• La NASA informó que el 29 de mayo un grupo de manchas solares lanzó la mayor llamarada solar detectada desde octubre de 2017.
  • Una llamarada solar es una explosión repentina de energía, generada cuando las manchas solares se enredan, cruzan y reorganizan. Si es muy intensa, puede generar interferencia con las señales de GPS y de comunicación en la Tierra.
  • Los científicos de la NASA estudian las mandas solares para determinar y predecir el progreso del ciclo solar y la actividad de la estrella.

La NASA informó que el 29 de mayo un grupo de manchas solares — áreas oscuras formadas por campos magnéticos — lanzó la mayor llamarada solar detectada desde octubre de 2017.

Una llamarada solar es una explosión repentina de energía, generada cuando las manchas solares se enredan, cruzan y reorganizan.

Como libera mucha radiación, una llamarada puede interferir con las señales GPS y de comunicación en la Tierra. Afortunadamente, eso no ocurrió en dicha ocasión.

Las manchas solares detectadas por la NASA aún no son visibles por la ubicación en la que actualmente se encuentra la estrella. Sin embargo, una nave espacial de la agencia pudo captar las bengalas.

De acuerdo con la NASA, las bengalas eran demasiado débiles para que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) activara una alerta.

No obstante, después de varios meses con pocas manchas solares y poca actividad solar, los científicos y los pronosticadores del clima vigilan este grupo para ver si crecen o desaparecen rápidamente.

¿Por qué hay que estudiar las manchas solares?

A medida que el Sol transita su ciclo natural de 11 años, en el que su actividad aumenta y disminuye, las manchas solares también aumentan y disminuyen en número.

La NASA y la NOAA las rastrean para determinar y predecir el progreso del ciclo solar y la actividad de la estrella.

Es importante prestar atención en el número de manchas solares porque es la clave para determinar las fechas del “mínimo solar”, el cual marcará el inicio oficial del Ciclo Solar 25.

Los científicos pronostican que la actividad de estas nuevas manchas podrían ser una señal de que el Sol está acelerando su paso hacia el nuevo ciclo y ya pasó por el “mínimo solar”.

llamarada solar
NASA/ Solar Dynamics Observatory / Joy Ng

Se necesitan seis meses de observaciones para saber si ya pasó el “mínimo solar”

Según un artículo publicado por la NASA, se necesitan de seis a doce meses de observaciones solares y recuentos de manchas después de que ocurrió un “mínimo” para saber cuándo ocurrió.

Como el “mínimo solar” se determina por el número más bajo de manchas solares en un ciclo, los científicos necesitan ver que los números aumenten constantemente antes de determinar cuándo estaban en la parte inferior.

El Sol es extremadamente cambiante, por lo que el aumento o disminución de manchas en un mes determinado no significa que éste cambiará de rumbo próximamente.

Esa es la razón por la que los científicos necesitan datos a largo plazo, los cuales permitirán tener una imagen de sus tendencias generales a través del ciclo solar.

AHORA LEE: 32 fotografías de nuestro universo que te dejarán con la boca abierta

TAMBIÉN LEE: Astrónomos obtuvieron fotografías infrarrojas de Júpiter sin precedentes — y se dieron cuenta que su Gran Mancha Roja está llena de agujeros

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram y Twitter