• Moran Cerf, de 42 años, es profesor de neurociencia y negocios en la Kellogg School of Management y la Northwestern University y profesor Alfred P. Sloan en el American Film Institute.
  • Cada semana, recibe preguntas sobre el cerebro, la psicología, los negocios y el comportamiento por correo electrónico de las personas que asisten a sus charlas; a continuación se encuentran sus respuestas a dos preguntas recientes.
  • En la columna de hoy, cubre cómo usar la neurociencia para hacer resoluciones efectivas de Año Nuevo y manejar el estrés de las relaciones mientras te quedas en casa durante la pandemia.

Pregunta: Ya estamos en 2021 y con él llegan los propósitos de «Año Nuevo». No tengo ninguna resolución profunda, pero me pregunto si ¿hay algún consejo sobre cómo hacer algunos propósitos realistas que realmente pueda seguir?

Los propósitos de Año Nuevo sirven para múltiples objetivos. Uno es el cumplimiento. La otra es la elaboración de una resolución (es decir, simplemente decir en voz alta: «Este año haré ejercicio al menos dos veces por semana«).

La idea es que dedicar tiempo a pensar en qué es lo que quieres lograr (incluso si no logras hacerlo) tiene un propósito: eleva un pensamiento enterrado a la memoria de trabajo. De hecho, estará en tu mente más adelante.

Hay investigaciones de neurociencia sobre los sueños que sugieren que si eleva un plan o una actividad mental a tu memoria de trabajo repetidamente, es probable que surja en tus sueños y ayude a tu cerebro a «simular » la experiencia por completo, de modo que tu cerebro haga planes concretos sobre cómo ejecutar eso.

Para tomar las resoluciones que seguirás, comienza por elegir las más realistas. Aquí hay un par de pasos sencillos para hacer esto:

1. Lleva un diario de tus propósitos

Si tuvieras una nota sobre tus resoluciones del año pasado ahora, podrías mirarla y ver qué tan fiel eres a las de 2020. Por supuesto, este fue un año inusual… así que tal vez el no lograr algunos de tus planes no debería ser reprochado. Pero el punto es que debes mantener un registro y evaluarte anualmente. Podrás ver qué tan realista eras antes y qué tan cerca estabas de alcanzar tus metas. Una vez que sepas la respuesta, puedes ajustar las resoluciones de este año en consecuencia.

2. Haz tus resoluciones con otra persona

La investigación, específicamente sobre el ejercicio y la toma de decisiones en grupo, muestra que las personas hacen planes más realistas y los cumplen cuando los hacen con otros. Si haces propósitos con otras personas, es probable que se corrijan mutuamente. Solo, podrías decir: «Sí, puedo ahorrar 1,000 pesos adicionales al mes», pero si recurres a un socio o amigo, es posible que te recuerden algunos gastos olvidados y te ayuden a alcanzar una meta de ahorro más realista.

3. Clasifica tus resoluciones de mayor a menor importancia

Haz una lista, elige solo las dos primeras y escríbelos como tus propósitos para este 2021. Si en diciembre de este año te das cuenta de que lograste ambos, el próximo año puedes elegir cuatro. De no hacerlo, el próximo año solo obtendrás uno. Si tus propósitos son grandes, como leer 30 libros antes de fin de año, divídelos en propósitos más pequeños y tangibles y ve si los cumples.

4. Pregúntales a tus amigos cuáles fueron sus propósitos del año pasado

Luego pregúntate si habrías logrado los de ellos si esos hubieran sido suyos. De esta manera tendrás una mini simulación interna de lo bueno que eres, en general, para lograr el tipo de cosas que otras personas intentan hacer en un año. Conocerás las circunstancias de tus amigos, el tipo de viajes que este año les trajo y cómo les fue.

Esta simulación inventada obligará a tu cerebro a visualizar los desafíos, los obstáculos potenciales y cómo los superarías. Ahora viene la ejecución. Aquí hay algunos consejos al respecto:

1. Mantente al tanto de ti mismo

Resulta que mucha gente hace resoluciones y las «olvida» o las modifica. Pero si tienes una nota con la resolución original clavada en tu refrigerador, es difícil decirse a sí mismo que la caminata semanal está cumpliendo su objetivo de «hacer ejercicio cada dos días».

Si tus resoluciones son más privadas o íntimas y no las quieres en el refrigerador público, colócalas en un lugar que sea seguro, pero que encuentres con frecuencia.

2. Evalúa la resolución cada trimestre

Un año es mucho tiempo. Si solo revisas tus resoluciones anualmente, tendrás muy pocas posibilidades de corrección (y nuestro cerebro no hace un buen trabajo al pensar en el futuro). Verifica cómo te está yendo cada tres meses y ve si hay formas de ajustar o mejorar tu plan.

3. Elige un mecanismo de rendición de cuentas realista

Hay dos métodos que puedes utilizar. Primero, «la zanahoria»: encuentra a una persona en quien confíes para que sea honesto contigo, y dile cuál es tu propósito. Luego, pídeles que te ayuden a hacerlo realidad, mientras encuentras la manera, por adelantado, de vincularles una recompensa con tu éxito (es decir, si logras obtener la licencia de piloto que deseabas, ellos pueden ir contigo en el primer vuelo). Esto incentivará a otros a facilitarte las cosas.

O usa «el palo»: por ejemplo, busca algo que realmente no te guste y crea una orden de pago relacionada que se ejecute automáticamente el 31 de diciembre de 2021, si no lo logras.

El punto es que, con suerte, ver que se extrae dinero de tu cuenta el 31 de diciembre de 2021 te llevará a tomar resoluciones realistas para 2022.

Donde solía vivir en Los Angeles, había un gimnasio que les pedía a las personas que se inscribieran antes del 31 de diciembre que pagaran 700 dólares por adelantado por año. Cada día que te presentabas al gimnasio te devolvían 2 dólares. Si terminabas yendo todos los días, habrías recuperado tus 700 dólares, más 30 dólares adicionales, lo que parece una gran oferta. Aún así, muchas personas se inscribieron y terminaron pagando alrededor de 600 dólares por año; una buena manera de hacer que la gente vea que sus propósitos se queman de una manera muy clara.

Las relaciones y estar en casa

Pregunta: He estado con mi pareja durante ocho años, casado durante dos años y nuestra relación fue muy buena en todo momento. La pandemia nos obligó a estar en casa, juntos, todo el tiempo y no es nada genial. En los últimos meses nos estamos poniendo de los nervios constantemente y, en general, sentimos que las cosas se están deteriorando rápidamente. ¿Algún pensamiento de neurociencia sobre nuestra situación?

Aquí hay algunos consejos que pueden darte esperanza: Hay un elemento de su situación que es sorprendentemente común en las relaciones. Algunas de las peores discusiones, desafíos mentales y frustración general dentro de relaciones estrechas ocurren en el «tercer trimestre» de un periodo.

Por ejemplo, la investigación de dos colegas míos, los profesores Leslie DeChurch y Noshir Contractor, mostró esto cuando los grupos se encuentran en una experiencia desafiante durante un periodo prolongado. Estudiaron a los astronautas de la NASA que se estaban entrenando para la misión a Marte a quienes se les pidió que vivieran en una pequeña cápsula durante unos ocho meses, con poca interacción externa fuera de las mismas dos o tres personas de su grupo. En varios equipos que atravesaron esta experiencia, encontraron que parecía haber una disminución en la relación y la dinámica del grupo en el tercer trimestre del viaje (meses cinco y seis de los ocho).

Resulta que los entrenadores deportivos lo saben, al igual que los investigadores del comportamiento organizacional. Los equipos de baloncesto tienden a jugar peor en el tercer cuarto de un juego a menos que el entrenador se las arregle específicamente para ese periodo. Las empresas también tienden a tener las crisis más desafiantes en el tercer trimestre del año.

Si piensas en la experiencia de la pandemia como una experiencia de aproximadamente un año y medio por la que todos estamos pasando, entonces estamos exactamente en el tercer trimestre. Es decir, las cosas serán más difíciles en las próximas semanas. Si tú y tu pareja enmarcan los desafíos como parte de este tercer trimestre, pensando: «Ahora estamos en este trimestre cuando las cosas podrían ser más difíciles» y se dan cuenta de que hay una luz al final del túnel, tendrán una mejor oportunidad de lidiar con ello e interactuar entre sí de maneras más saludables y compasivas.

AHORA LEE: El ahorro es el principal propósito de año nuevo para los mexicanos

TAMBIÉN LEE: 5 maneras de utilizar productivamente el dinero extra que llega a fin de año con el aguinaldo y los bonos

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram y Twitter.