Simon Dalgleish

Simon Dalgleish

Simón Dice

Últimamente he visto mucha consternación sobre el ‘Indicador Buffet’ que está alcanzando niveles jamás antes vistos.

La métrica, nombrada así por Warren Buffet (quizá el inversionista más exitoso de todos los tiempos), es muy sencilla: toma el valor de todas las empresas públicas cotizadas en Estados Unidos y se divide por el PIB del mismo. En los últimos 20 años esta métrica osciló entre 0.5 y 1.2 hasta 2013, cuando empezó a subir hacia 1.5. En 2020 cruzó el 1.5 y ahora en marzo de 2021 superó el 2.0.  Esto significa que el valor de todas las acciones cotizadas en la bolsa vale el doble que todas las ventas que generaron el país en el último año.

Considero que este hecho tiene una serie de explicaciones: entre ellos, a raíz de la pandemia 1) el PIB sin duda se ha contraído, y 2) si bien mucha gente ha sido afectada, otros siguen ganando igual, pero gastando mucho menos, y están invirtiendo esta diferencia en la bolsa.  Ambos puntos provocan que este indicador suba.

Otro factor importante que no es tan obvio es la política de los bancos centrales, que han elegido mantener sus tasas de referencia en mínimos históricos. Incluso algunos bancos centrales han establecido ¡tasas de interés negativas! Es decir, invertir en ellos le está costando dinero a los ciudadanos, cosa que en condiciones ordinarias no sucede. Es una situación atípica ha despertado un gran debate entre expertos en finanzas sobre cómo esto va a impactar en el largo plazo a la gente de a pie, como tú y yo.

¿Cuál es el motivo de esta decisión? ¿Qué implica para los inversionistas? ¿Podría suceder en México? 

¿Tasas negativas?

Las tasas de referencia definidas por los bancos centrales de cada país, son el indicador base para los créditos que ofrecen las instituciones financieras, y se puede decir que son uno de los principales índices sobre el estado de la economía de un país. La tasa de referencia es la tasa más baja que existe y sólo se ofrecen entre el banco central y los bancos del mismo país.  A partir de ella los bancos determinan las tasas que ofrecen para sus distintos productos crediticios. La tasa de una hipoteca, por ejemplo, se ubica a medio camino debido a la seguridad que ofrece al banco, mientras una tarjeta de crédito es una de las tasas más caras debido al riesgo que enfrenta el banco en caso de impago.

Aclarado esto, ¿qué indica que suba o baje la tasa de interés? De forma simple, la tasa de referencia es a la vez acelerador y freno: cuando el banco central baja la tasa están pisando el acelerador, mientras que cuando la sube pisan el freno.  Cuando detectan que la economía se contrae bajan la tasa de interés para que las personas compren e inviertan, ya que los créditos se vuelven más baratos y el beneficio del ahora es menos atractivo. Cuando la economía comienza a acelerarse aumentan la tasa, acción que hace lo opuesto: el ahorro se vuelve más atractivo y la decisión de comprar o invertir con crédito se vuelve más costoso y por ende disminuye.

En Europa, debido a la crisis por Covid, el desempleo y la incertidumbre crecieron a niveles altísimos. Los inversionistas no fueron ajenos a estos efectos y para protegerse comenzaron a invertir en deuda pública, pues es una inversión muy segura en donde prácticamente siempre hay garantía de pago, dejando de invertir en el sector privado y generando con esto poco o nulo crecimiento de empleos. Ante esta situación, los bancos centrales tomaron la decisión de bajar sus tasas a niveles negativos, es decir, cobrar para invertir (o resguardar tu dinero) en ellos.

Una medida contraintuitiva… que tiene sentido

El motivo es desalentar a los inversionistas a refugiarse con ellos, y que busquen colocar su dinero en otros proyectos que van a estimular la economía. Sin embargo, esto va en contra de la lógica principal del sistema financiero: que un peso hoy vale más que un peso en el futuro, es decir, que el futuro es incierto: tanto lo que recibirás de vuelta cómo cuál sería el valor del mismo peso en en futuro.

Si la economía frena, los bancos bajan la tasa de interés, ¿pero se ha detenido al grado de bajar esta tasa a niveles negativos? A pesar de la contradicción, tiene un sentido en el fondo: desincentivar que las inversiones se detengan, y animar a que se apoye el desarrollo de otros negocios para salir adelante. Sin embargo, ahora mismo estamos viviendo un experimento en el mundo financiero del que no podemos más que especular sobre sus resultados a largo plazo. 

Por un lado, mientras que los jóvenes podrían acceder a mejores tasas para créditos hipotecarios por los mínimos históricos, los adultos mayores que ahora viven de su pensión podrían ver cómo sus ahorros en lugar de crecer, empiezan a disminuir. Sólo el tiempo nos hará saber todos los efectos de esta decisión al hacer el balance entre los beneficios y costos de llevarla a cabo.

El efecto para tus inversiones y el caso de México

Llevando al terreno local esta situación, cabe preguntarse si una bajada de tasas a números negativos podría ocurrir en algún momento en México o América Latina. Veo muy improbable, diría incluso que imposible, que esta situación se presente al menos en el mediano plazo. México ha mantenido una tasa estable durante los últimos 20 años, gracias a que la gestión del Banxico ha tomado decisiones acertadas en momentos de incertidumbre, para mantener el interés de los inversionistas en el país.

Ahora estamos pasando por un momento de tasas bajas en niveles récord, que podrían mantenerse así durante algún tiempo a medida que nos recuperemos de los efectos de la pandemia, y se podría venir un aumento en ellas. Esto significa que ahora mismo es un gran momento para invertir o emprender: la inflación está controlada, hay tasas de interés atractivas y los indicadores económicos muestran señales de control que apuntan al alza.

Entiendo que muchos todavía tengan dudas, y no es para menos: 2018 y 2019 fueron años difíciles, y recién empezábamos a recuperarnos cuando la pandemia vino a retrasar (y en algunos aspectos, incluso a revertir) la tan ansiada recuperación económica. Como te comenté en mi primera participación de este año, veo optimismo en diferentes mercados e industrias, por lo que te animo a explorar las oportunidades que hay ahora mismo para tu dinero. Si podemos generar la chispa para nuevas ideas y empresas, podremos ayudar a generar más riqueza y empleos que nos beneficiarán a todos.

tasa de interes
Brenda Peralta

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookLinkedIn, Instagram y Twitter

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión