• Hollywood tuvo un miserable fin de semana del Día de los Caídos, un feriado en Estados Unidos en el que las personas normalmente van a las salas de cines.
  • Esto no debería ser una sorpresa: la asistencia al cine ha ido en declive desde principios de la década de 2000.
  • ¿Qué empezó a despegar a principios de la década de 2000? Sí. Internet.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en Threads? Síguenos.

Este fin de semana mi familia fue al cine dos veces. Vimos Furiosa: A Mad Max Saga y The Garfield Movie.

Sin embargo, muchas personas no fueron a ver ninguna película. Ni siquiera los estadounidenses, que tuvieron un fin de semana largo por el feriado del Día de los Caídos.

El pasado fin de semana feriado fue el peor del Día de los Caídos que Hollywood ha visto en décadas. La venta de boletos cayendo un 40% respecto al año pasado.

Una cosa en la que Hollywood es muy bueno es en generar explicaciones para un fracaso o, en este caso, múltiples fracasos. Las huelgas de actores y guionistas del año pasado afectaron la producción cinematográfica. Comercializar películas es difícil en 2024. Tal vez las películas no fueron buenas. El streaming ha enseñado a la gente a quedarse en casa, etc.

Sin embargo, la explicación más obvia es la que probablemente se dice menos en voz alta: la gente ya no va al cine como antes. Punto.

Las estadísticas son bastante claras sobre el tema: en 2002, los estadounidenses iban al cine 5.2 veces al año; en 2019, esa cifra se redujo a 3.5 veces al año.

Hollywood
Unsplash

La pandemia, por supuesto, arrasó con la taquilla. No obstante, después del covid-19, las cosas siguen pésimas. El analista e inversionista Matthew Ball dijo que el espectador promedio fue 2.3 veces al cine en 2023, el mismo año en que la industria se jactaba del resurgimiento de la taquilla, liderada por Barbie y Oppenheimer.

Hollywood debería bajar el precio de los boletos del cine

Hollywood ha respondido a la caída aumentando los precios de los boletos (se estima que se han disparado 20% entre 2019 y 2022) y empujando a los cinéfilos que sí quieren ir a salas a alternativas más caras, como las pantallas Imax.

“Deberían ir por el otro lado y reducir los precios”, afirmó el director cinematográfico de Sony, Tom Rothman.

“Es una economía de consumo fundamental. Simplemente baja los precios y venderá más”, dijo en una entrevista reciente que está generando mucho revuelo en la industria.

“Hay una propuesta de valor en materia de precios para dos grupos que son importantes para nosotros. Los niños están tratando de pagar la renta, no tienen muchos ingresos disponibles”.

“Y el segundo segmento muy importante y sensible al precio es el público familiar. Es demasiado caro llevar a toda la familia al cine ahora mismo, incluso si los niños obtienen la mitad de precio o lo que sea”, agregó.

Eso parece bastante razonable. Y la gente obviamente todavía está dispuesta a ir al cine en ocasiones especiales (aquí, de nuevo, entra el caso de Barbie y Oppenheimer).

Sin embargo, no hay manera de eludir Internet y la competencia que ofrece para todo, incluyendo ir al cine.

En 2002, alrededor del 7% de los estadounidenses tenían Internet de banda ancha en casa. Ahora 80% lo tiene. Luego, hay que tomar en cuenta el teléfono (en el que probablemente estés leyendo este artículo) y todo lo que puedes ver en él, gratuitamente. Luchar contra eso es como pelear contra la gravedad.

No creo que las películas ni las salas de cine vayan a desaparecer. (¡Y no me culpen! Creo que he estado en al menos seis este año). No obstante, es hora de dejar de sorprendernos cuando los espectadores, año tras año, dicen que preferirían hacer otra cosa.

AHORA LEE: Por qué Netflix ya no apuesta por producir películas de acción con elencos de renombre

TAMBIÉN LEE: El CEO de Disney habla de cómo adoptar ‘tecnología disruptiva’ potencia la creatividad y el negocio

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube, TikTok y Threads

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: