• Personas de todo el mundo están optando por votar en contra del establishment.
  • Y esta tendencia es una mala noticia para el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
  • Cuestiones económicas como la inflación y la creciente desigualdad de ingresos están alimentando la insatisfacción de los votantes.
  • ¡Nos vemos en TikTok!

Desde el Reino Unido e India, hasta Francia y Estados Unidos, los votantes acuden a las urnas y hacen oír sus voces a través de cambios políticos radicales y sorprendentes.

Aunque algunos dicen que los movimientos de derecha están en ascenso a nivel global, este año las elecciones no confirman esto de manera universal. Algunos partidos de izquierda están superando a los de derecha, y viceversa.

Con el aumento del costo de vida y la inflación, y menos movilidad social tras la pandemia de covid-19, los votantes están expresando su frustración contra los líderes de sus países.

«Creo que la inflación es probablemente el elefante en la habitación aquí», dijo Brian Greenhill, profesor en SUNY Albany y científico político que estudia instituciones internacionales y globalización, a Business Insider.

En resumen, los votantes están hartos, sin importar quién esté a cargo.

En todo el mundo, es fácil ver una tendencia antiestablecimiento en juego

Durante las elecciones del Reino Unido de este jueves, el partido de la oposición Laborista, liderado por Keir Starmer, desbancó los 14 años de gobierno del Partido Conservador del primer ministro Rishi Sunak.

En Francia, el apoyo al gobierno centrista del presidente Emmanuel Macron colapsó mientras que los partidos de extrema izquierda y extrema derecha ganaron un mayor porcentaje de votos en la primera vuelta del proceso electoral de dos rondas del país esta semana.

En India, el partido dominante del primer ministro Narendra Modi no logró una mayoría parlamentaria absoluta en las elecciones del mes pasado, mientras que el partido de oposición, más democrático, ganó fuerza.

Durante las elecciones de Sudáfrica del mes pasado, el partido Congreso Nacional Africano perdió su mayoría absoluta por primera vez en 30 años, según NPR.

Y en Corea del Sur, el partido conservador gobernante del presidente Yoon Suk Yeol sufrió pérdidas frente a la oposición liberal en las elecciones parlamentarias de abril, informó Reuters.

La lista de derrotas de titulares a nivel global continúa. En Estados Unidos el presidente Joe Biden está rezagado detrás de Donald Trump en las encuestas nacionales antes de las elecciones de noviembre.

Los votantes no están satisfechos con sus democracias

«Existe mucha insatisfacción con la manera en que funciona la democracia», dijo Richard Wike, director de investigación de actitudes globales del Pew Research Center, en el podcast de política de FiveThirtyEight en junio.

Una encuesta de primavera de 2024 del Pew Research Center encontró que solo 36% de las personas en 12 países —EU, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Corea del Sur, Grecia, Italia, Japón, Países Bajos, España y Suecia— estaban satisfechas con el funcionamiento de la democracia en su país. Y eso es una disminución desde el 49% en 2021.

«Esta insatisfacción es una tendencia global en muchos países», agregó Wike en el podcast de FiveThirtyEight.

Greenhill señaló que uno de los mayores problemas que impulsa el aumento de los movimientos populistas antiestablecimiento es la creciente desigualdad de ingresos, exacerbada por la pandemia de COVID-19.

Otro factor, según Greenhill, es la creciente polarización política impulsada por las cámaras de eco de las redes sociales y el consumo dudoso de noticias en línea.

El caso de Estados Unidos

En Estados Unidos, históricamente los titulares han tenido mejor desempeño que sus oponentes.

Entre 1936 y 2012, 11 de 14 presidentes ganaron sus elecciones de reelección, pero parece que la marea está cambiando, según Time.

Greenhill señaló que las frustraciones anti-incumbentes tienden a venir y luego desaparecer, pero que el creciente movimiento populista antiestablecimiento que estamos viendo ahora es «al menos en la historia política moderna, algo nuevo».

«El hecho de que Trump en este momento —después de todo lo que ha sucedido tras el 6 de enero y sus condenas penales y múltiples acusaciones criminales— siga liderando en las encuestas muestra que todavía hay un enorme apoyo para este tipo de enfoque ‘quemar la casa’ en la política», dijo Greenhill.

Y si el objetivo es quemar la casa, los estadounidenses pueden estar listos para encender la cerilla. Los llamados «doble disgustados» —votantes que desaprueban tanto a Trump como a Biden— han constituido una parte influyente del electorado en las encuestas recientes.

Informes indican que la insatisfacción con Biden después de su desastroso desempeño en el debate de la semana pasada es tan fuerte globalmente, e incluso entre sus propios partidarios, que ha llevado al presidente mismo a cuestionarse si puede darle la vuelta a la situación.

Si Biden decide apartarse, presentaría una situación única: ¿A quién elegirían los votantes cuando no hay un titular directo compitiendo en un ambiente anti-incumbente?

Estados Unidos podría acabar siendo el campo de pruebas para ese experimento.

AHORA LEE: 2024: el año en que la democracia afrontará su mayor reto en América

TAMBIÉN LEE: Abogados de Trump intentan retrasar sus casos hasta después de las elecciones

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, TikTok, Threads, Twitter y YouTube

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: