• Cuando los atletas desfilan en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos, la mayoría de sueñan con ganar la medalla de oro.
  • Sin embargo, ganar la plata puede resultarles incluso más decepcionante que ganar el bronce, especialmente por lo cerca que quedaron de su objetivo.
  • Los psicólogos llaman a esto “pensamiento contrafactual”, que se refiere a imaginar lo que no ocurrió, pero que podría haber sucedido.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta en TikTok? Síguenos.

En los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, Alexandra Trusova, angustiada, ganó la plata y rápidamente declaró: “Nunca volveré a patinar”.

El nadador Michael Phelps mostró una mezcla de frustración y decepción en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 cuando añadió una plata a su colección de medallas de oro.

En esos mismos juegos, la expresión de disgusto de la gimnasta McKayla Maroney en el podio se volvió viral.

Estos momentos, captados por la cámara sin parpadear, revelan un patrón sorprendente: los medallistas de plata a menudo parecen menos felices que los que ganan el bronce.

En un estudio de 2021, que realizamos con nuestra asistente de investigación, Raelyn Rouner, investigamos si hay algo de verdad en este fenómeno.

Detectando la decepción

Cuando los atletas del mundo se reúnan en París este verano para la edición 33 de los Juegos Olímpicos, muchos marcharán en la ceremonia inaugural soñando con la medalla oro.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando se quedan cortos?

Estudiamos fotografías de 413 atletas olímpicos tomadas durante las ceremonias de entrega de medallas entre 2000 y 2016. Las fotografías proceden de la Biblioteca Mundial Olímpica y Getty Images e incluyeron a deportistas de 67 países.

También incorporamos las predicciones de resultados olímpicos de Sports Illustrated, porque queríamos ver si las expresiones faciales de los atletas se verían afectadas si hubieran superado las expectativas o hubieran tenido un desempeño inferior.

Para analizar las fotos utilizamos una forma de Inteligencia Artificial (IA) que detecta expresiones faciales. Al utilizar IA para cuantificar la activación de los músculos faciales, eliminamos la necesidad de que los asistentes de investigación codificaran manualmente las expresiones, reduciendo la posibilidad de sesgos personales.

El algoritmo identificó las formas y posiciones de la boca, los ojos, las cejas, la nariz y otras partes de la cara de los atletas que indican una sonrisa.

Aunque los segundos clasificados acababan de obtener resultados objetivamente mejores que los terceros, la IA descubrió que los medallistas de bronce, en promedio, parecían más felices que los de plata.

Cerca, pero lejos

Entonces, ¿por qué pasa ésto?

La respuesta tiene que ver con lo que los psicólogos llaman “pensamiento contrafactual”, que se refiere a cuando las personas imaginan lo que no ocurrió, pero que podría haber sucedido.

Con este proceso de pensamiento en mente, hay dos explicaciones principales para este fenómeno del medallero.

En primer lugar, los medallistas de plata y los de bronce forman diferentes puntos de comparación, lo que se denomina contrafactuales basados ​​en categorías.

Los medallistas de plata hacen una comparación ascendente, imaginando un resultado diferente: “Casi gané el oro”. Los medallistas de bronce, por el contrario, hacen una comparación hacia abajo: “Al menos gané una medalla” o “Podría ser peor”.

La dirección de esta comparación muestra cómo la felicidad puede ser relativa. Para los medallistas de plata, casi ganar el oro es motivo de decepción, mientras que el simple hecho de estar en el medallero puede gratificar a uno de bronce.

También señalamos una segunda razón para este fenómeno: los medallistas forman algo llamado contrafactuales basados ​​en expectativas.

Algunos ganadores de plata están decepcionados porque esperaban hacerlo mejor. La famosa mueca de Maroney es un ejemplo de ello. Sports Illustrated predijo que ganaría la medalla de oro por un amplio margen. En otras palabras, para Maroney, cualquier cosa que no fuera oro era una gran decepción.

Encontramos evidencia consistente con relatos contrafácticos de las expresiones de los medallistas olímpicos, tanto basados ​​en categorías como en expectativas.

Como era de esperar, nuestro análisis también encontró que los medallistas de oro tienen muchas más probabilidades de sonreír que los otros dos, y las personas que terminaron mejor de lo esperado también tenían más probabilidades de sonreír, independientemente de su medalla.

Estudios anteriores no han podido probar a fondo este fenómeno. No obstante, al utilizar IA, pudimos probar estas dos teorías por primera vez en un conjunto grande y diverso de datos de imágenes.

Las sonrisas no son ventanas al alma

Es importante señalar que estos hallazgos no hablan de cómo se sintieron realmente los atletas al ganar el bronce o la plata.

Se pueden fingir sonrisas para las cámaras. Otras veces, las personas sonríen cuando se sienten incómodas.

Por lo tanto, no podemos decir con total certeza que exista una conexión directa entre las expresiones faciales y los sentimientos. No obstante, estas expresiones externas de emoción conservan poder comunicativo y ofrecen una idea de lo que pueden estar sintiendo los atletas.

Nuestros hallazgos tienen implicaciones más allá de los Juegos Olímpicos. Ya sea que estés compitiendo en un concurso de ortografía, haciendo una entrevista para un trabajo o postulándote para un cargo político, quedar en segundo lugar puede resultarte una decepción.

Si reformulas las percepciones de éxito, en realidad puedes sentirte más satisfecho con su desempeño, particularmente si te enorgulleces de un trabajo bien hecho, libre de comparaciones o expectativas.

Siempre hay un lado positivo en el segundo lugar.

Este artículo se publicó originalmente en inglés.

* The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

* Andrea Luangrath es profesora asistente de marketing en la Universidad de Iowa. William Hedgcock es profesor asociado de marketing en la Universidad de Minnesota.

AHORA LEE: El río Sena sigue demasiado contaminado para los eventos olímpicos de París 2024

TAMBIÉN LEE: Miguel de Lara: el nadador que quiere poner en alto a México en los Juegos Olímpicos de París 2024

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube, TikTok y Threads

AHORA ESCUCHA:

AHORA VE: