• Las primeras estatuas fueron esculpidas por el artista George Stanley en 1928 y fraguadas en bronce.
  • Polich Tallix fabrica las estatuillas desde 2015, después de que la Academia decidiera regresar al proceso original de manufactura de bronce fundido por motivos de tradición y calidad.
  • Se necesitan tres meses de trabajo para producir 50 de las famosas estatuillas.
 

Los premios de la Academia (también conocidos como Premios Oscar), se llevarán a cabo este fin de semana y varios de nuestros actores y películas favoritas serán acreedores a la estatuilla más cotizada en el mundo del entretenimiento. ¿Te has preguntado sobre su origen o quién las fabrica?

La estatuilla original fue esculpida en 1928 por el artista norteamericano George Stanley, después de una comisión de la recién formada Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, y eran fraguadas en bronce por Guido Nelli en la California Bronze Foundry.

Escaneos del modelo clásico, moderno y nuevo del Oscar. Polich Tallix.

A finales de la década de los 80 y hasta 2015, las estatuillas fueron manufacturadas en una compañía de trofeos en la ciudad de Chicago, Illinois, donde eran fraguados en metal de Britania y chapados en oro.

Sin embargo, en 2015 la Academia decidió regresar al proceso original de manufactura de bronce por motivos de tradición y calidad, es aquí donde eligió a Polich Tallix para continuar con el proceso de manufactura.

TE PODRÍA INTERESAR: Las nominadas al Oscar para mejor película de este año también son taquilleras

¿Quién es Polich Tallix?

Desde su apertura a finales de la década de 1960, este estudio fundado por Dick Pollich ha ayudado a producir las esculturas de más de 500 artistas.

Es responsable de traer a la vida creaciones sumamente famosas y que ahora forman parte del canon de la historia moderna del arte.

Tal es el caso de figuras como el conejo plateado que hizo a Jeff Koons el artista viviente más caro de la historia, o bien la icónica araña de 30 pies de altura de Louise Borugeois e incluso el caballo de bronce de Milán, que fue diseñado por el mismísimo Leonardo Da Vinci.

El caballo de Leonardo. Carlodell/Wikimedia Commons

Sin embargo, en palabras de su fundador, pocas cosas le llegan a la reputación de hacer un Oscar. “Polich Tallix ha fabricado muchos premios que honran todo tipo de logros, pero nunca antes un objeto de tanto renombre y reconocimiento inmediato”, dijo Dick Polich, fundador de la compañía, en su página oficial.

Trabajadores de la fundidora revisan las placas que se ponen en los Oscar. Polich Tallix

Mientras la esencia de la escultura nunca ha cambiado, a lo largo de los años sí se han realizado ligeros cambios. Uno de estos fue el cambio sutil en las características de la estatuilla.

Tras varias conversaciones entre la Academia y la fundidora, se decidió aplicar un nuevo método de modelado en 3D que mezclaría pasado con presente: escanear el Oscar clásico de 1928 con el moderno utilizado desde 2015.

A través de esta mezcla, el diseño del Oscar 2016 se acercaba más al estilo de Art Deco de la estatuilla originalmente creada por George Stanley.

¿Cómo funciona el proceso?

Las copias de cera son usadas para crear un molde con el que se creará un encasillado donde se verterá bronce a 1015 grados Celsius. Se deja reposar el metal durante la noche y, a la mañana siguiente, se rompen las cáscaras cerámicas para sacar la estatuilla de cobre. Después, se realiza un pulido fino a la misma antes de ser galvanizada con oro de 24 kilates.

Una estatuilla siendo galvanizada en oro de 24 kilates. Polich Tallix

La base de la estatuilla, también fraguada en bronce, recibe un acabado en negro. Después de la presentación, una placa de bronce pulido es gravada con el nombre y categoría de cada uno de los ganadores y colocada en el centro de la base.

El resultado final es una estatuilla de 35 cm y 3.8 kilogramos chapada en oro de 24 kilates. De acuerdo con la página oficial de Pollich Tallix, para producir 50 estatuillas se necesitan tres meses de trabajo.

Así nació la estatuilla del Oscar

Poco después de la creación de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos en 1927, se llevó a cabo una cena en Crystal Ballroom del hotel Baltimore, en el centro de Los Ángeles, para saber qué pasos seguirían.

Entre los temas discutidos esa noche estaba el de cómo honrarían los logros cinematográficos más impresionantes, con el fin de alentar una continua excelencia en todas las facetas de la producción de filmes. La solución: crear un premio anual. Ahora solo faltaba crear un trofeo que fuese acorde con lo majestuoso del evento.

Una estatuilla de los Premios Oscar puesta en una mesa. Polich Tallix.

Para esto, el director de arte de los estudios MGM, Cedric Gibbons, diseñó la estatuilla de un caballero parado sobre un rollo de película y sujetando una espada de cruzado. De aquí, la Academia se acercó al escultor George Stanley para hacer de este diseño una realidad— una estrella había nacido.

LEE MÁS: 17 cintas que los críticos amaron… pero que la Academia no nominó para el Oscar a mejor película

Descubre más historias en Business Insider México.