• Para algunos clientes de los bancos que solicitaron aplazar los pagos de sus créditos, el momento de retomarlos llegó.
  • Tenemos historias de clientes que decidieron aceptar por desempleo o por reducción de sueldo; algunos dicen que no saben a ciencia cierta cuándo se reactivarán sus pagos y otros están considerando la opción de solicitar nuevamente ayuda.
  • Los bancos dicen que atenderán caso por caso, y darán alternativas a sus clientes, piden acercarse a ellos.

«No hay fecha que no se cumpla», dice el refrán, y para algunos de los clientes de los bancos que solicitaron aplazar los pagos de sus créditos el momento de retomarlos llegó.

El presidente de la Asociación de Bancos de México, Luis Niño de Rivera Lajous, explicó que debido al tiempo que tardaron algunos de los clientes de la banca en ser aceptados en el programa que lanzaron en marzo, los vencimientos de algunos podrían darse en diciembre.

¿Fue suficiente este apoyo de las entidades financieras? La realidad es que el problema económico que representa una crisis sanitaria como la que estamos viviendo apenas comienza a verse; y para muchos especialistas tardaremos años en recuperar las condiciones previas al coronavirus. Ante ello la respuesta es: aún no lo sabemos.

Muchas personas no han recuperado su empleo, por lo tanto, aunque los plazos venzan no tendrán cómo enfrentar sus deudas, por eso se generó un programa de reestructuras, pero el punto es que no se tienen recursos, no hay entradas para poder hacer frente a ellas.

Estas son las historias de clientes de la banca que aceptaron el aplazamiento de sus créditos. Ellos nos contaron cómo fue su experiencia y si les sirvió, y bajo qué condiciones retomarán los pagos de acuerdo a su institución financiera.

Ahora los pagos serían quincenales, no al mes

Anaid Díaz Amezcua tiene 30 años y, antes de la pandemia, ayudó a un amigo solicitando un crédito de nómina; sin embargo, su amigo se quedó sin empleo, por lo que pidió al banco dejar de pagar por cuatro meses.

En septiembre Anaid retomó los pagos de su crédito de nómina. “Identificamos que en lugar de ser mensuales, ahora el cobro es quincenal, lo cual no creo que ayude mucho”, explica en entrevista para Business Insider México.

A partir de septiembre, Anaid (o su amigo) tiene que pagar quincenalmente 659 pesos, antes pagaba 650 al mes; es decir, ahora pagará mensualmente el doble.

Cuenta que un poco antes de reactivarse los pagos, le llamaron del banco para preguntarle si podría pagar. Como no sabía bien la situación de su amigo, dijo que no.

Después de eso las llamadas, hasta cuatro por día, se convirtieron en un suplicio diario.

“No sabes las veces que me llamaban al día, a mi casa y al celular, cuando les dije que quizá no podía pagar. ¡Muy molesto, la verdad!”, dijo.

En una de las múltiples llamadas, el banco ofreció a Anaid ampliar el plazo de su crédito; sin embargo, decidió no aceptarlo ya que su amigo había conseguido trabajo.

Santander México dijo a Business Insider México que están revisando caso por caso para poder evaluar la situación de cada cliente y buscar un esquema. “Estamos diciendo a los clientes que si necesitan revisar su situación que se acerquen”, agregó el banco.

«No tenemos mucha información.»

Enrique Meza considera que el aplazamiento sí fue una buena intención del sistema bancario; piensa que ayudó, pero actualmente “las mensualidades recobraron regularidad y la economía no ha mejorado para seguir pagando”, dice.

Él tiene un crédito personal, y aunque no está seguro, cree que redujeron las mensualidades en 10%, con lo cual se podría haber alargado el plazo original.

“Creo que hay un poco de desinformación al respecto porque en este momento desconozco si se alargaron mis mensualidades y si hay retrasos ya que están llamando de Citibanamex casi tres veces al día”.

Comenta que el caso del banco la inscripción al programa fue a través de su sitio web, “pero recibí un mensaje de que no era candidato para recibir ayuda, pero después vi que no me estaban cobrando el crédito de manera regular. Deduje que fue por darme de alta en su sistema para recibir ayuda”.

Asegura que, ahora que hay posibilidades de que los bancos ofrezcan reestructuras, sí estaría dispuesto a volver a solicitar el apoyo, pues no le gustaría tener una mala calificación en buró de crédito por eso. “Pero sí tendría que evaluar el costo-beneficio de aplazar más algunos pagos”, dice.

Solicitamos la postura del banco, y respondió que a partir del mes de agosto está lanzando planes de apoyos personalizados para encontrar una solución para efectuar sus pagos y manejar su situación financiera, así como cuidar su historial crediticio.

“Los clientes que se inscribieron al programa que requieran extensión u otro tipo de ayuda, podrán solicitarlo mediante la página del banco, dejar sus datos y un asesor se pondrá en contacto con opciones personalizadas para cada caso.”

«Me redujeron el sueldo así que acepté.»

Julieta Rojo tuvo una reducción de sueldo, así que también aceptó el plan de apoyo de Citibanamex. Ella pudo solicitar que una parte de su adeudo en su tarjeta de crédito se parcializara y además aplazar el pago por cuatro meses.

Sin embargo, no sabe cuándo volverá a pagar; no habló con ningún ejecutivo del banco y c onfiesa que no ha revisado su estado de cuenta a fondo. Considera que sí le ayudó el programa y que su deuda no se incrementó mucho.

«Me ayudó y mi deuda no creció.»

Karla Andrade tiene un crédito hipotecario con Banorte. Decidió aplazarlo por cuatro meses y en septiembre reanudó los pagos.

Considera que este tiempo le ayudó, y además su mensualidad no se modificó; su deuda no creció ni el plazo original en el que tiene que pagar.

Cuenta que el banco le envió un correo, “que si se me dificultaba llamara de nuevo. Supongo darían más meses, pero decidimos que se reactivara, porque aunque sí fue un aliviane no queremos confiarnos. O, mejor dicho, desadaptarnos al pago mensual que ya sabemos que tenemos que cubrir”, consideró.

Reestructuras a la vista

Una de las alternativas que los bancos siempre han ofrecido a sus clientes cuando se acercan porque ya no pueden pagar son las reestructuras. Hoy por el efecto de la crisis sanitaria, tendrían reglas contables diferentes, pero el apoyo sería el mismo, a menos que decidieran aceptar las reglas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores sobre el 25% menos en el monto de pago o ampliar el plazo, o ambas.

Lo cierto es que, como dice el refrán, “más vale un mal trato, que un buen pleito”; si tienes problemas para pagar, acércate, conoce las opciones, valóralas y considera si te ayudarían.

Y tú, ¿tienes problemas para pagar tus deudas o nos quieres contar cómo te fue con el aplazamiento de pagos? Escríbenos a editorial@businessinsider.mx

AHORA LEE: Consolidación, reestructuración y quita; estas son las tres formas que los bancos pueden ofrecerte para negociar tu deuda, te decimos las diferencias

TAMBIÉN LEE: ¿Sabes qué debe contener tu carta convenio cuando negocias una “quita” con tu banco? Te lo decimos

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram, LinkedIn y Twitter.