• El mundo laboral está en constante cambio, pero la pandemia aceleró esas modificaciones.
  • En ese entorno, la "Gran Renuncia" fue uno de los factores predominantes.
  • No obstante, el que continuó fue la "renuncia silenciosa", aunque el panorama ya no es el mismo.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Uno de los primeros casos documentados de «renuncia silenciosa» fue el de un reclutador al que llamaré Justin. 

En lo profundo de la pandemia de coronavirus, después de trabajar de 10 a 12 horas al día durante gran parte de su carrera, Justin decidió volver a poner límites en su empleo

Cuando hablé con él en febrero, había reducido su semana laboral a 40 horas. En los meses siguientes, fue aún más lejos, con tan solo 30. Cada semana trabajaba un poco menos, lo que le permitía pasar más tiempo con su esposa y su bebé recién nacido.

Fue Justin, de hecho, quien ayudó a desencadenar el debate sobre la «renuncia silenciosa». Después de hablar con él y otras personas, escribí sobre cómo la cultura del «trabajo duro», gracias a la seguridad laboral otorgada por la economía de algunas naciones, estaba dando paso a la cultura del ocio. 

Cuando un coach de carrera que ganó popularidad en TikTok se refirió a mi historia, la frase «renunciar en silencio» se convirtió en una nueva línea divisoria cultural. O amabas a los Justin del mundo por lograr un equilibrio razonable entre el trabajo y la vida, o los condenabas como holgazanes y tramposos.

Pero cuando se estaba debatiendo furiosamente su nuevo enfoque de trabajo, Justin ya estaba cambiando de rumbo. Durante el verano, cuando la economía comenzó a desacelerarse, notó que sus clientes estaban reduciendo sus planes de contratación. Las revisiones de desempeño parecían ser cada vez más difíciles. 

Algunos de sus compañeros fueron despedidos. Â«Me puso nervioso», me dijo. Â«Me di cuenta de que soy el único que trabaja en mi familia». Así que decidió «jugar un poco más seguro». Hoy, Justin vuelve a ir más allá. Está laborando 50 horas a la semana.

Después de un año de luchar para acomodar a sus empleados inquietos, las compañías están recuperando la ventaja. Los trabajadores están sintiendo el cambio en las noticias recientes sobre despidos en empresas, los recortes presupuestarios que limitan sus aumentos y el mayor escrutinio de su productividad. Los inteligentes, como Justin, están ajustando su comportamiento.

«Leyendo las hojas de té, podríamos tener un 2023 difícil», me comentó Bryan Creely, el coach de carrera que acuñó el término de «renuncia silenciosa». 

“Yo no me callaría, renunciaría, levantaría los pies y diría: ‘Está bien, estoy bien’. No es el mejor momento para reducir la escala si no tiene intención de dejar su empresa».

Obligados a trabajar más duro

No es de extrañar que la «renuncia silenciosa» resulte ser sensible a las fluctuaciones del mercado laboral, dado que su antecesora, la cultura del «trabajo duro» nació en una era de inseguridad económica. 

En la década de 1980, el auge de la globalización y una ola de fusiones y adquisiciones llevaron a una serie de despidos. La promesa de la posguerra de un empleo estable y de por vida había terminado. 

«Debido a este riesgo, las personas se sintieron obligadas a trabajar más duro y se volvieron indispensables», explica Mary Blair-Loy, profesora de sociología en la Universidad de California en San Diego, quien ha pasado su carrera documentando lo que ella llama el «esquema de devoción al trabajo».

Los millennials como yo, que nos graduamos en la Gran Recesión, nos dedicamos a nuestra profesión aún más ferozmente. Estábamos agradecidos de tener empleos, incluso si estábamos mal pagados y sobrecalificados para hacerlo. 

Laborábamos por las noches y los fines de semana para asegurarnos de que nuestros jefes no nos cambiaran por los muchos, muchos millones que estaban al margen. 

Peor aún, nos convencimos de que queríamos trabajar en exceso, que pasábamos largas horas no por necesidad, sino por pasión. Estábamos haciéndolo hasta la muerte porque estábamos cambiando el mundo. 

Se necesitó algo tan grande como la pandemia para sacarnos de esa mentalidad e imaginar cómo podrían cambiar nuestras vidas si dejáramos de poner el trabajo en el centro de ellas. 

Pero fue el mercado laboral al «rojo vivo» que surgió en la primavera de 2021 lo que realmente les dio a los empleados la oportunidad de vivir su nueva filosofía liberadora. 

Desesperadas por atraer candidatos para el trabajo y retener a su personal existente, las compañías de repente se jactaban de tener un equilibrio entre lo laboral y la vida personal; les daban a las personas tiempo libre pagado y horarios flexibles. 

Las empresas también se aferraban a todos los empleados, sin importar cuán malos fueran en sus trabajos. 

A fines de 2021, los gerentes de Recursos Humanos en países como Estados Unidos informaron que iban a «eliminar» a menos de 2% de la plantilla laboral de bajo rendimiento, en comparación con 5% habitual. 

Cuando hablé con Justin en febrero, exudaba la confianza que muchos empleados sentían acerca de su seguridad laboral. 

«Las firmas tienen un control vicioso incluso sobre sus empleados moderadamente buenos», me detalló. 

«Yo estaba pensando ‘mira, no me van a despedir. Les llevaría meses encontrar a alguien nuevo y capacitarlo’. Mi productividad reducida es mejor que la productividad cero». 

Los empleados estaban haciendo los cálculos; sumó menos trabajo por el mismo salario.

«Subiendo la temperatura» en el mundo laboral por la «renuncia silenciosa»

Las cosas hoy se ven muy diferentes. Para empezar, considera lo que está pasando en la empresa anteriormente conocida como Facebook. 

Como informó mi colega Kali Hays, los ejecutivos de Meta han instruido a los gerentes que consideren que 15% de sus empleados «necesitan mejorar»: Recursos Humanos habla de «reponerse o despedirse». 

El director ejecutivo, Mark Zuckerberg, informó a su personal que Â«aumentaría la presión» sobre los objetivos de rendimiento para despedir a los trabajadores que no pudieran cumplir con esos estándares. 

«Algunos de ustedes podrían decidir que este lugar no es para ustedes», afirmó. Â«Esa autoselección está bien para mí». En una observación reveladora, un empleado señaló que los movimientos de Meta equivalían a «despidos silenciosos».

El mismo patrón se está desarrollando en otras partes de la industria tecnológica. Durante el verano, se les comentó a los gerentes de Snap que pusieran al menos 10% de sus trabajadores en la mejora del desempeño. 

Unas semanas más tarde, la empresa redujo su plantilla a tiempo completo en 20%. 

En Google, el CEO Sundar Pichai, quejándose de que la compañía se ha vuelto «más lenta» a medida que ha crecido su plantilla, declaró que quería aumentar la eficiencia en 20%. 

En Oracle, que despidió a cientos de empleados en agosto y nuevamente este mes, les preocupa que se avecinan más recortes. 

Atrás quedaron los días de ofertas salariales altísimas de empleadores desesperados. Al sentir que tienen la ventaja, las organizaciones están tomando medidas enérgicas contra el trabajo remoto. 

También están recortando los presupuestos de viaje, reduciendo las fiestas de fin de año y poniendo fin silenciosamente a los días de salud mental que han estado prodigando a los trabajadores. No es el tipo de entorno, en otras palabras, en el que quieres que te vean dando menos de 1,000%.

Pero incluso cuando la Gran Resignación se convierte en simple y vieja resignación, no creo que la cultura del «trabajo duro» vaya a volver alguna vez. 

La adicción de las personas al exceso de trabajo no se trataba solo de las horas que dedicamos a nuestros empleos, se trataba de buscar en nuestras carreras para dar sentido a nuestras vidas y definir nuestras identidades. 

Liberados temporalmente de los grilletes de la cultura del «trabajo duro», millones han vislumbrado una nueva manera de ordenar sus vidas gracias a la «renuncia silenciosa». 

«No creo que la gente pueda olvidar esta reevaluación que han hecho», me dijo Jessica Kriegel, experta en cultura laboral de la consultora Culture Partners. Â«Nunca volveremos a las normas previas a la pandemia».

Eso es ciertamente cierto para Justin. Aunque ha vuelto a trabajar 50 horas, la manera en que piensa acerca de su labor ha cambiado permanentemente. 

Ya no habla de trabajo cuando ve a sus amigos. Ha dejado de obsesionarse con las clasificaciones internas de su compañía para asegurarse de estar en la cima. Se ríe del viejo Justin, a quien le gustaba jactarse de lo duro que laboraba y de lo ocupado que estaba. 

El nuevo Justin puede estar dedicando más horas a su firma, pero ya no está renunciando a su alma.

«Aprendí que gran parte de mi identidad y de mi vida estaba envuelta en el trabajo», me explicó. Â«Aunque vuelva a trabajar más horas, ya no me siento así. Es un alivio haber aprendido esas lecciones, haber recibido esa llamada de atención». 

Tan pronto como la economía se recupere, Justin está decidido a volver al modo de inercia y a la «renuncia silenciosa». No le gusta trabajar 50 horas a la semana. 

Sabe que se está perdiendo los momentos que solía tener con su esposa y su hija: las mañanas juntos, las clases de natación, los paseos al final de la tarde. Para él, la recuperación económica no puede llegar lo suficientemente pronto.

Aki Ito es corresponsal sénior de Insider. 

AHORA LEE: Las mujeres hacen más por la diversidad, equidad e inclusión en el trabajo pero no se les reconoce, revela un nuevo informe

TAMBIÉN LEE: Incluí ‘trabajo sexual’ en LinkedIn y causé un alboroto viral. Es la última vez que defiendo esa elección

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitter y Youtube

AHORA VE: