• Los síntomas de la menopausia, incluidos los bochornos y la ansiedad, pueden causar estragos en la vida y la carrera de una mujer.
  •  La investigación muestra que el 40% de las mujeres dicen que tener síntomas de la menopausia ha afectado su desempeño laboral.
  •  Mientras las organizaciones luchan por retener a las mujeres, los expertos dicen que hay formas en que los empleadores pueden ayudar.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

De todos sus síntomas durante la menopausia, Lisa DeShantz-Cook no puede decidir cuál fue el peor dentro y fuera del trabajo.

Estaba el sudor caliente que caía con fuerza y ​​empapaba la blusa, a la que ella se refería como su propia «resolución interna”, o el insomnio, en el que sus ojos se abrían de golpe en la madrugada y se negaban a cerrarse hasta que sonaba la alarma.

En realidad, dijo, era la niebla mental, esa confusión mental confusa que a menudo se apoderaba de su jornada laboral.

DeShantz-Cook, de 55 años, editora y escritora de carrera, recordó haber tenido que leer el mismo párrafo una y otra vez y hacer muchas listas de cosas por hacer para no olvidar nada. 

«Hubo momentos en los que dudé de mí misma y me pregunté si debería buscar hacer otra cosa», explicó.

Menopausia: ¿un «freno» a la carrera profesional?

La experiencia de DeShantz-Cook no es única. La menopausia, que marca el final del ciclo menstrual y la fertilidad de una mujer, puede causar estragos en su vida y carrera. 

En una encuesta reciente de 1,000 mujeres de 50 a 65 años, 40% de las encuestadas comentó que los síntomas de la menopausia, que incluyen escalofríos, bochornos, insomnio, cambios cognitivos, ansiedad y más— interfirió con su desempeño laboral semanal.

Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres afirmaron que los síntomas de la menopausia afectaron negativamente el desarrollo de su carrera. 

Otro 17% indicó que dejaría un trabajo o consideraría hacerlo debido a los síntomas de la menopausia, según la encuesta, que se realizó en nombre de Biote, la compañía de reemplazo hormonal.

En un momento en que las organizaciones luchan por retener a los trabajadores, especialmente a las mujeres, los empleados también exigen cada vez más beneficios que respalden sus diversas etapas de la vida. 

Algunas empresas grandes y destacadas, por ejemplo, han comenzado recientemente a cubrir los tratamientos de fertilidad. Otros han ampliado la licencia por paternidad o han instituido una licencia paga para quienes sufren un aborto espontáneo.

Pero los nuevos datos subrayan cómo la menopausia todavía se cierne en las sombras de las políticas de recursos humanos de las empresas estadounidenses. 

Si bien muchos beneficios y adaptaciones simples podrían hacer que el lugar de trabajo sea más hospitalario para las mujeres que experimentan los efectos secundarios de la menopausia, la profesora de liderazgo Megan Reitz asegura que muy pocas organizaciones han dado un paso al frente, particularmente en Estados Unidos.

Reitz, que enseña en Hult International Business School en Reino Unido, llama a la menopausia «el tabú más grande a simple vista» en el lugar de trabajo y en la sociedad. Ahí, las mujeres mayores a menudo pasan desapercibidas o son dejadas de lado.

«Todas las mujeres experimentan la menopausia. Muchas de ellas están en la fuerza laboral cuando lo hacen y, sin embargo, casi nunca se habla de eso», menciona. «Es hora de cambiar la conversación».

¿Por qué las mujeres sufren en silencio en el trabajo?

La menopausia, que generalmente comienza después de los 45 años y continúa durante ocho a 10 años, ocurre en un periodo elevado de la vida de las mujeres, tanto en lo personal como en lo profesional.

 En casa, es posible que tengan hijos adolescentes o padres ancianos (o ambos) que cuidar. Y en el trabajo, es probable que asuman mayores responsabilidades mientras cumplen funciones de alta dirección.

Los síntomas de la menopausia pueden ser agotadores, pero la mayoría de las mujeres sufren en silencio en el trabajo, comentó Reitz. 

No solo temen avergonzar a sus compañeros hablando de ellos; también les preocupa el estigma. 

«Ven un riesgo en cómo serán percibidas. No quieren ser etiquetadas negativamente como alguien que está bochornos y pierde la cabeza”.

Esa era una preocupación para Sheilisa McNeal-Burgess, exinstructora adjunta en la Escuela de Estudios Profesionales de la Universidad de Nueva York, cuando pasó por la menopausia a los 40 años. 

«Estaba en la mitad de una conferencia cuando perdía el hilo de mis pensamientos y sentía un calor repentino», mencionó. «Miraba hacia abajo y veía una capa de sudor en mis brazos”.

Dudó en decirle algo a su jefe porque necesitaba el trabajo. «Mis estudiantes fueron amables, pero no sabía cómo me percibirían mi director y mis compañeros, y no quería una crítica negativa», puntualizó.

Bobbi Thomason, profesora de la Escuela de Negocios Graziadio de Pepperdine, que investiga la intersección del género y el trabajo, indicó que poner la responsabilidad únicamente en las mujeres de hablar sobre los síntomas de la menopausia elimina cualquier responsabilidad de las organizaciones de apoyar a los empleados que atraviesan problemas de salud.

Sexismo

El sexismo es en parte culpable, al igual que la tendencia de los empleadores a pasar por alto el hecho de que sus empleados son seres humanos con vidas fuera del trabajo.

La mayoría de los empleadores aún albergan nociones sobre los «trabajadores ideales» que priorizan sus trabajos por encima de sus necesidades personales y su salud. 

La ignorancia del sector sobre la menopausia como un problema laboral «es otra forma en la que asumen implícitamente que los trabajadores son hombres y pueden, por lo tanto, pase por alto los cambios biológicos que gran parte de su fuerza laboral experimenta, incluidos el parto y la menopausia», afirmó.

La pandemia, que ha desdibujado las líneas entre lo personal y lo profesional, podría ayudar a cambiar eso. 

Los desafíos de los últimos dos años han puesto de relieve la necesidad de beneficios para los empleados, incluida la atención de la salud mental y la licencia por paternidad y cuidado, señaló Robin Paggi de VensureHR, una empresa nacional de recursos humanos.

«Solía ​​dejar tus cosas personales fuera de la oficina, pero eso es cada vez menos realista», expuso. 

«Los trabajadores son personas y experimentan cosas. Las mujeres van a pasar por la menopausia. No debería terminar con sus carreras o significar que renuncien. Eso sería trágico”.

Lo que los empleadores pueden hacer para ayudar ante la menopausia

Algunos países europeos han manifestado su voluntad de romper el tabú de la menopausia. 

Reino Unido, por ejemplo, creó un grupo de trabajo sobre menopausia en octubre del año pasado. Ello para explorar formas de apoyar a las mujeres en las oficinas.

Escocia propuso el año pasado un plan de salud para mujeres que ampliaría el acceso a servicios especializados en menopausia.

Mientras tanto, algunas empresas de Reino Unido, como Kellogg’s, el fabricante de cereales, y Asos, la tienda de moda en línea, anunciaron recientemente que proporcionarán licencias pagadas al personal que experimenta la menopausia.

Los expertos dicen que hay muchos beneficios y adaptaciones que los empleadores podrían brindar a las mujeres que experimentan la menopausia, además del tiempo para tratar los síntomas.

Estos incluyen horarios flexibles para acomodar el ciclo de sueño; trabajo desde casa; controles de temperatura en la oficina y proporcionando uniformes adicionales para que las mujeres puedan cambiarse de ropa si es necesario.

Los empleadores también deben solicitar comentarios e ideas sobre otras adaptaciones potencialmente útiles. 

Esto requiere capacitar a los gerentes para que conversen con los empleados sobre cómo hacer que el lugar de trabajo sea más cómodo y comprensivo, dijo Reitz, el investigador de Hult.

«Los gerentes deben mostrarse genuinamente interesados ​​y curiosos sobre su gente», aseveró. 

«Necesitan preguntarles sobre sus experiencias y escuchar, aprender y encontrar soluciones juntos».

AHORA LEE: El chocolate amargo puede ayudar a mejorar tu circulación

TAMBIÉN LEE: Beber chocolate caliente está relacionado con mejores habilidades de memoria por sus nutrientes saludables para el cerebro, encontró un estudio

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramTwitterYouTube LinkedIn

AHORA VE: