• En los últimos 10 años he pagado deudas, comprado propiedades, me casé, he tenido hijos y he cambiado de carrera. Y con todo ello he aprendido algunas lecciones acerca del dinero que me gustaría compartir.
  • Algunas de las primeras lecciones que aprendí fueron sobre la inversión: lo importante que es empezar pronto e invertir a menudo para poder aprovechar el interés compuesto.
  • También aprendí que planificar con anticipación puede ahorrarte muchos dolores de cabeza, desde construir tu crédito antes de que lo necesites hasta dar prioridad a un fondo de emergencia, incluso cuando todo va bien.

Hace 10 años, me estaba graduando en la universidad y acababa de comenzar el que fue mi primer trabajo a jornada completa.

En el transcurso de los siguientes años conocí al que ahora es mi marido, hice un postgrado, compré una casa, tuve 2 hijos, cambié de carrera, trabajé como asesora financiera y entrenadora, y finalmente compré la casa de nuestros sueños.

En ese tiempo, he cometido errores financieros importantes, pero también he aprendido ciertas lecciones sobre el dinero que me han permitido dar importantes pasos hacia adelante.

Aquí están las lecciones sobre el dinero que me gustaría compartir contigo.

1. Hay que invertir pronto y a menudo

El interés compuesto — el proceso por el cual el interés ganado en tus inversiones gana interés en sí mismo — es tu amigo.

Cuanto antes inviertas, será menor la cantidad que debas destinar para alcanzar tus objetivos financieros.

Mi padre me hizo abrir una cuenta cuando tenía 22 años y me animó a financiarla completamente, lo cual hice.

El dinero que invertí al principio creció y pude sacar 10, 000 euros de mis contribuciones sin penalización para comprar nuestra primera casa.

2. Automatiza todo

Si te cuesta ahorrar cada peso que ganas, establece transferencias automáticas de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros y retiros automáticos a tus cuentas de inversión para que te pagues a ti mismo primero.

Además, si utilizas tarjetas de crédito, te recomiendo que establezcas pagos mínimos automáticos, así como que configures tus cuentas para que se paguen automáticamente, de modo que no te cobren cargos por retrasos o deudas.

3. Averigua a dónde va tu dinero

Si pudiera destacar una lección que aprendí en los últimos 10 años sería esta: averiguar a dónde va tu dinero no solo te ayuda a entender dónde has gastado, sino que también te ayuda a pagar las deudas, ahorrar más y alcanzar otras metas financieras más ambiciosas.

4. Siempre hay más dinero para ganar

Si tienes un trabajo con ingresos fijos, puede parecer que no puedes ganar más dinero.

El dinero está en todas partes. Hay trabajos complementarios que puedes hacer, aumentos que pedir, otra educación y carreras que seguir.

La cantidad de dinero que puedes ganar nunca es fija, y las oportunidades son ahora más grandes que nunca para aumentar tu potencial de ingresos.

5. Deja de comprar cosas para impresionar a otras personas

El querer aparentar es un defecto de muchos y a veces incurrimos en grandes desembolsos para impresionar a los demás o para no sentirnos inferiores a ellos. Alinea tus gastos con tus propios valores y prioridades y luego ponte la venda en los ojos.

6. Dos palabras: Movimiento FIRE

FIRE es la sigla de Financial Independence Retire Early, y es un movimiento de rápido crecimiento. Los miembros del movimiento han ganado independencia financiera y potencialmente se han retirado temprano o se están esforzando por hacerlo.

No supe del movimiento FIRE hasta finales de 2018, pero ya ha influido en mi comportamiento financiero más que cualquier otra cosa.

Debido a este movimiento, mi marido y yo estamos motivados para pagar nuestra deuda antes de tiempo y construir nuestras cuentas de inversión tanto y tan pronto como sea posible.

7. Construye tu crédito antes de que lo necesites

Aunque esta lección se remonta a cuando estaba en el instituto, no me di cuenta de su importancia hasta que tuve veintitantos años. Construyendo un puntaje de crédito en la secundaria y en la universidad pude comprar mi primera casa sin tener que averiguar cómo hacerlo crecer rápidamente.

8. Haz planes para lo inesperado

Justo después de que mi marido y yo nos casáramos, tuvo que someterse a una cirugía de hombro que no estaba cubierta por nuestro seguro privado. Terminamos acumulando facturas médicas y deudas de tarjetas de crédito durante ese tiempo.

En retrospectiva, si hubiéramos tenido una mejor gestión de nuestro dinero y ahorrado más en un fondo de emergencia podríamos haber evitado completamente esa deuda recurrente.

9. Al pagar la deuda, puede pagar para hacer lo que te hace sentir bien

Cuando me gradué de la escuela de posgrado con un total de 50,000 dólares en préstamos estudiantiles y un préstamo de coche de 10,000 dólares, mi padre no podía entender por qué quería pagar primero el préstamo de mi coche, a pesar de que tenía un tipo de interés más bajo.

Le expliqué que me ayudaba a sentir que había logrado algo, y por lo tanto, quería seguir pagando primero las deudas más pequeñas.

No fue hasta años después que aprendí que lo que hacía se llamaba el método de la bola de nieve de la deuda, y aunque no necesariamente funciona para todo el mundo, realmente me motivó a seguir adelante.

10. La mentalidad que te endeudó no te sacará de esto…

Mi esposo y yo luchamos con deudas médicas y de tarjetas de crédito recurrentes antes de decidir que ya era suficiente y nos encargamos de ello.

Organizándonos y entendiendo a dónde iba nuestro dinero, pudimos liberar dinero para pagar la deuda.

Salir de una deuda es posible, pero un cambio en la mentalidad y en el comportamiento de gasto probablemente tenga que ocurrir primero.

¿Necesitas ayuda para invertir o mejorar la relación con tu dinero? Escríbenos a editorial@businessinsider.mx

AHORA LEE: 5 consejos que te ayudarán a preparar una entrevista interna y conseguir un ascenso

TAMBIÉN LEE: 10 formas comprobadas de ser feliz estando solo

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter