• ¬ŅQu√© suceder√≠a si presionamos tanto el cambio hacia la inclusi√≥n que esa energ√≠a el d√≠a de ma√Īana se devuelve en forma de venganza? ¬ŅHasta qu√© punto debemos romper la propia naturalidad y biolog√≠a de la inclusi√≥n?
  • Para el autor, estas reflexiones tuvieron respuesta gracias a un documental en el que entendi√≥ sobre la inclusi√≥n en la naturaleza.
  • Ahora, considera que las organizaciones tienen un gran desaf√≠o: dejar de negar la naturaleza del hombre para cambiar muchos aspectos de la cultura que hemos creado.

A medida que avanzo en mis programas de diversidad e inclusi√≥n, mientras trabajo con los colaboradores de recursos humanos y l√≠deres de empresas, converso con referentes y reflexiono con personas que me inspiran, no logro salir de un par de preguntas que siento todos y todas nos deber√≠amos hacer: ¬ŅQu√© suceder√≠a si presionamos tanto el cambio hacia la inclusi√≥n que esa energ√≠a el d√≠a de ma√Īana se devuelve en forma de venganza? ¬ŅHasta qu√© punto debemos romper la propia naturalidad y biolog√≠a de la inclusi√≥n? 

Esas preguntas ayudan a calmar mi mente y buscar ejemplos, argumentos y explicaciones que ayuden con suavidad a cambiar las mentalidades y mejorar la convivencia de la diferencia en respeto, para que la inclusi√≥n sea realidad. Est√° claro que sin respeto, tolerancia y convivencia no hay inclusi√≥n, en mi fuero interno me pregunto: ¬ŅC√≥mo hago para que esto tres comportamientos se incorporen a los h√°bitos de mis colaboradores y l√≠deres?

En medio de mis pensamientos y observaciones, perm√≠tanme desviarme a una historia bonita personal en la cual, por agenda familiar, tuve que regresar a Buenos Aires y al nido, donde por suerte las respuestas a mis preguntas (parcialmente) aparecieron. 

Como no es de extra√Īar, la respuesta vino de lo ni√Īos. M√°gicamente mientras buscaba ejemplos de respeto, tolerancia y convivencia, me encontr√© en mi cuenta de Disney Plus, cuya suscripci√≥n hizo mi sobrina mayor de 16 a√Īos, un documental de NatGeo ‚ÄúEl Reino de las Belugas‚ÄĚ que relata la √©pica adopci√≥n de un narval en aguas canadienses por un grupo de belugas del √Ārtico. 

El documental es un espectacular ejemplo e inspiración para poder seguir juntando argumentos de que nuestra naturaleza es inclusiva, que hemos sido así como la biología lo demuestra, que este tipo de adopción es inclusión, que si existe un grupo de animales mamíferos con diferentes razas demostrando la convivencia, la tolerancia a lo diferente y finalmente de respeto mutuo, puede existir también en el propio ser humano.

Hoy en d√≠a, con referencia al colectivo LGBTIQ, podr√≠amos decir que existen en las organizaciones corporativas miles de ‚Äúnarvales gays‚ÄĚ perdidos en aguas donde no se sienten incluidos; estas aguas no los incluyen porque inconscientemente est√°n plagadas de pensamientos r√≠gidos, muchas veces verdades absolutas, perfiles que sirven y que no, √ļnicas f√≥rmulas para el √©xito, jerarqu√≠as duras y poca inclusi√≥n entre otras cosas.  

En esas aguas de los comportamientos es donde cualquier responsable de Recursos Humanos debería nadar, alimentar, alentar y trabajar. El cambio es nuestra principal esencia biológica y la hemos desnaturalizado, así como la inclusión. Hemos vendido a un conjunto de seguridades como el dinero, el estatus social, estilos de vida, fórmulas exitistas e individualismo donde pocos encajan, ¡olvidándonos en mundos urbanos de nuestra naturaleza inclusiva!

Nos olvidamos de que somos mam√≠feros, que necesitamos estar en comunidad, acariciarnos, cuidarnos, cambiar, escucharnos, adaptarnos al entorno y conectarnos con √©ste. Lamentablemente la falta de inclusi√≥n no es m√°s que un fiel reflejo de cu√°nto nos hemos desnaturalizado, tambi√©n desconectado de aprender de lo diferente para crecer y desarrollarnos.  

La biolog√≠a, mas espec√≠ficamente la etolog√≠a, muestra tambi√©n nuestros comportamientos de juntarnos con otro par del mismo sexo, lo hacen los p√°jaros en las Islas Gal√°pagos, los ping√ľinos y hasta los monos. ¬ŅPor qu√© negar nuestra naturaleza y propia forma de ser?

Las organizaciones hoy tienen un gran desaf√≠o, dejar de negar la naturaleza del hombre para cambiar muchos aspectos de la cultura que hemos creado.  Si existiese mi planteo de venganza por querer hacer las organizaciones y el mundo m√°s inclusivo solo estar√≠amos demostrando que el principal saboteador de que seamos exitosos somos nosotros mismos, habiendo fracasado como raza y reforzando que la convivencia, la tolerancia y el respeto no son caminos para evolucionar.

*Juan Ignacio Silva es Director Regional de Recursos Humanos de PageGroup.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre m√°s historias en Business Insider M√©xico

S√≠guenos en FacebookLinkedIn, Instagram y Twitter

Consulta a m√°s columnistas en nuestra secci√≥n de Opini√≥n