• Los hijos del chilaquil son Alfredo, Mariano y Luis, creadores de La Chilakleta, emprendimiento que conquistó a dos tiburones de Shark Tank México.
  • La idea fue que el antojo de unos chilaquiles no significara ir a un restaurante y poder llevarlos al cliente en un bicicleta.
  • Con cuatro cinco sucursales en León, Guanajuato, el plan es expandirse a más ciudades del país.

«Los hijos del chilaquil»: Así es como se presentan Alfredo, Mariano y Luis, originarios de León, Guanajuato y creadores de La Chilakleta, un proyecto que recientemente recibió una inversión por casi medio millón de pesos.

La historia de La Chilakleta nació a partir del antojo de unos chilaquiles. La intención de Alfredo y sus socios, no solo era cocinar este famoso platillo mexicano, sino que fuera accesible para todos.

«Fue un antojo personal. Nos dimos cuenta que había un nicho de oportunidad muy bueno, porque si tu querías comer chilaquiles debías ir a un restaurante. Si hubiera un lugar para comer chilaquiles fácil, yo sería cliente», dijo Alfredo a Business Insider México.

No solo la accesibilidad para tener los chilaquiles eran prioridad, si no también el empaque era importante.»En el tema para llevar, los empaques no son nada adecuados para comer de inmediato», agregó Alfredo.

¿Cómo nació la idea de la Chilakleta?

Luego de detectar la necesidad, Alfredo y sus socios empezaron con una lluvia de ideas para bautizar su emprendimiento. «Llego de la nada el nombre de la Chilakleta».

A partir de la idea del nombre, se inspiraron para confeccionar y crear ellos mismos la bicicleta que tendría su producto con diferentes tipos de toppings, salsas y productos «todo a su gusto».

Sin embargo, las primeras veces no son fáciles y ver una bici con alimento, generaba la curiosidad de los clientes, pero no la confianza por tratarse de chilaquiles.

«Fue muy chistoso. La gente se acercaba y nos preguntaban lo que vendíamos, creían que eran crepas y cuando se enteraban que eran chilaquiles se sacaban de onda y se iban».

Pero el sabor fue clave para el éxito de La Chilakleta. Las salsas y los topings de «los hijos del chilaquil» hicieron que se corriera la voz alrededor de León, Guanajuato, y viniera el éxito.

¿Qué les dejó Shark Tank México y qué sigue para ellos?

El objetivo de pararse frente a los cuatro tiburones de Shark Tank México fue encontrar los mejores socios estratégicos que les ayudaran a llevar más lejos los chilaquiles de La Chilakleta.

«Queríamos a socios que nos ayudaran a potencializar el crecimiento de La Chilakleta. Sabemos que nuestro modelo se puede replicar en más ciudades y en el mundo,» aseguró Alfredo.

Y sí, Arturo Elías Ayub y Carlos Bremer quedaron embalsamados con esta idea y se unieron al emprendimiento de Alfredo, Mariano y Luis. Entre los dos, invirtieron 480,000 pesos en el proyecto.

Lo que sigue para La Chilakleta es expandirse a más ciudades del país y los hijos del maíz saben que esto es un proceso para poder llegar a donde quieren.

AHORA LEE: Chez Vous: el primer time café de México que pasó de un garage a recibir una inversión de 3.5 mdp

TAMBIÉN LEE: 5 tips para realizar un pitch de negocios exitoso, en palabras del inversionista de Shark Tank México, Marcus Dantus

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram y Twitter.