hora de conseguir una entrevista o no.

Cuando alguien escribe un currículum, intenta hacer que parezca que es mejor de lo que es y existe el impulso de utilizar palabras que pueden no describir realmente su experiencia previa.

Por ejemplo, «CEO de comunicaciones escritas», en lugar de «encargado de tomar notas durante las reuniones de equipo». 

En vez de centrarse en que la descripción del trabajo suene más llamativo, hay que tomarse un tiempo en articular mejor el impacto que se tuvo en el proyecto. Un currículum sólido debería parecerse más a una lista de logros que a una lista de tareas que te pidieron que hicieras. 

Tampoco es necesario que todo tenga un impacto significativo. Si tomaste notas, di simplemente «encargado de tomar notas». No hace falta que digas «encargado de tomar notas haciéndolo 10 veces más rápido que la persona sentada a mi lado». 

Sin embargo, si encontraste la manera de pasar de ese cargo a «desarrollador de un sistema de documentación de las comunicaciones internas que mejoró su posterior registro y la experiencia de equipo», entonces sí, compártelo. 

Nos encanta leer lo que has hecho, no lo que cualquiera podría haber realizado en tu lugar.

4. También está bien divertirse un poco con la solicitud

Vemos tantas cosas iguales en cuanto a currículums, cartas de presentación y formalidades que es refrescante y bienvenido cuando se añade algún elemento diferenciador.

Empezar un correo electrónico de forma personalizada, contar algo divertido o único sobre ti, investigar en LinkedIn sobre el técnico de selección o hacer referencia a las similitudes que nos unen.

En mi experiencia he visto algunas solicitudes de trabajo hechas por graduados realmente disparatadas. Una vez recibí un zapato por correo; tenía una nota adjunta en la que el estudiante quería «poner un pie en la puerta» de la compañía.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que nada de esto influye en la posibilidad de ser contratado. Eso está ligado con la experiencia y los requisitos de cada puesto, pero son formas divertidas de establecer una conexión con el responsable de contratación.

Como he aprendido en este sector, incluso si no consigues esa primera vacante, puedes conseguir la segunda, la tercera o incluso la vigésima, así que saber construir una relación personal puede ser un primer paso significativo mientras se encuentra lo que se está buscando.

AHORA LEE: Si tienes un problema en el trabajo, estas opciones podrían ser mejores antes de recurrir a Recursos Humanos

TAMBIÉN LEE: Â«Â¿Por qué te despidieron?» —5 tips para responder en tu próxima entrevista de trabajo

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: