• La pintura solar es una manera ideal de obtener electricidad además de los paneles fotovoltaicos.
  • Aunque no es un producto común, existen varios tipos; como la de puntos cuánticos o la de células solares de perovksita en aerosol.
  • Por ahora todas las alternativas absorben entre un 3% y un 8% de la luz recibida.

El crecimiento de la energía solar es imparable. El Internationale Nederlanden Groep (ING) estima un crecimiento del 13% en el mercado de instalaciones fotovoltaicas respecto al ejercicio anterior.

Pero no toda la energía solar proviene de los clásicos paneles solares para tejados. Sino que la tecnología evolucionó a ropa inteligente, generadores portátiles, enchufes, vehículos, cocinas solares y también calentadores de agua. Ahora, un nuevo material se suma a la ecuación: la pintura solar.

Existen diferentes tipos de pintura solar que salieron a la luz en los últimos años

En primer lugar está la pintura solar que produce hidrógeno, una sustancia que se aplica al techo a las paredes o a los propios paneles solares para generar electricidad adicional. Detrás de su creación está el Royal Melbourne Institute of Technology en Australia.

La pintura solar tiene un rasgo especial, ya que no solamente aprovecha la luz del Sol, sino también la humedad que se produce cuando el agua se evapora. Al recoger el vapor de agua del aire, esta capa de pintura puede generar electricidad.

Según explica Interesting Engineering, la pintura también tiene compuestos que logran que la convierten en un semiconductor. Puede ser útil para catalizar la división de átomos de agua en hidrógeno y oxígeno utilizando energía de la luz solar y agua del aire.

Entre sus materiales destaca el óxido de titanio, habitual en las pinturas de pared convencionales y el novedoso sulfuro de molibdeno sintético.

También existe la célula solar de puntos cuánticos, creada por científicos de la Universidad de Toronto. Su principal propósito es mejorar hasta en un 11% la eficiencia de las células solares. Contiene nanopartículas que dan una mayor absorción de luz, incluso en el espectro del infrarrojo cercano.

Marc Vidal|Wikimedia Commons

En el futuro se podría rociar esta pintura solar en superficies flexibles o imprimir puntos cuánticos coloidales sensibles al Sol para cubrir toda clase de superficies; desde alas de aviones, hasta muebles de jardín. Por ejemplo, pintar el toldo de un auto abastecería de energía a 24 luces fluorescentes compactas.

Por último, también se desarrolló pintura solar de perovskita, un material absorbente de luz que transforma la energía solar en energía eléctrica.

En 2009, un grupo de científicos japoneses fue pionero en usar el material. Y cinco años más tarde, un equipo de la Universidad de Sheffield creó células solares que utilizan una forma líquida de la sustancia. Se aplicaba mediante pintura en aerosol.

Por el momento la pintura solar es rara en el mercado y su disponibilidad comercial es muy limitada, ya que solo la venden algunas empresas como SolarPaint, con sede en Tel Aviv.

No obstante, el futuro pinta brillante para su viabilidad: la pintura solar, en sus diversas modalidades, podría aplicarse a paredes, puertas, ventanas, coches o carreteras. El principal reto es mejorar su rendimiento: en la actualidad solamente captura entre 3% y 8% de la superficie pintada.

AHORA LEE: Los estados sienten la presión en sus finanzas públicas por la crisis sanitaria del Covid-19, advierte Moody’s

TAMBIÉN LEE: La SEC impuso la primera multa a un fondo de finanzas descentralizadas —esta DeFi tendrá que pagar 13 mdd

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter y YouTube