Rosalinda Ballesteros

Rosalinda Ballesteros

La Ciencia de la Felicidad

Celebrar las fiestas decembrinas este año será particularmente difícil, pero estamos aquí, vivos y podemos hacer mucho por los demás si somos positivos: Saborea cada experiencia.

El estrés es común durante las fiestas navideñas y para algunas personas es más recurrente. En tiempos de pandemia podría ser peor.

En los fines de año “normales”, estaríamos preocupados por el dinero, que nunca es suficiente, y por las discusiones cotidianas de esta época: dónde la vamos a pasar y con quién; qué vamos a regalar (más allá de su costo), qué vamos a comer y cómo le vamos a hacer para que todos disfruten la convivencia sin disgustos.

El fin del 2020, muy retador

Este año, la pandemia ha exponenciado las aflicciones: mayor escasez de dinero, no podremos salir a celebrar, la pasaremos en nuestro círculo familiar más íntimo y ni permiso para salir a adquirir regalos, si queremos ser prudentes con nuestra salud y la de los demás.

A estas alturas, algunos habremos perdido ya algún familiar o amigo, o lo tendremos enfermo, y los más afortunados ya superamos lo peor del contagio del virus.

El cuadro se puede tornar muy retador y llegar hasta la depresión si no echamos mano de nuestra resiliencia y algunos conocimientos y trucos que ha desarrollado la psicología positiva.

El punto de partida es recordar que nunca debemos dejar de apreciar y disfrutar la vida. Saborea cada experiencia.

Hoy pasamos malos momentos, pero ellos nos están haciendo mejores personas, tal vez no lo notamos o, también, tal vez nos estamos dejando llevar por las circunstancias sin sacarle provecho. Es momento de parar y reflexionar.

Pero enfoquémonos en una actitud positiva para estas fiestas en medio de la pandemia.

El doctor Paul Rozin, profesor de psicología positiva aplicada en la Universidad de Pennsylvania, recomienda disfrutar cada una de las etapas de cualquier experiencia. Estas son: la anticipación, la experiencia misma y la memoria.

¿Por qué es importante la anticipación a las fiestas decembrinas?

Desde el momento que planeemos nuestra fiesta navideña o de fin de año, pequeña, íntima, o con alguna herramienta virtual para ampliar nuestro círculo, debemos enfocarnos en las emociones que queremos provocar, procurando que todas sean positivas.

Tal vez haremos a un lado las compras (o es buen momento de hacerlo), y qué mejor momento para valorar la vida en familia. Si perdimos a alguien, recordarlo con el cariño y la admiración que nos causaba, y proponernos seguir aquellos valores que en él apreciábamos.

Ese puede ser el mejor de los regalos, tras la pandemia qué le vamos a ofrecer al mundo para cambiarlo y mantenerlo sano.

Para todo ello, hay que planear las dinámicas y la disposición de los tiempos de participación, juegos, bailes, aunque sean dos quienes celebren.

¡Vive la experiencia de las fiestas!

Una vez que llega el día, darse permiso de improvisar. No estar preocupados porque todo salga tal cual se planeó. A veces estamos tan preocupados y estresados por que la experiencia sea tan buena que mientras está sucediendo no la disfrutamos.

Un ejemplo que pongo es el de Felipito, el personaje de Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino (fallecido en septiembre pasado por un accidente cerebrovascular), de su tira cómica Mafalda. El pequeño se la vive preocupado por su mal desempeño escolar y las trampas que le juega su imaginación que no lo deja concentrarse en clase. Un día, se dispone a estar atento a toda costa. Es tal su determinación que se concentra y dice para sus adentros, mientras la maestra expone: “ahora sí voy a estar atento, ahora sí voy a estar atento, ahora sí…”, hasta que la voz de la maestra lo despierta: “Felipito, ¿entendiste?”.

La memoria

Hoy en día solemos atiborrarnos de fotos y videos, que a la postre nos dan mucha alegría, pero nos darán mayor satisfacción si le damos un sentido positivo a esos futuros recuerdos. ¿Qué pasa hoy que pueda ser una lección para nuestro mañana?, ¿qué sentimos y qué no queremos olvidar para ser mejores?, ¿con qué sentimientos, con qué emociones deseamos quedarnos? Haz algo para recordar positivamente lo que vives hoy.

Cada Navidad, cada fiesta de Fin de Año, cada cumpleaños, cada aniversario de bodas, cada momento, cuya memoria nos arroja información valiosa que nos permite darnos cuenta si hemos mejorado.
Saborea cada experiencia, si lo aprendemos podremos ver cómo mejora nuestras vidas y ayudamos a mejorar la de los demás.

Fiestas decembrinas Pandemia Navidad La Ciencia de la Felicidad Rosalinda Ballesteros | Business Insider México
Imagen | Brenda Peralta

Las opiniones publicadas en esta columna son responsabilidad del autor y no representan ninguna posición por parte de Business Insider México.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook , Instagram y Twitter

Consulta a más columnistas en nuestra sección de Opinión