• "Succession" es una de las series más importantes de HBO.
  • Los personajes del programa, líderes de una empresa de medios ficticia, son narcisistas.
  • Por esta razón, detallamos las personalidades para ayudarte con los jefes tóxicos en la vida real.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

Este artículo contiene spoilers de la serie de HBO «Succession».

No hay duda de que los personajes de «Succession» son personas malvadas y autorizadas dispuestas a mentir, engañar, apuñalar por la espalda, matar y robar para salirse con la suya. También son narcisistas certificables, dicen los expertos.

«Succession», que se llevó tres premios Emmy este año, gira en torno a la disfuncional familia Roy. 

El patriarca, Logan Roy (Brian Cox), enfrenta sádicamente a sus cuatro hijos entre sí por el codiciado puesto de director ejecutivo del imperio mediático familiar, Waystar Royco, vagamente basado en Fox News y News Corp.

El narcisismo es un espectro, según Charles O’Reilly, profesor de liderazgo de la Escuela de Graduados en Negocios de Stanford, quien ha realizado una extensa investigación sobre esas personas. 

Todos tenemos un poco de eso, y cierto nivel de narcisismo es algo razonablemente bueno para nuestra autoconfianza y resistencia. 

Es en los niveles muy altos, las «aguas» narcisistas donde retozan los Roy, cuando se vuelve bastante peligroso, dijo. 

«Los narcisistas creen que son mejores que otras personas. Carecen de empatía y de culpa, lo que los hace dispuestos a hacer cosas que el resto de nosotros no haría», aseveró. 

«Crean culturas de miedo e intimidación. Y como resultado, son destructivos no solo para las organizaciones que dirigen, sino también para las personas que trabajan para ellas». 

Si eres una de esas desafortunadas subordinadas directas, es poco lo que puede hacer excepto renunciar. No hay escasez de gestión inmoral y hambrienta de poder en las empresas.

«Succession» ha sido elogiada, y renovada para una cuarta temporada, que se espera que se estrene en algún momento de 2023, por su descripción dolorosamente precisa de cómo se siente ser atrapados en la órbita del liderazgo tóxico. 

Mientras tanto, necesitarás algunos mecanismos y estrategias de afrontamiento. 

Por ello, desglosamos las personalidades profundamente defectuosas y los estilos para ayudarte a lidiar con los jefes megalómanos y narcisistas que puedes encontrar en la vida real.

1. Logan Roy: narcisista maligno

Logan Roy (Brian Cox) es el patriarca en «Succession». HBO.

Logan gobierna Waystar Royco convirtiendo todo en una competencia retorcida. Un multimillonario hecho a sí mismo, Logan es un megalómano cruel y calculador. Es abusivo e insensible, especialmente con sus propios hijos, y no respeta las reglas ni las leyes. Y gana una y otra vez. 

Como dice su ex esposa Caroline (Harriet Walter): «Él nunca vio nada que amaba que no quisiera patear, solo para ver si aún volvía». 

Logan también es un ejemplo clásico de un narcisista maligno, según Paul L. Hokemeyer, psicoterapeuta clínico y consultor y autor de «Fragile power: why have everything is never enough. Lessons from treating the wealthy and famous». 

“Las personas que sufren de narcisismo maligno no tienen principios morales”, puntualizó. 

«Destruirán cualquier cosa y a cualquiera que se interponga en su camino para satisfacer sus necesidades narcisistas. Y debido a que nunca se pueden satisfacer, traicionarán y aniquilarán todo y a todos los que encuentren».

Sus hijos descubrieron lo rápido que su padre estaba dispuesto a eliminarlos una vez que lo decepcionaron demasiadas veces. 

2. Kendall Roy: narcisista inseguro

Jeremy Strong como Kendall Roy en la tercera temporada de «Succession». HBO.

Kendall Roy, el mártir inconsciente, el aspirante a visionario «woke», pero aún así el mejor de sus hermanos, está para siempre en la sombra de papá. Esta temporada, hemos visto a Kendall (Jeremy Strong) en su momento más frágil.

«Es bastante freudiano en el sentido de que su padre es su némesis y su demonio interior. Quiere ser él, o al menos asumir su papel. Sin embargo, debido a su falta de carisma, neurosis y volatilidad, es a la vez descuidado y autodestructivo», comentó Tomas Chamorro-Premuzic, profesor de psicología empresarial en el University College London y miembro de la Universidad de Columbia.

Chamorro-Premuzic clasifica a Kendall como un «narcisista inseguro», que según él es un tipo muy común de jefe narcisista. Piensa en Michael Scott y David Brent de «The Office». 

«Kendall quiere tener una buena opinión de sí mismo, pero no está seguro, por lo que necesita reafirmación constante», mencionó.

Durante toda la temporada, hemos visto cómo Kendall anhela que la gente lo vea como un buen tipo por enfrentarse a su padre al final de la segunda temporada. Pero cuando todo se reduce a nada, está perdido y solo. Â«Soy mejor que tú», le reitera Logan durante una cena tensa. 

Los jefes como Kendall requieren un toque delicado, dio a conocer Chamorro-Premuzic. No dejes que roben tus ideas y se lleven el crédito por tu trabajo.

 Â«Tendrías que tranquilizarlo, nutrirlo y guiarlo (…). Es un poco como un niño que necesita amor».

3. Siobhan Roy: narcisista seductora

Sarah Snook como Shiv Roy en «Succession». HBO.

La única hija, Siobhan «Shiv» Roy (interpretada por Sarah Snook) es muy inteligente, manipuladora y astuta. Quieres alentarla.

Mientras Waystar Royco se ve envuelto en una investigación federal por su cultura violentamente misógina, Shiv como CEO parece tener sentido, pero es un ícono feminista bastante terrible. Es el personaje que hemos visto más corrompido por el poder, abandonando su moral para complacer a su padre. 

«‘Shiv’ está constantemente jugando al ‘gato y al ratón’ con la aprobación y el amor de los hombres», expuso Hokemeyer. Â«Ella manifiesta su narcisismo tirando a cualquiera para salirse con la suya».

Los jefes como ‘Shiv’ son muy seductores. Usan sus encantos, inteligencia, confianza y atractivo físico como cebo para atraerte a su red, señaló Hokemeyer. 

«Una vez ahí, actuarán de una manera que podría hacerte traicionar tu moral y tus estándares y convertirte en alguien que, en el fondo, no eres».

Para gestionarlos, tendrás que estar constantemente en guardia. Ten cuidado, protégete y documenta todo, aconsejó Ramani Durvasula, psicóloga clínica licenciada y autora del libro ¿No sabes quién soy? Cómo mantenerse cuerdo en la era del narcisismo, el derecho y la incivilidad». 

«Trabajar para Shiv sería el equivalente a ser reclutado por un culto muy maligno», expuso. Â«Deberías tener claros tus límites morales para poder alejarte cuando sea necesario».

4. Roman Roy: narcisista clásico

Kieran Culkin como Roman en «Succession». HBO.

El hermano menor, Roman Roy (Kieran Culkin), es llorón, imprudente y espeluznante. Es descuidado e impulsivo; es un prisionero de su propio hedonismo, el maestro del insulto sexualizado, y lo suficientemente tonto y arrogante como para enviar selfies pornográficas no solicitados a sus colegas.

También es, según Hokemeyer, un narcisista clásico: un hombre joven y hermoso que adora su propio reflejo en un estanque de agua. 

“Está obsesionado con todo lo que brilla y mide el valor por las apariencias”, detalló. Â«Es incapaz de tener una relación íntima con otro ser humano y tolerará a los demás solo mientras le den el placer de proporcionar algún tipo de elevación a su autoestima subterránea».

Jefes como Roman necesitan ver su gloria reflejada en ti, afirmó. Quieren aduladores. Para ellos, no eres más que un espejo que les muestra cuán atractivos, ricos y poderosos son, o creen que son. La adulación te llevará a todas partes.

«No pueden tolerar a nadie que pueda eclipsarlos», aseguró Hokemeyer. Â«Solo hay un rey, y son ellos, no tú».

5. Connor Roy: narcisista encubierto

Alan Ruck interpreta a Connor Roy en «Succession». HBO

El primogénito Connor Roy (lan Ruck) es quizás la descripción más precisa de cómo son realmente los hijos de narcisistas, según Daniel Fox, psicólogo y autor de «The Borderline Personality Disorder Workbook».

«Connor es lo que los narcisistas suelen engendrar: con padres que se preocupan por ‘yo, yo, yo’, la mayoría de los niños terminan sin confianza en sí mismos y con un sentimiento subyacente de inferioridad y dudas», destacó. 

Fox indicó que Connor es un narcisista encubierto. Por un lado, tiene grandiosas expectativas de logro: ten en cuenta que se postula para presidente sin ninguna habilidad política y produce obras en Broadway sin experiencia ni conocimientos teatrales. Pero por otro lado, es frágil e incierto. Realmente nunca ha estado compitiendo por el puesto de CEO, y es una broma para sus hermanos y su padre. 

Los jefes como Connor tienen baja autoestima. Son delicados, sensibles a las críticas y, a menudo, tienen vetas de paranoia. Siempre están mirando a sus espaldas, apuntó. Como resultado, debes ser predecible y cumplir con lo que dices que vas a hacer. Genera su confianza.

«De una manera segura, necesitas comunicarte: estoy aquí para ayudarte», dijo Fox. 

6. Tom Wambsgans: narcisista codependiente

Matthew Macfadyen como Tom Wambsgans en la tercera temporada de «Succession». HBO

Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen) es un narcisista codependiente, explicó Durvasula. Parece derivar su autoestima de ser parte de la familia Roy y su matrimonio con ‘Shiv’. 

Él es quien traiciona a su esposa y se pone del lado de Logan para mantener su posición. No lo vimos venir, y eso es lo que asusta de su narcisismo. 

Sabemos lo que es trabajar para Tom porque vemos cómo menosprecia y acosa a su subordinado, Greg (Nicholas Braun). 

El extraño afecto de Tom por Greg tiene que ver con el control: le arroja botellas de agua en un minuto y al siguiente dice con amor: «Me castraría y me casaría contigo en un abrir y cerrar de ojos», lo que sea que eso te diga sobre su cordura. 

«Tom muestra destellos de empatía, y tal vez en algún nivel identifica la posición subordinada de Greg, pero está claro que en cualquier momento, Tom ‘arrojará a Greg'», indicó Durvasula. 

«Esos momentos de amabilidad son los que confunden a las personas sobre las relaciones narcisistas: pueden hacerte creer que estás en una relación real con alguien».

«Trabajar para los Toms y Shivs del mundo es un proceso de preparación: poco a poco te llevan a sus mundos explotadores y egoístas; tu brújula moral se va descontrolando poco a poco (…). Es ser un cordero sacrificado», finalizó.

AHORA LEE: No es una «renuncia en silencio» —la gente está poniendo límites al trabajo no remunerado

TAMBIÉN LEE: 6 emprendimientos que te ayudarán en lo profesional y económico durante una crisis

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: