• La Fórmula E visitará el Autódromo Hermanos Rodríguez de la CDMX el 12 de febrero para disputar la tercera ronda de su octava temporada.
  • Es el primer deporte que logra una huella de carbono cero neto desde sus inicios, gracias a la inversión en proyectos para compensar dichas emisiones.
  • Además, la Fórmula E implementa varias iniciativas para que todos sus E-Prix sean sustentables.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.
 

La Fórmula E, el Campeonato Mundial Eléctrico de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), celebrará el Mexico City E-prix en el Autódromo Hermanos Rodríguez, carrera que corresponde a la tercera ronda de su octava temporada.

Uno de los principales objetivos de la competencia es acelerar el cambio hacia un futuro con movilidad eléctrica.

Para lograrlo, utiliza el espectáculo del deporte para enviar mensajes de sustentabilidad y reducción de las emisiones globales de carbono a las nuevas generaciones, explicó anteriormente Álvaro Buenaventura, director de la Fórmula E en Latinoamérica, a Business Insider México.

En sus primeras cinco temporadas, la categoría produjo un total de 127,000 toneladas de dióxido de carbono (CO2).

Sin embargo, en 2020 se convirtió en el primer deporte en lograr una huella de carbono cero neto desde sus inicios, gracias a la inversión en proyectos certificados internacionalmente para compensar dichas emisiones (incluyendo la de su sexta temporada).

Por ejemplo, en México se trabaja para aprovechar los vertederos —que emiten grandes volúmenes de gases de efecto invernadero y otros compuestos que contaminan el aire— para generar energía.

De acuerdo con la Fórmula E, al retener y quemar el metano de esos gases es posible producir electricidad para alimentar la red eléctrica de todo el país como una fuente alternativa de energía; y ahorrar 170,499 toneladas de CO2 por año.

El resto de los proyectos se realizan en China, Chile, Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Malasia y Marruecos; mientras que se cuentan con certificados de energías renovables en el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Suiza y Rusia.

Los Eprix de la Fórmula E también son sustentables

Invertir en proyectos que compensen las emisiones de carbono no es lo único que hace la Fórmula E para impactar de manera positiva el medio ambiente.

El Campeonato Mundial también cuenta con un programa de sostenibilidad que, además de promover la movilidad eléctrica a través del deporte, ejecuta acciones para apoyar a las ciudades anfitrionas de sus carreras (conocidas como E-prix) y ofrece eventos sustentables, que también cuentan con una certificación ISO20121.

Para ir calentando para el Mexico City E-prix, te compartimos cinco maneras en las que la Fórmula E impulsa la sustentabilidad en sus carreras.

1. Las baterías de ion de litio de los monoplazas se reciclan

Fórmula E sustentabilidad
Cortesía: Fórmula E

Los monoplazas de la Fórmula E cuentan con baterías de ion de litio, un componente fundamental que alimenta y da potencia a su motor eléctrico.

La primera generación de autos de la categoría contó con baterías creadas por Williams Advanced Engineering. El fabricante británico las volverá a proveer con la llegada de la tercera generación en 2022, luego de que McLaren Applied Technologies fabricó la segunda.

Entonces, ¿qué sucede con aquellas baterías de litio una vez que finaliza la vida de una generación de monoplazas? Se reciclan con ayuda de la empresa tecnológica belga Umicore.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la Fórmula E, las baterías que se utilizaron en sus dos primeras temporadas (correspondientes a la primera generación) actualmente están en proceso de reciclaje.

Esto permite que múltiples metales se recuperen con tecnología de fundición, para luego darles un tratamiento hidrometalúrgico. Ninguno de estos procesos exponen al medio ambiente a componentes peligrosos.

Finalmente, estos metales se vuelven a usar para fabricar más baterías recargables u otros productos.

2. Se utilizan menos neumáticos que también se reciclan

Automovilismo
Cortesía: Fórmula E

Michelin fue la primera marca que se asoció con la Fórmula E y desde entonces es su proveedor de neumáticos.

A diferencia de la Fórmula 1 (F1) o la IndyCar, los pilotos del Campeonato Mundial eléctrico de la FIA no hacen paradas en los pits para cambiar sus llantas.

Michelin diseñó la Pilot Sport EV de 18 pulgadas (45.7 centímetros) que puede adaptarse a cualquier condición climática, por lo que solamente se utilizan dos juegos de neumáticos híbridos por automóvil por evento.

De acuerdo con la Fórmula E, esto reduce el flete de llantas en un 30 o 50% en comparación con otros deportes automovilísticos.

Además, después de utilizarlas, todas las gomas se reciban al 100%.

3. La Fórmula E evita el consumo de plástico

plástico reciclable
Cortesía: Fórmula E

El Campeonato Mundial busca reducir el consumo de plástico, por lo que entrega de forma gratuita a los espectadores y al personal bolsas de agua que pueden rellenarse en estaciones de hidratación ubicadas en el paddock, las áreas de hospitalidad y en la Fan Zone.

Las bolsas fueron creadas en colaboración con Allianz y también son reciclables.

De acuerdo con la Fórmula E, esta medida se implementó en el Marrakech E-Prix de 2019, lo que ha permitido ahorrar más de 200,000 botellas de plástico de 330 mililitros y de un solo uso.

Por si esto fuera poco, en las carreras hay “guardias de reciclaje” que educan a los equipos, al personal y a los espectadores sobre cómo eliminar sus residuos de la manera correcta.

4. Las barreras y señales en las pistas de la Fórmula E están hechos con materiales sustentables

Fórmula E sustentabilidad
Cortesía: Fórmula E

Desde 2019, la Fórmula E implementó —en colaboración con CSM Live— barreras y señales en sus pistas hechas con materiales sustentables.

Este cambio permitió dejar de lado el Policloruro de vinilo (PVC) con el objetivo de reducir la producción y el desperdicio de plástico. Según un comunicado de prensa de la categoría, se redujeron 35 kilómetros de posibles desechos de PVC.

En su lugar, CSM Live y HEXIS fabricaron películas adhesivas de polipropileno, que además de adaptarse a las necesidades de la categoría, es un tipo de plástico 100% reciclable.

5. La Fórmula E viaja por el mundo tratando de impactar lo menos posible

Fórmula E sustentabilidad
Cortesía: Fórmula E

Otro de los primeros socios de la Fórmula E es DHL, responsable de transportar más de 500 toneladas de carga por el mundo para disputar la temporada, que incluyen los monoplazas, las baterías, las unidades de cargas, los medios y los equipos de transmisión.

Sin embargo, el flete es la actividad de la categoría que emite la mayor cantidad de huella de carbón, que representó 72% de las 127,000 toneladas de CO2 que se produjeron en sus primeras cinco temporadas.

Para reducir esta cifra, el Campeonato Mundial optimizó su calendario para reducir el transporte aéreo y optar por el marítimo, los ferrocarriles y las carreteras.

También transporta únicamente los elementos esenciales para cada E-Prix, con el objetivo de reducir el peso y utilizar embalajes más eficaces.

Finalmente, se realizan auditorías constantes al inventario del transporte, para realmente saber qué no es esencial al viajar y qué elementos se pueden conseguir en el lugar de la carrera.

Esta nota fue actualizada con el inicio de la octava temporada de la Fórmula E, que incluye una ronda en la CDMX el 12 de febrero de 2022.

AHORA LEE: Así será el futuro de la Fórmula E, de acuerdo con Alberto Longo, su cofundador y Chief Championship Officer

TAMBIÉN LEE: Subí y di una vuelta rápida en el Safety Car de la Fórmula E —aunque bajé temblando del auto eléctrico, no puedo esperar a volver a hacerlo

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn

AHORA VE: