Simon Dalgleish

Simon Dalgleish

Simón Dice

Durante las últimas semanas, hemos visto una avalancha de noticias debido a la salida de Citi (todavía llamado Banamex entre algunas personas) de México.

Entre especulaciones, análisis y expectativas, los comentarios más comunes que he leído son dos. En primer lugar, que el comprador debería ser un mexicano para que el banco sea nacional de nuevo. En segundo lugar, que esto muestra el desinterés de Citigroup por México; esto a pesar de tener la red de sucursales más grande en el mundo.

Hoy quiero abordar este tema desde un punto de vista neutral; sobre todo, explicar lo que esta venta significa para los inversionistas y su dinero. A final de cuentas, los clientes de la banca y los usuarios de bolsa que tienen dinero en esta emisora son parte del público que podría tener incertidumbre sobre el futuro de la empresa.

¿Qué pasará con los clientes y las deudas tras la salida de Citi?

Los clientes e inversionistas deben estar en general tranquilos ante esta noticia. Citigroup anunció su salida de la banca de consumo y la venta de esta parte de su negocio en México y otros países; y está consciente de que para encontrar un buen comprador deben darle certeza de que el negocio está en buen estado.

De igual forma, podemos esperar que no van a malbaratar el negocio antes de venderlo; no es un movimiento que le convenga a nadie, ni a ellos ni a los compradores. Sería el equivalente a que una persona esté buscando vender su auto. No va a rayarlo o descomponerlo antes. Sería absurdo que trate de encontrar un comprador en estas condiciones; si lo encontrara, no será alguien que vaya a pagar mucho por él debido a la inversión necesaria para recuperar algo de valor y para que sea funcional.

Esto también significa que todas las operaciones que están activas, incluyendo créditos para los clientes, seguirán activas. Si eres cliente del banco y creíste que te habías librado de tus deudas, debo decirte que mejor no descartes seguirles pagando. Alguien comprará la cartera de deuda y seguirá cobrando, de forma que no estarás exento de tus pagos.

De igual forma, no es aconsejable adquirir deuda con ellos sólo porque creas que después no tendrás a nadie que te cobre. Asume sólo los créditos que estés dispuesto a pagar, como lo harías con cualquier otra institución financiera.

La salida de Citi no es desinterés, es parte del negocio

Hay que dejar en claro que Citigroup es una empresa, y que van a ver por su negocio antes que nada. Todas las empresas harán lo propio. Esta decisión no fue algo que se les ocurrió de un momento a otro, sino que vino después de numerosos análisis del mercado, de revisar sus operaciones y de ver hacia adelante en sus planes.

Tampoco es una señal de que la economía del país esté en declive. Después de las primeras impresiones y de los memes que surgieron sobre esta noticia, algunos actores políticos calificaron este evento como una señal de que el país va cuesta abajo. Quitando afinidades, diferencias y críticas hacia la administración actual, debemos considerar que Citigroup es un grupo financiero internacional privado; sus decisiones de negocio van más allá de estar o no del lado de un partido político.

Han tomado la decisión de cambiar su enfoque de negocio a nivel global. No es la primera vez que ocurre algo así; todo el tiempo vemos empresas llegar e irse por diferentes razones, y ocurrirá nuevamente más adelante, es una parte natural de los negocios.

Esto nos lleva al siguiente punto…

¿Quién comprará Banamex?

A muchos les hace ilusión que sea un mexicano quien adquiera el negocio —me encantaría ver que usuarios mexicanos adquieran parte del banco a través de movimientos en bolsa, fenómeno que comenté antes en este espacio—; sin embargo, lo cierto es que ahora mismo es difícil que sea un solo comprador quien tome control de todas las operaciones. A Citi le conviene vender sus operaciones por partes, y que cada comprador sea un experto que aproveche al máximo cada una. Una aseguradora, por ejemplo, se podría hacer con la parte de los seguros, mientras que otra podría absorber la parte de las Afores.

Por ahora no hay nada cierto y sólo podemos especular. Entre los posibles compradores se ha mencionado mucho a bancos tradicionales como Santander y Banorte; mientras que otros señalan a fintechs como Nu, Credijusto o Konfío, a quienes veo como opciones serias para completar la compra.

Nu, por su parte, es el unicornio más grande de la región y el banco digital más grande del mundo fuera de Asia; además salió a la Bolsa de Nueva York hace poco, así que tienen los activos suficientes para la transacción. El negocio de retail para ellos sería muy atractivo; aunque ya anunciaron que no están interesados en su compra, esto podría cambiar después o ser una estrategia comercial para ellos. No podemos descartarlos todavía.

Por otro lado, Credijusto ya adquirió el banco Finterra el año pasado. No sería una sorpresa que adquieran una parte del negocio de Citi para cimentar su reputación como una fintech fuerte y en crecimiento. De igual manera, otras fintech como Konfío también se verían beneficiadas al comprar alguna parte de Citi; esto más como reputación y para mostrar músculo, pero también para continuar con su crecimiento.

Quien sea que compre Citi —ya sea como un negocio integral o una parte de él— debe preocuparse por conservar el valor de la empresa; y también debe saber que habrá un periodo de transición. Cuando HSBC compró Bital, hubo momentos en donde las culturas de ambas empresas chocaron y esto tuvo un impacto en los usuarios y en las herramientas. Siempre es necesario un periodo de ajuste.

Lo que debe tranquilizar a los usuarios es que este ajuste es más en la experiencia, las condiciones de sus acuerdos y contratos, como tasas de interés, condiciones y beneficios. Estos no pueden cambiar de un día a otro; cualquier cambio será para mejorar. Si fuera necesario, podrían desaparecer productos, pero que quede claro: un usuario del sistema financiero no puede recibir un cambio de condiciones previamente pactadas.

El marco legal e instituciones, como la CONDUSEF, se encargan de velar por ello. A su vez, la empresa que compre una o varias áreas de la operación de Citi en México, no puede llegar a cambiar esto de tajo; sería perjudicial para él. Si hacen un cambio en el servicio al cliente, éste debe ser para mejorarlo y no para volverlo más ineficiente.

El momento de las fintech

Ya que mencioné el tema del servicio al cliente, debemos hablar del elefante en la habitación: las fintech están ganando terreno a los bancos. Es una realidad que muchas prácticas de la banca tradicional se han quedado estancadas. Las fintech convirtieron esto en su valor agregado: agilizar y volver más simples los trámites financieros.

La banca de consumo ha perdido atractivo frente a diferentes opciones digitales, en donde no es necesario pisar una sucursal física, sacar citas o tomar un turno y esperar a ser atendido. Es una señal cada vez más fuerte de que los bancos deben cambiar o adaptar su modelo de negocios para seguir siendo competentes.

Nuevamente, esto es un efecto global en todos los bancos, no un caso particular de México. Ahora mismo Nubank tiene una capitalización mayor que muchos bancos tradicionales. Aunque esto no significa que los bancos van a desaparecer, es un indicativo de que los servicios deben adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes para mantenerse vigentes.

Pase lo que pase con Citi, sea que reviva o no Banamex, estamos ante un evento interesante en la banca mexicana. La situación tendrá que balancearse nuevamente, y esto traerá oportunidades para inversionistas grandes y pequeños. Sigamos de cerca esta situación para tomar decisiones informadas respecto a nuestras finanzas.

Citibanamex, entre la especulación y su mensaje a la banca | Business Insider Mexico
Citibanamex, entre la especulación y su mensaje a la banca

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookLinkedIn, Instagram y Twitter

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión