• La coach ejecutiva Melody Wilding comparte consejos sobre cómo dejar de asumir demasiadas responsabilidades en el trabajo.
  • Ser una persona activa en exceso en el trabajo puede significar esforzarse por hacer todo a la perfección.
  • Debes prestar atención a tus hábitos laborales y crear límites saludables con sus compañeros para evitar el "burnout".
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

El hábito de Luciana de ser productiva en exceso en el trabajo ayudó a construir un negocio multimillonario, pero eso la condujo al «burnout» o agotamiento. 

Había pasado más de 15 años liderando, organizando, quedándose tarde y, si era necesario, haciendo las tareas para los demás. Ahora, en su tercer año como vicepresidenta sénior de comunicaciones de una empresa manufacturera, se sentía total y completamente agotada.

El gran problema era que la autoestima de Luciana estaba profundamente entrelazada con su desempeño y reputación en el trabajo. Se movía por la oficina como si fuera su deber remediar cada problema, incluso si estaba por debajo de su nivel o requería que colaborara en un proyecto de última hora.

Al final de la mayoría de los días, Luciana dormía con su esposo, quien a menudo se acostaba horas antes que ella, después de laborar hasta altas horas de la noche en la mesa del comedor. 

A pesar de que estaba constantemente cansada y culpable por quedarse corta como madre, esposa y ejecutiva, siguió adelante de todos modos, con la esperanza de que su estrés eventualmente se resolviera por sí solo.

La historia de Luciana ejemplifica cómo es el sobrefuncionamiento en el trabajo. 

Es un patrón que veo como coach entre los «luchadores sensibles«, personas de alto rendimiento que también perciben con gran intensidad.

¿Qué es el sobrefuncionamiento?

Funcionar en exceso en el trabajo significa que estás asumiendo demasiada responsabilidad y tratando de controlar cosas que no puedes, lo que te lleva, en parte, al «burnout». 

Cuando eso ocurre, tratas de «arreglar» o «rescatar» situaciones y personas porque temes que si no lo haces, nadie lo hará.

El sobrefuncionamiento puede disfrazarse de ayuda. Por ejemplo, los que funcionan demasiado actúan rápidamente. Generalmente, son los primeros en levantar la mano para ofrecerse como voluntarios para una tarea porque disfrutan terminando una lista de tareas pendientes y tomando el control. 

Son los compañeros de trabajo que siempre están dispuestos a echar una mano y colaborar cuando un equipo tiene poco personal o un proyecto va mal.

Pero el sobrefuncionamiento tiene un lado oscuro y puede causarte el «burnout». Sus características incluyen:

  • Absorber las emociones del jefe, equipo y familia y concentrarte demasiado en sus problemas.
  • Preocuparte por las percepciones que otras personas tienen de ti.
  • Cambiar tus opiniones y acciones en un intento de hacer felices a los demás o «mantener la paz».
  • Ser demasiado complaciente al reprogramar reuniones o renunciar a tu tiempo personal.
  • Castigarte por nunca «hacer lo suficiente» o nunca ser «lo suficientemente productivo».
  • Luchas para relajarte, quedarte quieto o disfrutar del tiempo de inactividad.
  • Perfeccionismo: te esfuerzas por obtener un 10 en todo lo que haces y te sientes mal si te quedas corto.
  • Evitas pedir ayuda porque, según tu perspectiva, te hará parecer «débil» o incompetente.

Sobre todo, el sobrefuncionamiento en el trabajo se manifiesta como hacer tareas para otros que pueden hacer por sí mismos. En el lugar laboral esto puede verse como:

  • Permanecer involucrado en las tareas administrativas básicas o la ejecución diaria, aunque seas un líder.
  • Recordar constantemente a tu equipo o compañeros de trabajo las fechas de vencimiento en lugar de dejar que ellos mismos se gestionen.
  • Investigar información cuando alguien puede buscarla por sí mismo.
  • Tener objetivos para tu equipo que ellos mismos no desean.

Sobrefuncionamiento, bajo funcionamiento y «burnout»

Puede quedar claro por qué también me refiero al sobrefuncionamiento como Â«heroísmo». Estás constantemente en un modo reactivo basado en el miedo tratando de «salvar» a todos los que te rodean en un intento de mantener una apariencia de control, validación o seguridad.

Sin embargo, cuando asumes demasiada responsabilidad, crea una dinámica en la que otros pueden funcionar mal. 

Te conviertes en el estudiante consumado en un proyecto de grupo que termina haciendo todo el trabajo y luego sintiéndose molesto por hacerlo.

Cuando asumes la responsabilidad de «arreglar» situaciones y rescatar a otras personas, puede ser frustrante en el mejor de los casos y dañino en el peor. 

Y como resultado de tu ritmo constante y sacrificio personal, las personas que funcionan demasiado tienden a ser propensas al «burnout».

Cómo dejar de funcionar en exceso en el trabajo

Puede sentir que eres generoso y útil al funcionar en exceso, pero en realidad, se produce a expensas de tu propia salud mental y la calidad de tus relaciones. 

Extenderte demasiado y llevar el peso del mundo sobre tus hombros no es bueno para ti, ni permite que las personas con las que trabajas u otros en tu vida den un paso adelante, crezcan y se guíen a sí mismos de la manera que necesitan.

El sobrefuncionamiento es un hábito que tarda años en establecerse y lleva mucho tiempo en desmoronarse. 

El proceso no ocurre de la noche a la mañana. Pero eso no significa que debas seguir siendo víctima de ello y caer en el «burnout». Aquí te mostramos cómo tomar pequeños pasos para dejar de funcionar en exceso, a partir de hoy.

1. Observa tus patrones 

La autoconciencia es siempre el primer paso para crear un cambio. Así que presta atención: ¿cuándo te encuentras asumiendo más de lo que te corresponde en la carga de trabajo o la responsabilidad en un proyecto o relación?

En particular, busca áreas en las que sientas una gran sensación de resentimiento. 

Es decir, donde te sientes sobrecargado de trabajo, subestimado o no reconocido por tus esfuerzos. 

El resentimiento es una fuerte señal emocional de que estás funcionando en exceso y puede guiarte hacia situaciones específicas que necesitas cambiar.

2. Actualiza las ideas y creencias más inútiles

El funcionamiento excesivo es impulsado por creencias profundamente arraigadas, pero inútiles, sobre la manera en que debería funcionar el mundo y tus responsabilidades.

Por ejemplo, puedes creer que tu deber como jefe es brindar cobertura de todo tipo a tu equipo. En otras palabras, asumir tareas pequeñas y monótonas por debajo de tu nivel salarial en un esfuerzo por proteger el tiempo del resto.

En el caso de Luciana, una reformulación que adoptó fue considerar que estaba perjudicando a su empresa y a sí misma con el «burnout». 

Al dedicar su tiempo a tareas de menor valor, no estaba cumpliendo con los objetivos de la organización y estaba defraudando al equipo ejecutivo y a los directivos.

Empezó a valorar más su tiempo y sus esfuerzos, liberando más espacio para centrarse en un trabajo estratégico más amplio que podría tener un mayor impacto.

Considera a qué historias, guiones o «reglas» es están sujetando. Â¿Cuáles ya no son útiles o verdaderos? Â¿Qué necesitas actualizar o refrescar para permitirte estar en tu mejor nivel profesional y personal?

3. Enséñale a la gente cómo tratarte 

Probablemente hayas condicionado a tu jefe, compañeros de trabajo, amigos y familiares para que te traten como una «presa fácil». 

Posiblemente te consideraron como el que «siempre está ahí», siempre dice «sí» y está dispuesto a ser demasiado complaciente con sus preferencias y deseos.

La buena noticia es que estas dinámicas de relación se pueden cambiar. Pero requiere que empieces a cuidar tu tiempo y energía. 

Después de todo, no puedes esperar que otros respeten tus límites a menos que tú también los respetes. Eso puede significar:

  • Bloquear tu calendario con tus propios tiempos y ceñirte a ellos sin permitir que otros reserven en ese espacio.
  • Terminar el trabajo una hora y comunicar que no revisarás los correos electrónicos después de eso.
  • Establecer expectativas claras al comienzo de un proyecto sobre lo que puedes y no puedes contribuir.

4. Pide ayuda de otras personas

Mejora al delegar tareas, tomándote las cosas con calma desde el inicio. 

Busca oportunidades para que otros asuman partes de la labor que estás haciendo actualmente. 

Además, «entrena» a sus colegas y miembros del equipo. En lugar de solucionar automáticamente un problema para ellos, involúcralos en un cuestionamiento reflexivo. 

Pregunta sobre lo que ya han intentado, las soluciones que han considerado y cómo podrían abordar el problema.

Es posible que te sorprenda el entusiasmo con el que las personas que te rodean dan un paso al frente una vez que retrocedes. 

Delegar y adoptar un enfoque de coaching los empodera para generar confianza y también crea una mayor eficiencia. 

Sin embargo, es importante que te sientas cómodo dejando que otros hagan las cosas de manera imperfecta, cometan errores y se acerquen a ellos de manera diferente a como lo harías tú.

Por último, deja tiempo sin marcar en tu agenda. Demuéstrate a ti mismo que es seguro existir sin ser productivo cada segundo del día y verás cómo el «burnout» es cosa del pasado.

Lee el artículo original sobre Melody Wilding. Derechos de autor, 2022.

AHORA LEE: 5 razones por las que debes publicar tu despido en LinkedIn

TAMBIÉN LEE: Duelo por perder el trabajo: de esta manera puedes lidiar con tus emociones

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTokTwitter y Youtube

AHORA VE: