• Mary Kay Ash odiaba el t茅rmino "feminista" y no le gustaba el movimiento; sin embargo, desafi贸 con 茅xito las normas de g茅nero femenino de su 茅poca.
  • En 1976, Mary Kay Inc. se convirti贸 en la primera empresa fundada y dirigida por mujeres que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York.
  • La exaltaci贸n de Ash de 鈥減ensar como una mujer鈥 y la aceptaci贸n por parte de la compa帽铆a de las vendedoras negras y latinas tambi茅n son precursoras de la 鈥渢ercera ola鈥 del feminismo en la d茅cada de 1990.
  • 驴Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? S铆guenos.

En 1963, el mismo a帽o en que la empresaria estadounidense Mary Kay Ash fund贸 su empresa de cosm茅ticos, la editorial WW Norton public贸 鈥淟a m铆stica de la feminidad鈥, el libro al que desde entonces se le atribuye ampliamente el lanzamiento del movimiento de liberaci贸n de la mujer contempor谩nea.

Ash odiaba el t茅rmino 芦feminista禄 y no le gustaba el movimiento. En una entrevista de 1983 con el Dallas Morning News, descart贸 芦esa tonter铆a que las feministas comenzaron en los a帽os 60禄 de 芦tratar de actuar como un hombre禄 cort谩ndose el pelo o baj谩ndose la cabeza. voces

Sin embargo, Ash, que muri贸 en 2001, desafi贸 con 茅xito las normas de g茅nero femenino de su 茅poca. Convirti贸 unos pocos miles de d贸lares en un imperio de cosm茅ticos multimillonario y lo dirigi贸 durante d茅cadas. Su fuerza de ventas creci贸 de menos de 10 mujeres a decenas de miles.

Mientras investigaba para un libro sobre la vida y el trabajo de Ash, me enter茅 de que muchas de las vendedoras de Mary Kay se sent铆an c贸modas con la visi贸n de la feminidad y la maternidad de su 茅poca. El lema de la compa帽铆a de Ash de 鈥淒ios primero, la familia segundo, la carrera tercero鈥 los tranquiliz贸.

Las mujeres estadounidenses de hoy le deben gratitud al movimiento de mujeres de la d茅cada de 1960 por hacer que temas como la igualdad de salario por el mismo trabajo y compartir las responsabilidades del hogar sean parte de la conversaci贸n nacional, pero tambi茅n a una empresaria de Dallas que se deleitaba con la m铆stica femenina.

De vendedora mal pagada a CEO

En 1963, el a帽o en que Ash fund贸 芦Beauty by Mary Kay禄 en una peque帽a tienda de Dallas, apenas un tercio de las mujeres estadounidenses trabajaban. Ash era uno de ellos. Hab铆a vendido enciclopedias infantiles de puerta en puerta y realizado 芦fiestas en casa禄 (demostraciones en el hogar de productos destinados a las amas de casa) con Stanley Home Goods y otras empresas.

Ash gan贸 constantemente salarios m谩s bajos que sus hom贸logos masculinos, quienes tambi茅n la pasaron por alto para los ascensos. Cuando protest贸, una respuesta com煤n fue ridiculizarla por 鈥減ensar como una mujer鈥. Otra era que los hombres necesitaban m谩s dinero porque ten铆an familias que mantener.

芦隆Yo tambi茅n ten铆a una familia que mantener!禄 record贸 Ash, una madre soltera, en sus memorias de 1981. As铆 que renunci贸 para construir una empresa en la que no hubiera brechas salariales ni jefes masculinos, y las mujeres fueran recompensadas por pensar como mujeres, todo mientras adoptaba la visi贸n de los roles de g茅nero tradicionales que el movimiento feminista estaba tratando de derrocar.

En 1969, la empresa ganaba 6.3 millones de d贸lares en ventas netas, seg煤n The New York Times. Y un art铆culo en el Irving Daily News, un peri贸dico de Texas, calcul贸 la fuerza de ventas en alrededor de 4,000 mujeres de 15 estados diferentes.

En 1976, Mary Kay Inc. se convirti贸 en la primera empresa fundada y dirigida por mujeres que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York.

En 1979, la brillante cobertura de 鈥60 Minutos 鈥 hizo que casi 100,000 mujeres m谩s se inscribieran. La empresa recaudaba m谩s de 100 millones de d贸lares al a帽o y ten铆a un alcance mundial, y Ash fue nombrada una de las mejores mujeres corporativas del a帽o en Estados Unidos por la revista Business Week.

En 1985, Ash y su hijo lideraron un trato de 450 millones de d贸lares (mdd) para volver a comprar la compa帽铆a en manos de una familia privada. Seg煤n los informes, a partir de 2021, la compa帽铆a tiene 3,500 mdd en ingresos anuales.

La m铆stica de Mary Kay

Ash rechaz贸 el feminismo pero busc贸 desarrollar la confianza de las mujeres, algo ausente en la vida del ama de casa promedio, seg煤n 鈥淭he Feminine Mystique鈥, as铆 como sus ingresos.

鈥淎qu铆 hay una mujer que nunca ha recibido elogios por nada de lo que ha hecho鈥, dijo Ash en su libro de memorias m谩s vendido. 鈥淭al vez el 煤nico aplauso que ha tenido fue cuando se gradu贸 de la escuela secundaria. As铆 que la alabamos por todo lo bueno que hace鈥.

Basado en las entrevistas que estoy haciendo para mi investigaci贸n, este enfoque funcion贸.

Esther Andrews, ama de casa, me dijo que antes de convertirse en vendedora de Mary Kay en 1967, 鈥渘adie hab铆a dicho que pod铆a ser excelente en algo鈥. Andrews, quien cri贸 a tres hijos con sus ganancias de Mary Kay despu茅s de la muerte de su esposo, estuvo entre los primeros ganadores de un Cadillac rosado, un premio de la compa帽铆a para las mejores vendedoras. El autom贸vil era tanto un s铆mbolo de su 茅xito como un medio de movilidad que pocas amas de casa disfrutaban en ese momento.

La historia de Andrews refleja la de muchas que he descubierto. Desde una ex mesera y madre soltera en Nueva Jersey que pudo criar a su hija y comprar su propia casa hasta una ex ama de casa en Ohio que tiene m谩s anillos de diamantes que dedos y financia las vacaciones europeas de su familia, Mary Kay ha cambiado la vida de las mujeres.

Ambas mujeres lucharon por contener las l谩grimas mientras compart铆an los logros de su carrera conmigo. Ambos llevan m谩s de 30 a帽os en la empresa.

En su libro 鈥淚n Pink: The Personal Story of a Mary Kay Pioneer Who Made History Shaping a New Path to Success for Women鈥 (芦En rosa: La historia personal de una pionera de Mary Kay que hizo historia moldeando un nuevo camino al 茅xito para las mujeres禄, en espa帽ol), Doretha Dingler, ama de casa y primera recluta de Mary Kay, coment贸 que 鈥渕ucho m谩s que aumentar los ingresos de nuestra familia, esa forma de ganar dinero elev贸 mi conciencia鈥, un lenguaje que hace eco al de las feministas de la 茅poca.

Oportunidades para mujeres de color

No solo las mujeres blancas de clase media encontraron el 茅xito en Mary Kay.

En 1975, Ruell Cone, una mujer negra de Atlanta, era la vendedora con mayores ingresos de la empresa. Ash misma la honr贸 en persona ante decenas de miles de vendedoras en el seminario anual de la empresa.

En 1979, Gerri Nicholson le dijo al peri贸dico The Record de Hackensack, Nueva Jersey, que si bien ten铆a 芦muchos complejos禄 por haber crecido como afroamericana en el sur, trabajar para Mary Kay 芦aument贸 sustancialmente los ingresos de mi familia禄 y le dio ella 芦un sentimiento de autoestima禄. En ese momento, Nicholson hab铆a ascendido de vendedora a gerente de ventas y se convertir铆a en la primera directora nacional de ventas afroamericana de Mary Kay.

Para 1985, la revista Savvy inform贸 que Mary Kay Inc. pod铆a reclamar m谩s mujeres latinas y negras que ganaban comisiones anuales de m谩s de 50,000 d贸lares, el equivalente a 137,000 d贸lares en 2022, que cualquier otra corporaci贸n en todo el mundo.

La exaltaci贸n de Ash de 鈥減ensar como una mujer鈥 y la aceptaci贸n por parte de la compa帽铆a de las vendedoras negras y latinas tambi茅n son precursoras de la 鈥渢ercera ola鈥 del feminismo en la d茅cada de 1990. En esta era, las feministas m谩s j贸venes cambiaron el enfoque del movimiento de la igualdad de derechos a la diversidad, aceptando las diferencias de g茅nero y celebrando la feminidad en sus diversas formas.

驴Un ‘esquema piramidal rosa’?

Junto con estas historias de 茅xito, la empresa ha enfrentado acusaciones de explotar a m谩s mujeres de las que enriquece. Un art铆culo de 2012 en la revista Harper’s, 芦El esquema de la pir谩mide rosa禄, se帽al贸 promesas de 茅xito no realizadas, vendedoras que se endeudaron para comprar inventario de productos y altas tasas de rotaci贸n.

Creo que estas historias son parte de cualquier narraci贸n precisa de la historia de Mary Kay.

Sin embargo, con base en mi investigaci贸n, un n煤mero considerable de 芦asesoras de belleza禄 de la compa帽铆a dicen que encontraron camarader铆a, reconocimiento y confianza trabajando para Mary Kay, y un modelo femenino a seguir en Mary Kay Ash.

Estas son cosas que las mujeres trabajadoras de hoy todav铆a encuentran esquivas.

Este art铆culo se public贸 originalmente en ingl茅s.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, an谩lisis y comentarios de expertos acad茅micos.

*Cassandra L. Yacovazzi es profesora asistente de Historia en University of South Florida, donde imparte clases de historia estadounidense. Su enfoque es la historia de las mujeres, la historia religiosa, la cultura popular y la historia empresarial. Public贸 un libro sobre la oposici贸n a las monjas y los conventos en Estados Unidos durante la guerra titulado 芦ESCAPED NUNS禄 (Oxford UP, 2018). Su proyecto de libro actual explora la vida de Mary Kay Ash y el negocio de Mary Kay Cosmetics. Examina la intersecci贸n de Mary Kay y el feminismo, la cultura de la mujer en la venta directa y la relaci贸n entre la fe y el capitalismo.

AHORA LEE: 20 fotos del pr铆ncipe Harry y Meghan Markle, quienes finalmente dejan la realeza brit谩nica y trabajar谩n para vivir

TAMBI脡N LEE: El Palacio de Kensington inaugurar谩 una nueva estatua de la princesa Diana en 2021

Descubre m谩s historias en Business Insider M茅xico

S铆guenos en FacebookInstagramTwitterLinkedInTikTok y YouTube

AHORA VE: