• No importa si trabajan en casa o fuera de ella, sabemos que las mamás administran los recursos en la mayoría de los hogares.
  • Resolver qué hacer y qué no con recursos limitados puede parecer más un acto de magia que un asunto de planeación.
  • Tres mamás nos comparten sus mejores secretos financieros y nos demuestran que no es cuestión de ser mago, sino de disciplina.

No es un secreto que las mamás son las mejores para manejar el dinero. No importa si trabajan en casa o fuera de ella, sabemos que ellas administran los recursos en la mayoría de los hogares — no solo en México, sino en el mundo.

Y aunque resolver qué hacer y qué no con recursos limitados puede parecer más un acto de magia que un asunto de planeación, tres mamás nos comparten sus mejores secretos financieros y nos demuestran que no es cuestión de ser mago, sino de disciplina.

“Un día estás en una empresa y al otro no”

Laura es mamá de dos niños. Durante 12 años trabajó en una empresa y de la noche a la mañana estaba desempleada. Afortunadamente consiguió trabajo antes de que comenzara la pandemia del coronavirus, pero desde ese momento supo que no podía volver a permitirse la incertidumbre de perder el empleo y no tener ahorros.

Dice que este no es el único consejo financiero que le daría a alguien más, sino tres que le han ayudado a “sobrellevar y llevar a buen rumbo mis finanzas, sin endeudarme y sin gastar lo que no tengo”.

Ahorro, presupuesto, y tachar de su lista los meses sin intereses, son tres cosas que le han ayudado a mantener su estilo de vida.

“Tras la salida de la empresa en la que estuve por 12 años, dije esto no me vuelve a pasar; así que ahora establecí una cantidad mensual con la que me siento cómoda, y la pongo en mi presupuesto como un gasto fijo, como si fuera para la renta, es intocable. Incluso mis emergencias las resuelvo de otra manera, pero ese dinero no se toca”, explica en entrevista para Business Insider México.

Esto es importante sobre todo porque “hoy estás en una empresa y mañana no, eso lo aprendí”, comenta Laura.

El rey de las finanzas personales: el presupuesto

Su segunda regla es no comprar nada a meses sin intereses, “porque por lo menos a mi me parecen eternos los pagos, y no me han funcionado a largo plazo”.

Finalmente, hacer un presupuesto es indispensable para esta joven mamá, pues a raíz de su salida de la empresa en la que estuvo por más de una década, el periodo en el que recibe sus pagos cambió, ya no es por quincena, sino al mes.

“Después de hacer una lista con todos los pagos que tengo que hacer, como la renta, la luz, el internet, me administro con lo que sobra para salidas, diversión, pero ya pagué todos los gastos fijos”, comenta.

Decisiones financieras en familia

Para Lucía, mamá de una pequeña, formar una educación financiera desde edad temprana es indispensable. Por ello, le ha enseñado que el dinero viene del esfuerzo de su trabajo, incluso la pequeña sabe dónde y de qué trabaja.

Y como la mayoría de las veces aprendemos de lo que vemos, el segundo consejo de Lucía es hacer equipo en casa.

Esto quiere decir que desde pequeños los niños se involucren en la toma de decisiones financieras, que vean cómo se distribuyen los recursos, y eso también los sensibilizará sobre cuidarlos.

Por ejemplo, dice, si se está planeando un viaje, los más grandes pueden ayudar a comparar precios, del hotel, del viaje, para que no todo sea realizado por papá o mamá, sino que sean parte de las decisiones y cuidado de los recursos con los que se cuenta.

A la larga, este tipo de aprendizajes activos, los formarán, y cuando tengan que tomar decisiones con su dinero podrán establecer límites de gasto, basados en un presupuesto que aprendieron a realizar desde pequeños.

Crear un fondo de ahorro para los hijos

Si bien los regalos financieros no generan una sonrisa en ningún niño, es una forma de asegurar su futuro.

Rosalía es mamá de un niños de 7 años, y cree que la mejor recomendación que puede darle a otra mamá, o a cualquiera, es enseñar a los niños el valor de las cosas, tener lo básico es lo mejor.

¿Por qué? Porque si las mamás no gastan en necesidades creadas, podrán pagar un seguro educativo o generar un fondo de ahorro para cuando estén más grandes.

Esta es una de las lecciones que esta joven mamá ha enseñado a su hijo, y es una manera de manejar mejor las finanzas en casa, para estar preparados ante cualquier eventualidad.

AHORA LEE: Esta es la realidad de las mamás en la fuerza laboral— y cómo las organizaciones están cambiando su estructura por ellas

TAMBIÉN LEE: Soy un planificador financiero y hay 5 consejos sobre dinero que nadie quiere escuchar de mí

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramTwitter y LinkedIn