• La IATA estima que la recuperación en viajes a niveles de 2019 llegará parcialmente a finales de este año.
  • Los pedidos de pruebas negativas de Covid-19 para los viajantes y el cierre de frontera de Canadá afectó el tráfico de pasajeros.
  • Las ganancias e ingresos de los grupos aeroportuarios mexicanos siguen a la baja.

La pandemia de Covid-19 impactó con todo su rigor al sector de aeropuertos y aerolíneas. Debido a las restricciones sanitarias, las personas evitaron viajar, en la medida de lo posible. Algunas de las restricciones más importantes para el sector fueron las que tomaron Estados Unidos y Canadá.

Por ejemplo, desde el 26 de enero de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) exigían pruebas negativas de Covid-19 a todos los pasajeros que viajan a Estados Unidos. Después del 2 de abril, el CDC estableció que los pasajeros vacunados o que se recuperaron del Covid-19 en los últimos tres meses no necesitaban hacerse pruebas.

También, en el primer trimestre Canadá suspendió el ingreso a su territorio de vuelos provenientes de México. Esto impactó el número de viajantes en varios aeropuertos mexicanos.

De hecho, en el primer trimestre del año y pese a la recuperación paulatina del tráfico de pasajeros, todavía no se puede comparar el número de viajantes con los de 2019.

Si bien para los tres grupos aeroportuarios del país —GAP, OMA y Asur— tuvieron una difícil base comparable contra el primer trimestre de 2020, cuando empezó la pandemia, la recuperación es lenta.

Por ello, algunas casas de bolsa como Monex comparan el tráfico de pasajeros con las cifras de 2019. De hecho, en abril, el tráfico de pasajeros total presentó una caída de 23.5% contra el mismo mes de 2019.

En un análisis, Monex señaló que el tráfico de pasajeros de GAP se muestra “más resiliente” con una caída de 19.4%. Mientras que Asur y OMA reportaron una caída de 25.3% y 27.9%, respectivamente.

Los aeropuertos mexicanos tratan de resistir la crisis

Los aeropuertos operados por estas empresas en todo el país tomaron diferentes medidas para continuar sus labores, pese al bajo tráfico de pasajeros. Por ejemplo, GAP señaló que brinda apoyo a aerolíneas y clientes comerciales con descuentos en rentas.

De acuerdo con su reporte de resultados del primer trimestre, GAP tuvo ingresos menores que en el mismo periodo de 2020 por 26.8% a 3,637.9 millones de pesos (mdp). Sus ganancias bajaron 42.6% a 1,037 mdp en el mismo periodo.

En tanto, en ese periodo, OMA presentó una caída de 21.8% de sus ingresos a 1,483 mpd. Sus ganancias bajaron 57.1% a 416 mdp. Aunque para abril, la empresa emitió 3,500 mdp en certificados bursátiles de largo plazo en dos tramos; uno de ellos está en la categoría de bono verde.

Finalmente, los ingresos de Asur en el primer trimestre cayeron 30.2% a 2,899.7 mdp y sus ganancias bajaron 47.2% a 1,038 mpd. 

Aunque no todo está perdido, pues la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) espera que la recuperación se note con mayor claridad a finales de de este año. Se espera que los viajes se recuperarán al 43% de los niveles de 2019, una mejora de 26% respecto a 2020, explicó Banorte en un análisis.

Business Insider México buscó a GAP, OMA y Asur para sus comentarios respecto a la recuperación que espera la IATA. Al cierre de esta nota no estuvieron inmediatamente disponibles.

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedIn y Twitter

AHORA LEE: El «Covid prolongado» podría afectar a múltiples partes del cuerpo y la mente, según médicos británicos

TAMBIÉN LEE: Los casos de reinfecciones de Covid-19 generan dudas sobre la inmunidad al virus y la búsqueda de una vacuna

Síguenos en FacebookInstagramTwitter y LinkedIn