Paul Sánchez

Paul Sánchez

Energía Circular

“¡1.21 Gigawatts!
¿Cómo voy a poder generar tanta energía? Es imposible
-Dr. Emmett Brown

Muchos de ustedes recordarán aquel clásico del cine de 1985: “Volver al Futuro”. En la película, Marty McFly convence al Dr. Brown (“El Doc”) de que viajó al pasado gracias a una máquina del tiempo que él construyó en el futuro, y que se quedó sin batería. Finalmente, el Doc acepta ayudar a Marty, pero se enfrenta a un gran problema: producir 1.21 Gigawatts (GW) para encender el DeLorean.

A mediados de los 1980, la energía nuclear parecía muy prometedora; se le consideraba el futuro y la única forma de acabar con las fuentes fósiles. Muchas cosas cambiaron con el accidente de Chernobyl al año siguiente, pero esa es otra historia.

Regresando (al futuro): es 2020, todavía no venden plutonio en las farmacias y muchas cosas han cambiado en 35 años. El porvenir energético ya no se deposita en la energía nuclear, sino en las renovables de nueva generación — particularmente la solar y la eólica —, en conjunto con el almacenamiento y el hidrógeno. Esa podría ser la combinación ganadora del futuro.

Las energías renovables de nueva generación se han convertido en el referente de nuestro presente. Su propagación ya no es parte de un lejano futuro difícil de ver en el horizonte, ni sus costos son restrictivos como antaño. Ahora aparecen lo mismo en hogares que en comercios e industrias, incluso podemos ver como grandes porciones de tierras agrícolas están empezando a usar sus espacios para captar el sol.

Si el Doc de “Volver al Futuro” tuviera que generar 1.21 GW para encender el DeLorean con la tecnología actual, ¿podrían ayudarle las energías renovables en México? Vamos a ver.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía para el cierre del 2019 la capacidad instalada de energía eléctrica en México fue de 79.60 GW. Esto incluye plantas que utilizan fuentes fósiles, como las ciclo combinado que utilizan gas natural, térmicas convencionales y de combustión interna — que requieren diésel y combustóleo —; y carboeléctricas que, como su nombre lo indica, utilizan carbón.

También está la energía hidroeléctrica, que utiliza presas y otros cuerpos de agua, y la nuclear que opera CFE en Laguna Verde, Veracruz. Y, por supuesto, tenemos las energías solar fotovoltaica, eólica y geotérmica.

La capacidad instalada de energía solar fotovoltaica en México representó 4.37% del total en 2019, es decir, una capacidad de 3.4 GW. Esto significa que si usamos todas las instalaciones solares del país al mismo tiempo durante un par de minutos podríamos mandar Marty al futuro casi tres veces. Si sumamos la eólica, podemos regresarlo al futuro ocho veces.

Tan grande es el potencial renovable de México que el 19 de abril a medio día las energías solar, eólica, hidráulica y geotérmica aportaron en conjunto 33% de la energía que se consumió en ese momento. Tan solo la energía solar aportó en promedio 1.76 Gigawatts cada hora del mes, y estoy seguro de que solo es el principio.

En estos tiempos donde las energías renovables se han convertido en un tema de debate público es importante volver al futuro y dejar el pasado. Todos podemos diseñar estrategias que permitan que el país logre una verdadera transición energética, integre más energías renovables, refuerce las redes eléctricas, descentralice y digitalice el consumo.

Así que, Doc, en el futuro no venden plutonio en las farmacias, pero los paneles solares son muy baratos y fáciles de conseguir.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , Instagram y Twitter