Vanessa Fig

Vanessa Fig

#BetterYou

Mucha información hay de lo mal que le hace al cuerpo los polvos blancos y muchas nos queremos alejar de ellos, ya que tiene consecuencias en el cuerpo idénticas al polvo blanco de las drogas, sí es real, nos altera de una manera impresionante.

Los polvos blancos que consumimos en la cocina habitualmente es la sal refinada, harina blanca refinada y el azúcar refinada, siendo la última la peor de todas, seguramente pensarás pero eso es un básico y sin esto no se puede cocinar rico, pero si se puede y cambiar estas tres cosas en la alacena de tu casa puede traer un cambio muy importante en tu salud.

Primer polvo blanco: sal refinada

El primero es la sal refinada, que al ser refinada no tiene ningún mineral que tu cuerpo necesite, ya que en el proceso de “refinado” le quita todo lo bueno a la sal.

¡Ojo! no estoy diciendo que la sal sea mala, porque es todo lo contrario; necesitamos sal para hidratarnos y es un mineral básico para nuestro organismo, pero necesitamos comprar sal de mar NO yodada, eso es muy importante que lo chequemos en la etiqueta antes de comprar, ya que con esta ola de productos orgánicos hay muchos que lo venden como sal de mar o sal del Himalaya, que es muy buena, pero es yodada y ahí ya pierden todos los minerales que necesitamos.

Así que fíjate muy bien en que diga sal de mar 100% y también no te vayas con la pinta que lo extranjero es lo mejor ya que tenemos sal de súper buena calidad nacional como la sal de Colima, de Yucatán, etc.

Segundo polvo blanco: harina

La segunda es la harina blanca (generalmente de trigo), al refinarla también se le quitan todos los beneficios que nos puede dar al cuerpo; puede ser que no compres harina en el supermercado para usarla en tu cocina, pero este ingrediente está en el 80% de los productos empaquetados; esta en todas las galletas, panqués, pan de caja, postres, pasteles, etc.

La verdad no es que exista un sustituto como tal, podría ser harina de centeno si es que haces pan, pero lo ideal es tratar de no consumir harina blanca.

Cuando compres pan, procura que sea de masa madre, con harina orgánica de centeno, o pan de centeno o integral, que no esté empaquetado, para que no tenga tantos conservadores, que son químicos que tu cuerpo no necesita.

Tercer polvo blanco: el azúcar

Y al último deje lo más interesante que es el azúcar, que está escondido en el 90% de todos los productos que ves y compras en el supermercado. Lo mejor que puedes hacer es dejar de comprar azúcar refinada, es mucho mejor el azúcar mascabada o la orgánica ya que no tiene ese proceso de “refinado” del que ya hablamos, pero tienes que buscarlo en las etiquetas de los productos que compras.

El azúcar viene en pan de caja, salsas, aderezos, galletas, pasteles, leches, barritas de cereales, lácteos, jugos, cereales, comida congelada, bebidas energéticas y así me podría seguir con una lista interminable.

Lo que hace el azúcar es causar adicción, entre más comes quieres más y más, lo ideal es bajar el consumo de este ingrediente ya que tiene unas consecuencias muy negativas en el cuerpo, que en resumen suprime el sistema inmune, que es lo que nos defiende de todas las bacterias y virus que atacan al cuerpo.

¡No es fácil!, ya que tenemos una gran adicción a este polvo, pero si es vital y muy necesario bajar su consumo, en muchos casos de personas enfermas de cáncer se ha demostrado que bajando el consumo de este producto ayuda a las personas a poder superar esta enfermedad.

Si la abstinencia puede lograr esto, piensa en los beneficios que tendrá tu cuerpo al bajar de una manera significativa su consumo o suprimirlo por completo.

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , InstagramTwitter y LinkedIn

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión