Sofía Ramírez

Sofía Ramírez

Nuestra aventura financiera puede pasar por una gran cantidad de desniveles, ya que las situaciones económicas de cada persona pueden ser muy cambiantes.

Por ello, una gran cantidad de personas se ven en la necesidad de solicitar créditos a instituciones financieras, para adquirir bienes o disfrutar de experiencias a las que desgraciadamente no tendrían acceso de encontrarse en la necesidad de pagarlo al contado.

Cuando adquirimos un crédito no sólo significa el placer de obtener una ventaja económica, sino también de ser catalogados como sujetos confiables para una entidad financiera y nuestro historial de pago será vigilado en todo momento.

Una vez que la entidad financiera de tu elección comienza el proceso para otorgarte el crédito que solicitaste, estarás empezando a formar tu reputación crediticia dentro del buró de crédito y el que cumplas en tiempo y forma con tus pagos, sí impacta la calificación que te otorgan las Sociedades de Información Crediticias (SIC), comúnmente conocidas como burós de crédito.

¿Qué hace el buró de crédito?

Actualmente, en México existen tres SIC: Trans Unión; Círculo y Crédito; y Dun & Bradstreet.

Estas tres empresas privadas ofrecen información a entidades financieras sobre el comportamiento mensual crediticio de personas o empresas que hayan solicitado préstamos o contratado servicios (teléfono, cable, etc.) en algún momento de su vida.

El objetivo de contar con dicha información es conocer tu historial de pagos y así valorar si eres un sujeto confiable para adquirir un crédito o, al contrario, no ser un sujeto suficientemente confiable para que te lo otorguen.

Por lo que si por alguna razón te atrasas en los pagos o dejas de cumplir por completo con tu obligación de pagos, tu calificación en las SIC será negativa y, a diferencia de las calificaciones del colegio, las peores notas que puedes obtener son las claves “97” y “99”, mismas que significarán un instantáneo rechazo para acceder a nuevos préstamos o servicios.

¿Qué significan las claves 97 y 99 en el buró de crédito?

El buró de crédito cuenta con una serie de claves que definen tu confiabilidad para cumplir con tus compromisos financieros, por ejemplo: la clave “01” significa crédito al corriente; la “03” significa que cuentas con atrasos de 30 a 59 días; la “97” significa con deuda parcial o total sin recuperar y la “99” que es una cuenta relacionada con fraudes por parte del usuario.

En ocasiones, los prestamistas ofrecen a los deudores reestructurar su préstamo vía una reducción en su saldo pendiente, lo que comúnmente se conoce como “quita” de capital, pero lo que muchos no saben es que esta decisión les dejará registrada la clave “97” en su historial crediticio.

Razón por la cual deberías de pensártelo dos veces antes de aceptar la quita de capital como una opción para reestructurar tu deuda, por las consecuencias que sufrirá tu historial en el buró de crédito.

Por el contrario, la clave “99” no tiene modo de recuperación frente al buró de crédito, por tanto, significa un suicidio crediticio.

¿Qué pasa si liquido mi deuda con quita de capital ?

Al aceptar liquidar tu deuda por medio de una quita de capital, la institución financiera acuerda renunciar al pago total de la deuda y el deudor deberá asumir la clave “97” dentro de su historial en el buró de crédito, por lo que al querer solicitar otro préstamo o servicio, se te negará de inmediato.

No te alarmes demasiado, ya que dicha clave desaparecerá de 1 a 6 años, dependiendo del monto y del tiempo que duraste en reestructurar y liquidar tu deuda, es decir, mientras más dures sin negociar tu deuda con la institución financiera, más va a tardar el buró de crédito en señalarte como una persona confiable.

La SIC aplicará la clave “97” aunque ya hayas pagado, como medida preventiva para que las entidades financieras y prestadores de servicios puedan cerciorarse de qué tan confiable y cumplido eres en tus compromisos.

Sin embargo, este tipo de medidas sobreprotectoras causan un perjuicio en el desarrollo de personas y empresas, por no poder acceder a las mismas posibilidades que otros, quienes han pagado puntualmente. Ya que sin importar el cómo se liquidaron las deudas adquiridas, ambos liquidaron su deuda con el pago de la misma.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter.

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión