• Una descripción de trabajo bien redactada puede marcar la diferencia a la hora de contratar a un nuevo candidato.
  • Datos recientes de LinkedIn sugieren evitar el lenguaje de requisitos y datos académicos, ahora lo que prima es la experiencia y las habilidades de la persona.
  • Los candidatos que no tienen títulos universitarios están presentado cada vez más aceptación en el ámbito laboral.

Cada vez estamos más cerca de la nueva era del trabajo: del paso de lo físico a lo remoto, ahora a híbrido. Y no solo eso, sino un sin fin de cambios que se han visto fomentados por la pandemia. 

Pero si la manera de trabajar está cambiando, la incógnita es por qué no cambian otras partes respecto al trabajo como: qué buscan ahora las empresas. 

LinkedIn ha publicado recientemente una nueva visión respecto a los puestos de trabajo actuales y sus descripciones. Ya no priman los estudios o las calificaciones, sino una buena descripción y la capacidad de poder demostrar los logros y habilidades de las que se habla en el perfil. Otro punto que se tiene muy en cuenta es la experiencia en empresas reconocidas. 

Esto ha cambiado la manera de entrevistar y la toma de decisiones respecto a quién contratar por parte de los reclutadores. La consultora especializada en trabajo Jessica Miller-Merrill escribió para SHRM que además de redactar descripciones de trabajo más simples y realistas, también pueden enviar directamente mensajes a las personas interesadas en el puesto y usar un lenguaje inclusivo. 

¿Cómo han cambiado las descripciones de puestos de trabajo?

Un estudio reciente de la Universidad de Waterloo y la Universidad de Duke afirmó que las palabras codificadas como «ambicioso, seguro, decisión, lógica y superior» tienden a atraer candidatos masculinos.

Mientras que otras palabras como «compasión, emoción, interpersonales, sensibles y cálidas» tienden a atraer a más mujeres.

Hay que ser cuidadoso con las ofertas que expresen declaraciones sobre ser enérgico o parte de un entorno cool porque pueden excluir a los candidatos de mayor edad.

Además, el lenguaje sobre los requisitos físicos para un trabajo de oficina puede ser una barrera para los solicitantes con diversidad funcional; que serían perfectamente capaces de cumplir con los requisitos reales del trabajo.

LinkedIn ya había publicado anteriormente que la información salarial y los detalles sobre el puesto son las piezas de información más valiosas para los solicitantes de empleo.

También podría ser útil eliminar los requisitos por completo de las descripciones de sus puestos o calificaciones; y, en cambio, centrarse en las habilidades, recomienda LinkedIn.

Esto es un ejemplo de una descripción de trabajo revisada

LinkedIn proporcionó a Business Insider un ejemplo de una descripción de trabajo revisada basada en habilidades.

La versión anterior de la descripción del trabajo decía: «Más de 2 años de experiencia en servicio al cliente o administración de cuentas. Utilización de múltiples canales de comunicación (correo electrónico, chat y teléfono)» junto el requisito de 10 cualificaciones de preferencia para la empresa.

A continuación, puedes ver la versión editada de la descripción del trabajo, que ahora se centra en la experiencia y no en las calificaciones.

En la imagen ahora podemos ver como se pide «Experiencia requerida»:

  • Gran capacidad de comunicación verbal y escrita, incluyendo la capacidad de explicar mensajes complejos a los consumidores a través del teléfono, email o chat. 
  • Experiencia previa lidiando con dificultades o situaciones complicadas con los consumidores.
  • Adaptación multidireccional con todo el equipo para poder interactuar con todos los niveles de organización de la empresa.

La experiencia como una manera de determinar si alguien es apto para el trabajo

LinkedIn descubrió que las descripciones de puestos que mencionan responsabilidades se comparten 21% más. Estas publicaciones recibieron 4 veces más solicitudes que aquellas que requerían calificaciones o experiencia. 

Cada vez es más evidente por qué ya no se piden calificaciones académicas como medio para determinar si alguien es apto para un trabajo o no.

Además, cada vez más se está eliminando el requisito de licenciatura, y los reclutadores prefieren fijarse en otras aptitudes para trabajar en la diversidad y no contratar solo a gente que tiene el privilegio de asistir a las mejores escuelas. 

Además el informa recogía que las contrataciones de personas sin títulos universitarios había subido un 20%. El porcentaje de empleados sin un título que se quedan en la empresa después del periodo de prueba, es 34% mayor que los aspirantes con títulos universitarios

AHORA LEE: Estas son las razones por las que estudiar ingeniería es una buena opción

TAMBIÉN LEE: Estas son las 3 primeras personas que debes contratar si estás empezando un negocio, según una experta

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramTwitter y LinkedIn