• ¿Qué factor creen que ha sido el más importante para llegar a donde han llegado en la vida?", preguntó hace 30 años el padre de Bill Gates.
  • Warren Buffett y el fundador de Microsoft coincidieron en contar cuál era la clave de su éxito: la concentración y dedicación.
  • Elon Musk y Steve Jobs (y los multimillonarios en general, según un estudio) también tienen esta habilidad.
  • ¡Nos vemos en TikTok!

Ni Warren Buffett ni Bill Gates tenían demasiado interés en conocerse, pero el encuentro dio inicio a una amistad que sigue vigente hasta el día de hoy y ya superó los 30 años.

El 5 de julio de 1991, la mamá de Bill Gates, Mary, había invitado a su casa a Meg Greenfield, en ese entonces era editora del Washington Post y quería llevar a su amigo Warren Buffett.

Mary Gates, por su parte, acabó convenciendo a su hijo para que él también asistiera, aunque ninguno de los dos multimillonarios —en ese momento y ahora entre los más ricos del mundo— estaba muy interesado.

«¿De qué íbamos a hablar él y yo, de ratios de rentabilidad?», recordó el fundador de Microsoft. «¿Qué demonios vamos a hacer todo el día con esta gente? ¿Cuánto tiempo tenemos que quedarnos y parecer educados?», era lo que pensaba el presidente de Berkshire Hathaway, según contó él mismo.

Ambos acabaron en la misma casa, se llevaron muy bien y en la actualidad hablan con frecuencia. No solo se felicitan por sus cumpleaños, sino que también conmemoran sus aniversarios de amistad.

La concentración fue una de las claves del éxito de Buffett

En esa misma reunión, el padre de Bill Gates, del mismo nombre, lanzó a sus invitados una pregunta: «¿Qué factor creen que es el más importante para llegar a donde están ahora en la vida?».

Buffett respondió de forma inmediata: «la concentración». Bill Gates hijo estuvo de acuerdo, según contó Rainer Zitelmann, emprendedor, analista y escritor alemán.

Bill Gates basó su éxito en centrar su tiempo, dinero y esfuerzos en determinados proyectos y fueron pocos, entre los que destaca Microsoft y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Desde la adolescencia, estaba «obsesionado, día y noche’ con los ordenadores y la tecnología e ignoraba todo lo demás. Incluso presumía de trabajar horas extra y entre su salida de trabajar en Microsoft y su entrada a la empresa al día siguiente pasaban siete horas, como contó una de sus exnovias.

«Bill tenía una cualidad maniática (…) Se concentraba en algo y se obsesionaba. Tenía la determinación de dominar lo que fuera que estuviera haciendo», según explicó su entonces compañero de universidad Andy Braiterman a Forbes.

La determinación de Buffett

Por su parte, Warren Buffett ha tenido la misma concentración y determinación durante su vida. Con tan solo 11 años compró sus primeras acciones y se propuso la meta de ser millonario a los treinta y lo consiguió

Además, siempre tuvo claro que debía centrarse en lo que domina y evitar los experimentos arriesgados. Siempre mostró una gran concentración y es dedicado en su trabajo y actividades, desde los negocios hasta el bridge.

En sus partidas jugó «con tanta concentración y dedicación que nada en el mundo podía distraerlo».

Una vez ignoró que un murciélago se metió en su habitación y que se quedó revoloteando. «No me molesta», se limitó a responderle a su mujer.

Llegó hasta el punto de clasificarse para la final del campeonato mundial de bridge en su primer torneo, a pesar de no ser profesional.

Los otros jugadores tenían mucha más experiencia que Buffett, «pero él era capaz de concentrarse tan tranquilamente como si estuviera jugando en el salón de su casa (…). De algún modo, su intensidad superaba la debilidad de su juego», escribió su biógrafa, Alice Schroeder, según dijo Forbes.

Las personas exitosas comparten esta habilidad

La capacidad de mantener la concentración, el enfoque y la determinación en una tarea o negocio es una característica que Bill Gates y Warren Buffett comparten con otras personas ricas y exitosas.

Lo que marca la diferencia para los multimillonarios respecto al resto de las personas es «su hambre por el riesgo bien abordado, su concentración en el negocio y su determinación». Estas cualidades contribuyen a construir y mantener su riqueza, según un estudio (2019 Billionaires Report, de UBS y PwC).

Navaid Farooq, amigo de Elon Musk en su época universitaria, dijo que, para él, el rasgo que mejor define y más distingue a Musk, fundador de Tesla y SpaceX, entre otras empresas es el interés.

«Cuando Elon se mete en algo, desarrolla un nivel de interés diferente al de otras personas. Esto es lo que diferencia a Elon del resto de la humanidad», contó en el libro para CNBC.

Otras personas, como su primera mujer y un experto que estudió y analizó su carrera, también coincidieron que Musk tiene un especial e intenso nivel de interés, determinación y concentración.

En su artículo, Zitelmann —autor de libros como La élite de la riqueza y El poder del capitalismo— también mencionó como ejemplo que Steve Jobs, fundador de Apple también tenía esta habilidad.

«La gente cree que concentrarse significa decir ‘sí’ a lo que tienes que hacer. Pero no significa eso. Significa decir ‘no’ a las otras 100 buenas ideas que hay. Hay que elegir con cuidado», explicó.

«De hecho, estoy tan orgulloso de las cosas que no he hecho como de las que ya hice», afirmó Jobs, quien llevó a Apple al éxito, centrándose en un número muy reducido de productos clave, explicó Zitelmann.

AHORA LEE: El poder de la imperfección: un camino al éxito para las organizaciones

TAMBIÉN LEE: 2 estrategias de Warren Buffett y Charlie Munger para aclarar ideas y reflexionarlas

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: