• Elon Musk ha planteado la bancarrota como una posibilidad para Twitter, pero dijo que esta semana los costos están "bajo control".
  • Según los informes, Twitter tiene una deuda de aproximadamente 13,000 millones de dólares con un grupo de bancos, con pagos de intereses anuales de 1,000 mdd.
  • Las empresas pueden usar el Capítulo 11 para reducir la deuda, pero da a los prestamistas control sobre su futuro.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

Elon Musk aseguró al All-In Podcast que Twitter no va en el carril de alta hacia la bancarrota, matizando algunas de sus trágicas advertencias que lanzó a los empleados el mes pasado después de hacerse cargo de la plataforma.

«Tenemos los gastos razonablemente bajo control, por lo que la compañía ya no está en la vía rápida hacia la bancarrota», dijo el CEO de Twitter el sábado. Más tarde aclaró que Twitter «todavía no es seguro».

Una bancarrota sería un procedimiento judicial complicado, costoso y muy público que podría ayudar a reducir parte de los 13,000 millones de dólares (mdd) en deuda bancaria de Twitter. Pero también podría llevar a que Musk pierda el control de la plataforma.

En una reorganización del Capítulo 11, las partes como los prestamistas garantizados y otros acreedores tienen influencia para exigir cambios de liderazgo como condición para aprobar un plan para salir de la bancarrota. Alternativamente, los activos de la compañía también pueden venderse a un nuevo comprador que quiera hacerse cargo, dijeron expertos en bancarrotas.

«No es raro que las empresas pasen por un cambio en la administración durante una quiebra; ya sea en respuesta a los requisitos de un prestamista garantizado o simplemente para aumentar la confianza en el proceso», dijo Brook Gotberg, profesor de derecho en la Universidad Brigham Young.

Insider no recibió una respuesta el martes a las solicitudes de comentarios enviadas a la oficina de prensa de Twitter y a la dirección de correo electrónico de Musk en Tesla.

Elon Musk ha recortado los costos de Twitter para evitar la bancarrota

Musk ha estado en un intenso modo de reducción de costos desde que su adquisición de Twitter se hizo oficial el 27 de octubre. Como su CEO autoproclamado, supervisó los despidos de la mayoría de los 7,500 empleados que tenía, así como el éxodo de los principales líderes. A su vez, Musk todavía está buscando maneras de reducir los gastos operativos, informó Kali Hays de Insider.

La compañía también tiene una deuda de unos 13,000 mdd con bancos como Morgan Stanley, que anticipan problemas para cobrarla, informó Reuters este mes. Eso puede crear presión sobre los prestamistas para que trabajen con Musk para reorganizar la deuda; ya sea en la corte o en privado, dijeron los expertos.

«No creo que una reestructuración drástica por sí sola siempre signifique declararse en bancarrota», dijo Christopher Hampson, profesor de derecho en la Universidad de Florida. «Pondría mucho más peso en si hay pagos de intereses inminentes y cualquier indicación sobre los ingresos de Twitter».

La compra apalancada de Twitter por parte de Musk con tan vastos fondos prestados tiene su propio precio. Específicamente, más de 1,000 mdd en pagos de intereses que adeudaría el próximo año, informó Reuters.

Las empresas que manejan grandes cantidades de deuda garantizada —a menudo respaldadas por activos como su efectivo disponible, propiedades o inventario— a veces usan la bancarrota del Capítulo 11 como una forma de reestructurarse para poder permanecer en el negocio. Twitter, cuya compra fue facilitada por financiadores de élite —incluyendo las principales firmas de capital de riesgo e inversionistas extranjeros— podría enfrentar la presión de los prestamistas garantizados para encontrar una solución.

Los prestamistas y otras personas a las que una empresa en quiebra les debe dinero tienen mucho que decir sobre cómo se desarrolla una reestructuración. Aparecen en las audiencias judiciales que deciden cómo la empresa puede utilizar sus reservas de efectivo o si aprobar cualquier nuevo financiamiento para ayudarla a superar el proceso.

Algunos acreedores son más prácticos. Los bancos pueden terminar descargando su deuda a inversionistas como fondos de cobertura y firmas de capital privado, que ejercen un mayor control, especialmente en las decisiones sobre la gestión y dirección de la empresa en quiebra, dijo Gotberg, profesor de derecho de BYU.

“La prioridad de los bancos es que les paguen, no tienen interés en el liderazgo a largo plazo”, dijo. «Los fondos de cobertura lo ven como una inversión».

Los accionistas de Twitter y el propio Musk se verían afectados por una bancarrota

Una quiebra supervisada por un tribunal sigue un marco común de pago a los acreedores de una empresa en quiebra. Específicamente, prioriza a aquellos que tienen deuda garantizada para recibir el pago primero y relega al fondo a los que poseen acciones en la empresa.

Eso significa que los prestamistas garantizados, como los bancos, obtienen la mayor parte de las recuperaciones, mientras que los accionistas, incluido Musk, podrían perder el valor de su capital, a menos que encuentren formas de preservarlo, dijeron los abogados.

«La acción no siempre desaparece, y creo que se realizarán una gran variedad de acuerdos», dijo Joseph Moldovan, quien preside la práctica de reestructuración en Morrison Cohen LLP.

Dado que Twitter ya no reporta sus finanzas a la SEC desde que la compra de Musk la hizo privada, es más difícil obtener información sobre sus balances que puedan indicar la probabilidad de una reestructuración. En cambio, las señales podrían provenir de las declaraciones de ganancias de los bancos que informan el valor de la deuda que tienen. Las señales de problemas allí podrían ofrecer una idea de si las discusiones de reestructuración podrían estar en marcha, dijo Moldovan.

«Una de las cosas que hay que vigilar es cómo marcan los bancos estas deudas», dijo. «Si los bancos reducen el valor de los préstamos, significa que existe la posibilidad de que no se reembolsen por completo».

AHORA LEE: Elon Musk sigue reduciendo costos y haciendo despidos mientras intenta atraer nuevas inversiones

TAMBIÉN LEE: Elon Musk dice que no hay sucesor si dejara el cargo de CEO de Twitter: ‘Nadie quiere el trabajo’

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: