• Berto Pena, fundador de ThinkWasabi, menciona hábitos debes incorporar a tu planificación si quieres ser mejor en tu trabajo.
  • Es importante no confundir los términos productividad y actividad a la hora de gestionar tu tiempo.
  • No parar en todo el día no significa necesariamente que hayas hecho algo bien; al final, lo que importa son los resultados que obtengas.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Instagram? Síguenos.

Probablemente te hayas encontrado muchas veces en una actividad complicada, donde tienes la sensación de trabajar muchísimo, pero no obtienes los resultados esperados y te sientes sin productividad. No avanzas todo lo que deberías.

Berto Pena, fundador de ThinkWasabi y autor del libro Â«Gestiona mejor tu vida», explica que esto se debe a que puede que estés confundiendo dos términos: productividad y actividad.

No es lo mismo estar ocupado que ser productivo, es decir, no parar en todo el día no significa necesariamente que hayas hecho algo bien. Al final, lo que importa son los resultados que consigas.

Es importante que sepas invertir tu tiempo y tu energía en las cosas que más cuentan. Así conseguirás gestionar tu agenda de una forma efectiva y rendirás mejor en el trabajo.

3 claves para planificar y aclarar qué son productividad y actividad

Además, Pena insiste en que conseguir resultados óptimos en cuanto a la planificación es complicado si no aplicas tres puntos clave.

1. Conocer y centrarte en el «core»

Es decir, en el corazón de tu trabajo. En otras palabras: tienes que enfocarte primero en lo más relevante y asegurarte de dedicarle el suficiente tiempo cada día.

«En tu jornada laboral puede que tengas muchísimas tareas y que, a veces, te resulte complicado centrarte, pero tienes que ser lo suficientemente inteligente como para conocer qué cosas te exigen mucho en cuanto a energía, creatividad o tiempo, y cuáles te dan mucho, en términos de avances y objetivos», explica.

2. Terminar antes de iniciar

«Las personas tienden a empezar muchos proyectos a la vez y a dejarlos inacabados por el camino. Piensa que tener muchos frentes abiertos puede distraerte de tu verdadero objetivo. Por ello, repasa tu lista de pendientes y estudia cuáles debes cerrar primero para poder empezar otros nuevos», destaca.

Por ello, el especialista recomienda contar con un plan de acción.

«Empezar es inevitable, terminar es imprescindible», añade Pena.

3. Elimina las falsas urgencias

Es otro de los lastres de la productividad, afirma el experto.

«Es indispensable que aprendas a detectarlas. En muchas ocasiones, te dará la impresión de que algunas cosas necesitan atención inmediata y no es así».

Esto se debe a que el mundo actual es un mundo acelerado, con prisas, donde el estrés se apodera del ámbito de trabajo y de la vida privada. 

Por eso, Berto Pena confía en que con estas tres claves aprendas a identificar cuáles son tus prioridades y sepas gestionar mejor tu tiempo.

Desde su punto de vista, un buen profesional es menos reactivo y menos impulsivo, pero no implica que sea necesariamente lento o torpe, sino que se toma su tiempo para analizar la situación.

Recuerda: «Céntrate en tu ‘core’, asegúrate tiempo cada día, invierte más en terminar que en empezar y presta atención a las cada vez más habituales falsas urgencias».

AHORA LEE: Un hombre de 100 años batió el récord Guinness de más tiempo empleado en la misma empresa

TAMBIÉN LEE: 8 prestaciones que por ley debes de tener en tu trabajo en México

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTikTok,Twitter y Youtube

AHORA VE: