• Seguro que en más de una ocasión te dejaste guiar por lo que te dice tu instinto.
  • Esto incluso para tomar decisiones importantes como un cambio de trabajo o dejar o no una relación.
  • Seth Stephens-Davidowitz, científico de datos, explica las consecuencias de ello.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

¿Quién no se ha dejado guiar por su instinto alguna vez con el fin de ser feliz?

Es normal recurrir a nuestra voz interior cuando tenemos dudas de qué hacer. «Si no lo sabes, sigue tu instinto». Esa idea, sin embargo, podría terminar alejándote de la felicidad.

Es lo que defiende Seth Stephens-Davidowitz, un economista y científico de datos que trabajó en Google. «Creo que hay momentos en los que nuestro instinto puede ser útil. Pero pienso que está enormemente sobrevalorado», aseguró en el podcast Vox Conversations.

El exanalista de datos de Google explica en su libro Â«No confíes en tu intuición» que generalmente este impulso está equivocado.

Está mal porque lo normal es que esas intuiciones estén influenciadas por impresiones falsas o sabiduría convencional dudosa.

En su lugar, sugiere que internet y el uso de datos pueden decir mucho más acerca de cómo lograr aproximarse a la ansiada felicidad.

 Â¿Cómo se logra? Simplemente, mira la enorme cantidad de información que ahora se tiene sobre prácticamente todo y cómo eso cuadra con lo que el ser humano cree saber. Lo normal es que no coincidan.

Dónde se esconde la felicidad, según los datos

Ni en una isla privada ni en un yate o rodeado de lujo. La mayoría de datos de muestreo de experiencias llegaron exactamente al mismo hallazgo: la intimidad o el sexo (con tu pareja o casual) son la actividad más feliz. 

Así por ejemplo lo señala el Proyecto Mappiness, de George MacKerron y Susana Mourato, en el que preguntaron a miles de personas a través de sus teléfonos cuestiones como las siguientes: 

  • ¿Con quién estás? 
  • ¿Qué estás haciendo? 
  • Del 0 al 100, ¿qué tan feliz eres?

Con esas respuestas construyeron un gráfico de actividades de felicidad, que muestra que la mayoría de las cosas que pueden hacer feliz pueden hacerse con poco dinero o incluso gratis. 

Por ejemplo, la jardinería ocupa un lugar muy alto. También espectáculos como el teatro o la danza; hacer ejercicio; cantar; actuar; hablar; conversar; socializar, observar aves o la naturaleza, enumera Stephens-Davidowitz

El dinero te dará felicidad, pero no tanta como piensas

Uno de los grandes mitos de la felicidad es su relación con el dinero. Aunque un salario más alto siempre es bueno, no necesariamente aumenta el sentirse feliz de manera proporcional.

Según uno de los estudios citados por el analista, no existe un punto en el que el dinero deje de proveer bienestar a la gente, pero se nivela. «Siempre está subiendo, pero a un ritmo cada vez más pequeño».

«Básicamente, debes seguir duplicando tus ingresos para obtener el mismo impulso de felicidad».

Si quieres ser feliz en el trabajo busca buenos compañeros

Si crees que el trabajo por sí mismo te dará propósito, satisfacción y alegría, vas por el camino equivocado.

Según el mapa de la felicidad, el empleo remunerado se clasificó por debajo de cualquiera de las otras actividades realizadas, con la excepción de estar enfermo en cama. 

Para hacerlo más llevadero debes asegurarte de tener buenos compañeros.

«El factor número uno que aumenta ser feliz mientras trabajas es que te gusten las personas con las que lo haces», destaca Stephens-Davidowitz.

«Eso es en lo que debes estar pensando, más que en cuánto dinero voy a ganar. Si no te gusta la gente, no importa lo que estés haciendo».

«La vida moderna nos está engañando de muchas maneras»

«Una de las cosas que tomé del Proyecto Mappiness fue que la vida moderna nos está engañando de muchas maneras», enfatiza el especialista como conclusión.

«Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en las redes sociales, la actividad de ocio que menos feliz nos hace. Pasamos 60 o 70 horas trabajando en tareas que no nos gustan con personas que no nos gustan». 

Frente a esto, cada vez se invierte menos tiempo en las actividades que realmente otorgan bienestar emocional.

«Pasar suficiente tiempo en la naturaleza, hacer una caminata con amigos junto a un lago, un día con tu pareja, no preocuparte por nada más (…) cualquiera probablemente sería más feliz si pasara al menos un poco más de tiempo haciendo estas cosas simples que los datos sugieren ayudan al bienestar de las personas».

AHORA LEE: La crisis de la mediana edad es cada vez más intensa y causará a los millennials problemas de salud mental, apunta un nuevo estudio

TAMBIÉN LEE: 4 pasos para realizar un cambio de carrera de manera exitosa

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: