• El uso ideal del aguinaldo, según especialistas, es para pagar deudas, ahorrar y gastarlo en algo que quieras, cada rubro en diferentes porcentajes.
  • Pero, responde con la mayor sinceridad, ¿cuántas veces has seguido estas recomendaciones? La mayoría de nosotros nos dejamos llevar por la euforia y la riqueza momentánea que nos da el tener un dinero extraordinario y lo gastamos todo.
  • Dicen que nadie experimenta en cabeza ajena, pero nosotros tenemos la esperanza de que con estas 3 historias de lo que no deberías de hacer con tu aguinaldo te des cuenta que puedes sacarle provecho a ese dinero.

No podemos negarlo. Parte de la emoción de las fiestas decembrinas de los adultos trabajadores es que llegue el aguinaldo —sobre todo en un año tan atípico como 2020.

Cada año escuchamos miles de recomendaciones para cuidarlo y no despilfarrar ese dinero extra que tardó un año para llegar a nuestras manos y que, en muchas ocasiones, aun sin tenerlo ya debemos.

El uso ideal del aguinaldo, según especialistas, es que lo dividas por porcentajes: con una parte trates de reducir o eliminar tus deudas, otra parte la ahorres para tiempos de “vacas flacas”, y el porcentaje más pequeño lo utilices para darte un gusto, el que quieras —para ti o para los demás.

Pero, responde con la mayor sinceridad, ¿cuántas veces has seguido al pie de la letra estas recomendaciones? Lo cierto es que la mayoría de nosotros nos dejamos llevar por la euforia y la riqueza momentánea que nos da el tener un dinero extraordinario–, que no extra, porque es fruto del esfuerzo de un año de trabajo—, y lo gastamos todo.

Dicen que nadie experimenta en cabeza ajena, pero nosotros tenemos la esperanza de que con estas 3 historias que reflejan los errores más comunes que puedes tener al gastar tu aguinaldo.

Me gasté 5,000 pesos de mi aguinaldo en un iPod para “una persona especial” (con la que, al final, ni se concretó nada)

Hilda estaba muy entusiasmada por esa “persona especial” que todos tenemos, y se le hizo fácil. Llegó diciembre y el aguinaldo, con la emoción no lo pensó dos veces fue a una tienda de tecnología y decidió hacerle un obsequio, uno bastante grande, de 5,000 pesos. Le compró un iPod. La relación no se consolidó, Hilda hoy dice convencida “no lo volvería a hacer”.

Después de esta lección, si bien reconoce que no realiza una planificación a conciencia de su aguinaldo, la mayoría de las ocasiones lo divide en dos: una parte la ahorra, y la otra la ocupa para comprarse algo, pagar las cenas de Navidad y Año Nuevo, y algunas veces comprar regalos para su familia.

No calculé cuánto me tocaría de aguinaldo y gasté de más por irme a vivir a un hotel con mi novia

Mario pensó, ¿en qué me gastaré el aguinaldo? La idea que vino a su cabeza fue muy loca: irse a vivir con su novia… pero a un hotel.

Vivió ahí con ella unos días de ensueño, para ser exactos 30. El plan después era irse a rentar un departamento juntos; sin embargo, el amor no superó la prueba y el noviazgo se terminó.

Además del desastre amoroso, a Mario se le venía otra pesadilla: él esperaba recibir aguinaldo de un año, pero en realidad le tocó menos, porque solo había trabajado durante tres meses en la empresa, así que recibió la parte proporcional a ese tiempo.

¿Para qué le alcanzó? Por suerte logró pagar los 30 días de la habitación del hotel ubicado en la Ciudad de México, mientras que el resto lo utilizó para pagar la deuda que dejó su «luna de miel» en la tarjeta de crédito.

Gasté todo en la temporada de descuentos, pero no me fijé en las letras chiquitas

Julieta siempre había soñado con gastarse su salario de un mes en libros. El aguinaldo, pensó, es una buena oportunidad para eso.

En la primera oportunidad que tuvo corrió al Fondo de Cultura Económica suponiendo que habría descuentos insospechados. “Ni los precios revisé”, recuerda.

Autorizó a sus hijas y esposo para que eligieran sus regalos: dos libros a cada uno. Ella por su parte compró la biografía de Steve Jobs “que es un tabique bien grande”, cuenta.

Al pagar se dió cuenta que los descuentos únicos eran para títulos seleccionados, no leyó las letras chiquitas, y fue así como su aguinaldo se esfumó en esa compra de regalos, que si bien es de provecho por la lectura, de haber leído las condiciones, seguramente no hubiera realizado.

Evita cometer errores con tu aguinaldo

¿Algunos de estos errores al gastar el aguinaldo te resultan comunes? No eres el único.

La mayoría de las veces nos dejamos deslumbrar por el momento porque tenemos el dinero contante y sonante. Sin embargo, es importante que este año pienses que estamos atravesando por una coyuntura económica que aún no alcanzamos a dimensionar, pues la opaca una crisis de salud, pero una vez que se termine podremos hacer el recuento de los daños.

No tenemos una bola de cristal para adivinar lo que sucederá en 2021, pero no se necesita ser un vidente para dimensionar que la crisis económica que causó el coronavirus y que aún no se ha visto en toda su dimensión; por eso ante tiempos inciertos, no hay mejor escudo que tener ahorro.

¿Tienes alguna historia de terror (o de errores) con tu aguinaldo? Escríbenos a editorial@businessinsider.mx

AHORA LEE: 5 maneras de utilizar productivamente el dinero extra que llega a fin de año con el aguinaldo y los bonos

TAMBIÉN LEE: Te decimos cómo calcular tu aguinaldo aunque solo lleves un mes en la empresa

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagram y Twitter.