Enfrentar una pérdida de trabajo es una tarea difícil y más en temporadas de gastos sin escape, por lo que diferenciar tus posibilidades de salida laboral será lo primordial. Ya sea que renuncies o si sufres un despido, debes saber qué te corresponde, finiquito o liquidación.

Existen varios eventos por los cuales una relación laboral puede concluir, no obstante, sólo se pueden llegar a presentar dos situaciones para el pago al trabajador cuando concluya su prestación de servicios: el finiquito o liquidación.

¿Cómo diferenciar un finiquito de una liquidación?

El finiquito y la liquidación se distinguen en base a los hechos que hacen que se termine una relación laboral, es decir, cuando el trabajador renuncia o lo despiden justificadamente, se otorgará el finiquito y, cuando el patrón despida al trabajador de manera injustificada, a este último se le otorgará la liquidación, que viene siendo una indemnización por la responsabilidad que recae sobre el patrón.

Entre el finiquito y la liquidación existe una gran diferencia económica, por esto resulta importante diferenciarlos.

El cálculo del finiquito resulta mucho menor al cálculo del pago por concepto de indemnización, ya que el finiquito resulta de la renuncia del trabajador que se establece por medio de un acuerdo de voluntades o por un despido justificado, mientras que la liquidación es unilateral por parte del patrón.

El finiquito se calcula únicamente con el pago de los días laborados y aún no pagados, más su parte proporcional del aguinaldo, prima vacacional y prima de antigüedad, por otra parte, la liquidación resulta del mismo pago que se realiza para el finiquito añadiendo 3 meses de salario mensual más 20 días por cada año laborado.

¿Despido justificado o despido injustificado? ¿Cuándo aplica la liquidación?

El despido justificado se da cuando el trabajador comete actos que contravienen a lo pactado en su contrato o la misma ley, como podrían ser: actos de violencia, alterar la disciplina u ocasionar perjuicios en su zona de trabajo, entre otros.

Mientras que un despido injustificado se da cuando el patrón despide a su trabajador sin causa justificada, como lo podrían ser: cierre de la empresa, desaparición del puesto del trabajador, entre otras.

¿Qué debo y qué no debo firmar cuando me despidan o renuncie?

Cada vez que se finaliza una relación laboral, debe constar por escrito, esto es un requisito esencial para que realmente la terminación laboral se pueda llegar a concluir.

A este documento se le denomina aviso y, dentro del aviso, se establecerán los hechos que motiven la terminación contractual y el pago que se efectuará al trabajador, es decir, este documento definirá si lo que se le pagará al trabajador será un finiquito o una liquidación.

Dada la situación que le soliciten al trabajador firmar un documento de renuncia, cuando en realidad los hechos que motivan a la finalización laboral es un despido, se le recomienda al trabajador no firmar documentación que estipulen hechos diferentes a lo que en realidad está pasando, ya que al firmar documentos que mencionen situaciones diversas a la realidad podría recaer en un pago menor de lo que realmente debería de percibir el trabajador.

Por tanto, resulta más que indispensable poner atención a todos los documentos que se firman, esto es, leer cuidadosamente cada uno de los puntos del documento que formalice la ruptura laboral antes de aceptarlo y firmarlo. Ya que la gran diferencia del pago de un finiquito a una liquidación resulta económicamente redundante.

Ahora, ¿cómo me protejo si mi patrón no me paga el finiquito o liquidación que me corresponde?

El patrón tiene 15 días hábiles tras la terminación laboral por medio del aviso para pagar el finiquito o liquidación, según sea el caso, sin embargo, en caso de que el patrón no pague dentro del plazo establecido, el trabajador podrá enviarle una petición para el pago de lo adeudado.

La petición se puede puede realizar por medio de un escrito y entregarlo presencialmente o por medio de un abogado de tu confianza.

No obstante, si el patrón hace caso omiso a la petición, podrá el trabajador ejercer nuevamente su derecho a solicitarlo, ya sea acudiendo a la Procuraduría de la Defensa del Trabajador o por medio de un abogado. Lo recomendable es llegar junto con tu asesor jurídico a una conciliación con tu expatrón sobre el pago de lo adeudado, esto es por el corto plazo que la conciliación surte para resolver el problema por medio de un acuerdo entre las partes.

El pago del finiquito o liquidación es un derecho que la Ley Federal del Trabajo otorga a los trabajadores, por tanto, es una obligación para el patrón. No pierdas tiempo en ejercer tus derechos, pues el transcurso del tiempo puede suponer mayores problemas para obtener el pago por tu terminación laboral.

renuncia despido finiquito liquidación Business Vision Sofía Ramírez Maldonado Mendoza | Business Insider México
Imagen | Brenda Peralta

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter y Youtube

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión

AHORA VE: