• Un nuevo estudio señala que las proporciones de dos transportadores de lípidos en la sangre pueden predecir eventos cardiovasculares incluso 20 años antes de su aparición.
  • Estos marcadores se denominan apolipoproteína B (apoB) y apolipoproteína A-1 (apoA-1).
  • Aquellas personas con niveles más altos de apoB y los niveles más bajos de apoA-1 tienen casi 3 veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco que aquellos con proporciones más bajas de apoB a apoA-1.

Una nueva investigación del Karolinska Institutet en Estocolmo reveló el vínculo entre dos proteínas de lípidos en la sangre y ataques cardiovasculares.

El estudio se realizó en población escandinava y se publicó en PLOS Medicine.

En él se analizó la relación entre las proporciones apoB / apoA-1 y la incidencia de ataques cardiovasculares (MACE).

La principal conclusión del estudio es que las personas con niveles más altos de apoB y niveles más bajos de apoA-1 tienen casi 3 veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco que aquellos con proporciones más bajas de apoB a apoA-1.

137,100 personas entre 25 y 84 años participaron en el estudio

Para el informe se utilizaron datos de la cohorte AMORIS, una base de datos con registros de salud de sangre y orina de personas en Suecia entre 1985 y 1996.

Los participantes eran un total de 137,100 hombres y mujeres de entre 25 y 84 años sanos.

Además, científicos analizaron niveles de apoB, niveles de apoA-1, colesterol total, triglicéridos y glucosa en suero. 

Por otro lado, los tiempos de seguimiento promedio fueron de 17.8 años durante todo el período de estudio de 30 años.

Durante este tiempo, se habían producido 22,473 MACE, incluidos 8,567 ataques cardiacos no mortales, 8,194 accidentes cerebrovasculares no mortales y 5,712 muertes cardiovasculares.

Este es el factor que provoca mayor probabilidad de riesgo cardiovascular

A partir de su análisis, se concluyó que cuanto más alto era el nivel de apoB y más bajo era el nivel de apoA-1, mayor era el riesgo cardiovascular entre hombres y mujeres.

Las personas con valores más altos de apoB / apoA-1 multiplicaban por 3 sus papeletas de sufrir un ataque cardiaco, tenían casi 70% más de riesgo de sufrir un evento cardiovascular importante y casi 40% más de probabilidades de morir por causas cardiovasculares.

Los investigadores también encontraron que la proporción apoB / apoA-1 podría predecir eventos cardiovasculares incluso 20 años antes de que ocurrieran.

Niveles de colesterol o dislipidemia pueden provocar más ataques cardiacos

El descubrimiento podría propiciar que las directrices futuras en torno a los factores de riesgo consideren la proporción de estos marcadores de lípidos en sangre. 

Además, los marcadores de riesgo son la dislipidemia, o niveles anormales de colesterol y otros lípidos en sangre unidos a las lipoproteínas de baja densidad (C-LDL), suman un mayor peligro de enfermedades cardiacas. 

«Los resultados muestran que cuanto mayor es el valor de apoB / apoA-1, mayor es el riesgo de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y necesidad de cirugía coronaria», dice Göran Walldius, profesor emérito del Instituto de Medicina Ambiental, Unidad de Epidemiología, Karolinska Institutet.

«El estudio también mostró que el riesgo se amplificaba en presencia de niveles protectores bajos de apoA-1».

Además en el caso de personas con altos niveles de triglicéridos, síndrome metabólico, diabetes y obesidad también tienen riesgo de complicaciones cardiovasculares. 

Los límites del estudio

En cuanto a las limitaciones de la investigación, los autores destacan en primer lugar que no tenían acceso a todos los principales factores de riesgo cardiovascular de la cohorte completa. 

«Sin embargo, hubo un intento de compensar esto mediante el uso de análisis de validación de cohortes de investigación adicionales», destacan. 

Tampoco tuvieron información sobre los fármacos recetados durante el período de medición, lo que pudo reducir la fuerza de la asociación entre las proporciones apoB / apoA-1 y los eventos cardiovasculares.

«La detección y el tratamiento tempranos de la dislipidemia pueden prevenir enfermedades cardiovasculares graves y salvar vidas», anotan los responsables de la investigación. 

AHORA LEE: Cómo abordar la alimentación emocional y encontrar alternativas saludables

TAMBIÉN LEE: Estas son las principales diferencias entre los conservadores naturales y artificiales —y lo que significa para tu salud

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter y Youtube

AHORA VE: