• El mexicano Fernando Aceves es fotógrafo musical desde hace 30 años.
  • A lo largo de su carrera ha trabajado con leyendas como David Bowie, los Rolling Stones y Gustavo Cerati.
  • Sin embargo, su profesión implica entender el impacto que tiene la música en la sociedad para poder documentarla.
 

¿Quién no ha soñado con la oportunidad de trabajar con sus ídolos musicales? Vaya, algunos nos conformamos simplemente con tener la posibilidad de conocerlos, aunque sea por unos breves instantes.

Fernando Aceves, quien es fotógrafo musical desde hace 30 años, ha vivido ese sueño inmortalizando a leyendas como David Bowie, los Rolling Stones, U2 y Gustavo Cerati.

No obstante, su profesión va más allá de disparar una cámara y entrar a conciertos gratis. Ser fotógrafo profesional implica entender el impacto que tiene la música en la sociedad para poder documentarla, así como poder adaptarse a los cambios.

Business Insider México platicó en exclusiva Aceves para conocer a detalle cómo ha sido su carrera, cuáles han sido los momentos que más lo han marcado y qué depara el futuro con la pandemia del coronavirus.

La fotografía inmortaliza el impacto que tiene la música en la sociedad

La fotografía siempre estuvo presente en la vida de Aceves, aunque inició practicándola únicamente como un hobby. Todo cambio en marzo de 1991, cuando decidió comenzar su carrera como fotógrafo profesional y lo hizo en un concierto que Billy Joel dió en el Palacio de los Deportes de la CDMX.

Aunque el mexicano no tenía una formación técnica, eso no impidió que aprendiera lo necesario sobre la marcha, siguiendo de cerca todo lo relacionado con las artes visuales. Fue así como, con el paso del tiempo, comenzó a afinar sus habilidades tomando talleres y viendo cine, así como el trabajo de otros de sus colegas.

“Creo que ser autodidacta te genera muchas más responsabilidades porque debes ser capaz de buscar lo que va a ser esencial para desarrollar tu carrera”, dijo. “Eso fue lo que yo hice”.

Para Aceves, lo que su carrera necesitaba era la música, otra de sus grandes pasiones en la vida. Pero más allá de querer fotografiar a bandas y artistas, lo que él realmente buscaba era documentar el impacto que tiene en la sociedad.

“La música me gusta mucho, pero también, afortunadamente, comprendí su importancia a nivel documental”, explicó. “La música es una referencia que está ligada con muchos otros aspectos de la vida cotidiana, incluso lo social y lo político”.

Tal es el caso de las fotografías que tomó a Gustavo Cerati cuando todavía formaba parte de Soda Stereo. El músico falleció el 4 de septiembre de 2014 como consecuencia de un paro respiratorio, luego de pasar cuatro años en coma por un accidente cerebrovascular en Caracas, Venezuela.

“Fue muy emotivo para mí haber podido documentar, en varias ocasiones, a Gustavo Cerati con Soda Stereo”, contó. “Te das cuenta de que lo que haces puede convertirse en historia. Tengo fotografías de Gustavo que mucha gente ya las usa como una referencia. Eso también ha pasado con fotos de Jim Morrison o de Jimmy Hendrix”.

A lo largo de su carrera, Aceves también ha podido explorar otras propuestas musicales alejadas de lo “mainstream”; así como otros géneros fotográficos.

“La escena mexicana, el jazz, la escena subterránea, ¡todo!”, destacó. “Pero también en sus diversas modalidades, no solo en fotografía de escenario. El retrato es algo que me gusta mucho”.

Ser fotógrafo musical es mucho más que entrar gratis a los conciertos

Aceves reconoció que un atractivo muy grande que tiene su profesión es la idea que muchos tienen de que se puede entrar a disfrutar de conciertos totalmente gratis.

También están los jóvenes que sueñan con convertirse en fotógrafos musicales para conocer a celebridades y, por ende, convertirse en famosos. Sin embargo, ese es solo un mito.

“Se puede interpretar como un trabajo al que puedes ir a un concierto, bailar y cantar, como lo hacen las demás personas que van a un show”, destacó. “Pero, al final estás ahí desarrollando un oficio”.

“Es un trabajo que requiere mucha concentración y hay muchas presiones. Aprendes a lidiar con todo ello”, agregó.

El mexicano explicó a Business Insider México que todos los conciertos tienen sus logísticas, lo que lleva a los fotógrafos a tomar diferentes decisiones para hacer su trabajo.

Por ejemplo, algunos los colocan en zonas muy alejadas del escenario. En esos casos, deben trabajar con telefotos que les permitan capturar las fotografías que desean.

En otras circunstancias, el fotógrafo se tiene que arriesgar para conseguir lo que quiere. Eso le pasó a Fernando en 1996 durante el Ozzfest, un festival de Heavy Metal organizado por Ozzy Osbourne en Estados Unidos.

Fernando acudió al evento acreditado, pero no tenía permiso para fotografiar la presentación de Marilyn Manson, que en aquel entonces dejaba mucho de qué hablar con su álbum “Antichrist Superstar”.

“Él había dado personalmente las credenciales a ciertos fotógrafos”, narró. “Yo no pude entrar al pit o a la barricada que está hasta adelante. Entonces, se me hizo fácil meterme entre el público por mi cuenta”.

Aceves se colocó en una zona cercana al escenario, pero cuando comenzó el show, el slam del público puso en riesgo su seguridad.

“Es un claro ejemplo de lo que no se debe de hacer”, afirmó. “Al final, lo logré (fotografiar a Manson), pero a costa de algo que no debí haber hecho. No estaba dentro de lo oficial”.

“Afortunadamente, hubo saldo blanco, pero ahí vi la seguridad muy en evidencia. Corrí el peligro de hasta perder mi equipo. Las malas experiencias son para no repetirlas”, agregó.

Los Rolling Stones, David Bowie y Bono están en la lista de las fotografías favoritas de Aceves

La lista de músicos y bandas con las que ha trabajado Fernando Aceves es muy larga, pero él compartió con Business Insider México cuáles de sus fotografías son de las que se siente más orgulloso.

La primera la tomó en 1992 en el Palacio de los Deportes, durante la gira “ZooTv Tour” de U2. En la foto aparece Bono, vocalista de la banda, con los brazos en alto, gritando y con una guitarra acústica colgándole del cuello.

Uno de los elementos que más resaltan en la imagen son una calcomanía que dice “I feel good” (“Me siento bien”, en español).

“Esa fotografía, a pesar de haberla hecho hace casi 30 años, sigue siendo un referente para mí de lo que visualmente es el Rock & Roll”, platicó. “Es una foto que pesa mucho en mi carrera”.

La segunda fotografía la tomó en 1995 en el extemplo de San Lázaro. El mexicano tuvo la oportunidad de asistir a la grabación de un video de los Rolling Stones, quienes visitaban nuestro país por primera vez en su carrera.

Fernando pudo capturar a los integrantes de la legendaria agrupación de Londres, Inglaterra junto a un monumento de la época colonial de la Nueva España.

“Es el abrazo de las culturas en una sola fotografía”, detalló. “Para mí, haber estado trabajando de cerca con ellos me hizo entender muchas cosas, por el simple hecho de observarlos”.

“Ver su comportamiento ante mucha gente es un resumen de su trayectoria. Para mí es apasionante tratar de leer a esos personajes”, añadió.

Por último, pero no menos importante, está una fotografía que le tomó a David Bowie en 1997 frente a la Pirámide del Sol en Teotihuacán.

“También se trata de la fusión de las culturas. Ver a un hombre universal frente a un símbolo de la cultura precolombina”, contó.

“Trabajar con Bowie durante tres días me mostró el camino hacia el retrato y sin que él me lo tuviera que explicar necesariamente”, añadió.

El reto de ser fotógrafo está en adaptarse

Según Aceves, el reto de ser fotógrafo no es capturar cierta cantidad de imágenes en un evento, encontrar el encuadre perfecto ni adecuarse a la ambiente o a la situación que está viviendo. Lo importante está en entender cómo va cambiando la música.

“Cada vez surgen más artistas influyentes de los que uno puede captar”, reconoció. “Cuando volteas el rostro resulta que ya hay una ‘n’ cantidad de propuestas y todas son muy exitosas”.

“Como fotógrafo, creo que ese es el mayor reto: poder engarzarte con esas nuevas tendencias”, añadió.

Por otro lado, él y sus colegas no solo deben adaptarse en los cambios que experimenta la industria musical, si no también la realidad que el mundo enfrenta, como la evolución de la fotografía análoga a la digital o apostar por las redes sociales para dar visibilidad a su trabajo.

“(Las redes sociales) son fundamentales para hacerle saber a la gente que aquí estás, que esta es tu propuesta y que esto es lo que estás haciendo”, dijo.

“En la década de 1990 eso no existía. Tenías que buscar una manera de difundir tu trabajo. era más complicado. Tenías que estar más enfocado en las exposiciones, que sí son muy bonitas, pero al final tienen un alcance muy limitado”, detalló.

Otro cambio al que se ha tenido que enfrentar fue la pandemia del Covid-19 que todavía azota a todo el mundo y que no permite que los eventos multitudinarios regresen.

“Lo importante ha sido no dejar de hacer fotos”, dijo. “Aunque no hayan los grandes foros con las grandes bandas, sí hay una escena que es muy subterránea. Hay que hacer otro tipo de cosas, como la fotografía de reportaje en la calle o los autorretratos”.

“La transformación se da en el camino, no se trata de que los fotógrafos se sienten a esperar a que las cosas regresen a como eran antes. Estamos en un momento decisivo, porque ahorita está cambiando y uno debe ir con esa mutación”, añadió.

Las claves para los próximos fotógrafos musicales

Después de trabajar con leyendas como Paul McCartney, Ozzy Osbourne, KISS, Thom Yorke, Rod Stewart, Elton John y hasta Armando Manzanero, a todos nos gustaría saber quienes están pendientes en la “Bucket List” de Fernando Aceves. Sin embargo, es algo que dejó de pensar desde hace muchos años.

“Antes pensaba en Roger Waters, Björk, Eric Clapton o Bob Dylan; pero son personajes que el tiempo me los ha dado”, explicó. “Entonces, comprendí que hay que desearlo demasiado. Simplemente hay que esperar a que llegue”.

El mexicano prefiere pensar en los músicos que le hubiera gustado fotografiar, pero por razones naturales de la vida ya no son una opción.

“Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Freddy Mercury, Miles Davis, los grandes íconos”, enlistó. “Sí me gusta fantasear que a lo mejor pude fotografiarlos”.

A todos los jóvenes que sueñan con dedicarse a la fotografía de manera profesional, Aceves les recomienda empezar con lo que tengan a la mano, incluso con la cámara de un celular.

“La fotografía es parte de un proceso creativo del artista que tiene poco que ver con el instrumento. Sí es importante la tecnología, pero yo creo que se debe comenzar con lo básico”, dijo.

“La experiencia es la que te va a ir diciendo qué es lo que necesitas. Es la que te dictará qué es lo que sigue”, agregó.

Otro consejo del mexicano es enfocarse en ser un creador multidisciplinario, con una mezcla entre lo análogo y lo digital.

“Hay que pensar que en lugar de tener una tarjeta de 64 GB, que puede almacenar 1,500 fotografías, tienes un rollo de solo 36, porque de esa manera vas a ir administrando tu proceso creativo”, finalizó.

AHORA LEE: Iván Macías, el ingeniero mecatrónico, emprendedor y fotógrafo que ganó el World Press Photo 2021

TAMBIÉN LEE: Conoce a las arboristas, las “cirujanas” que cuidan a los árboles

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn