• Suni Lee sugirió que su mala actuación en las barras asimétricas estaba relacionada con las distracciones en las redes sociales.
  • La investigación ha relacionado el uso de las redes sociales con falta de sueño, de concentración y resultados deficientes en los atletas.
  • Las redes sociales también pueden beneficiar a los atletas, pero algunos se están tomando un tiempo para concentrarse y evitar las críticas.

Después de ganar el oro en la final general de gimnasia femenil el pasado jueves —que se presumía ganaría Simone Biles antes de retirarse—, los seguidores de Sunisa Lee en Instagram se dispararon de 250,000 a más de un millón.

TMZ declaró que el aumento podría hacerle ganar «algo de dinero de respaldo». 

También pudo haberle costado la medalla de oro en las barras asimétricas, de acuerdo con la joven de 18 años de St. Paul, Minnesota, quien ganó el bronce con una rutina imperfecta el domingo.

Como informó Meredith Cash de Insider, Lee dijo que «se distrajo» con la atención después de su victoria en la final general, y prometió tomarse un tiempo fuera de las redes sociales para «enfriarme un poco y concentrarme en lo que necesito». 

Aunque puede parecer extraño que las redes sociales puedan afectar una rutina de las barras, la investigación sugiere que es legítimo, y ​​que tomar una «desintoxicación digital» podría ser un aspecto del entrenamiento que se pasa por alto. 

Los estudios en atletas han encontrado que las redes sociales pueden afectar el rendimiento y aumentar la ansiedad

Un estudio de 2019 analizó los tuits de 112 jugadores de la NBA entre 2009 y 2016 y encontró que tuitear entre las 11 p.m. y las 7 a.m. se asoció con una precisión de tiro más pobre, menos tiempo jugado, menos puntos anotados y menos rebotes al día siguiente. 

Los basquetbolistas que usaban Twitter regularmente por la noche se vieron menos afectados que aquellos con atracones sociales ocasionales a altas horas de la noche. 

Otro estudio de 2017 que incluyó a casi 300 atletas de varios niveles encontró que 68.1% usó Facebook dentro de las dos horas posteriores a la competencia.

Hacer lo anterior estaba relacionado con una gran ansiedad deportiva y, en particular, una interrupción en la concentración. 

Los autores llamaron a eso «algo alarmante, considerando la importancia de la preparación psicológica en el deporte».

Otra investigación demostró cómo nuestro estilo de vida cada vez más digital ha reducido nuestra capacidad de atención de 12 a ocho segundos en más de una década. 

Eso está impactando cada vez más a los atletas jóvenes que ven al psicólogo Jim Taylor, escribió para Psychology Today. 

«Sin la capacidad de concentración sostenida, los atletas olvidarán en qué están trabajando técnica o tácticamente durante la práctica», dijo. 

«Tan pronto como los atletas pierden la concentración, dejan de hacer lo que sea en lo que estaban trabajando y se arraigan aún más en viejas y malas habilidades y hábitos. Y, sin ese enfoque extendido, no podrán obtener la repetición de calidad suficiente necesaria para inculcar efectivamente nuevas habilidades y hábitos», añadió.

Las redes sociales pueden ser un arma de doble filo para los atletas

Las redes sociales es donde Simone Biles encontró una oleada de apoyo después de su sorprendente retiro; mientras que la velocista Alyson Felix exigió atención y un cambio en el tratamiento de las madres deportistas de élite. 

Estas plataformas permiten a los atletas cuenten sus propias historias. Sin embargo, los expone a la crítica y al odio. 

«Definitivamente hay mucha gente mala por ahí que simplemente dice cosas que no necesitan ser dichas», dijo Lee después de ganar el oro. 

Ella añadió que «probablemente va a eliminar Twitter», donde «es muy fácil ver todo». 

Pero dejar estas plataformas no es tan fácil. Las redes sociales están diseñadas para ser adictivas, entregando recompensas rápidas y fáciles con cada nuevo tuit o publicación en Instagram. 

Los deportistas también pueden necesitar mantener su imagen pública a través de ellas para ganar o mantener patrocinadores. 

Durante la pandemia del Covid-19, los atletas olímpicos han valorado las redes sociales como una manera de conectarse con los aficionados que están ausentes en Tokio 2020.

Pero si Lee se toma el tiempo de Twitter, no estará sola. La nadadora australiana Ariarne Titmus —quien ganó cuatro medallas en Tokio, incluidas dos de oro— dijo que eliminó todas las aplicaciones sociales para evitar la «presión externa», informó CNN

«Creo que es bueno poder estar fuera de eso cuando estás compitiendo», dijo. «Es solo otra cosa de la que no tienes que preocuparte».

AHORA LEE: 8 pares de gemelos que están compitiendo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

TAMBIÉN LEE: Las pruebas constantes de Covid-19 asustan a los atletas olímpicos en caso de que sean positivos y se les prohíba competir

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn