• Los ping√ľinos del zool√≥gico de Kansas City recientemente hicieron una excursi√≥n al cercano Museo de Arte Nelson-Atkins.
  • Los adorables ping√ľinos deambulaban libremente por los pasillos mientras admiraban las obras maestras barrocas e impresionistas.
  • El director del museo, Juli√°n Zugazagoitia, esperaba que fueran grandes admiradores de los "Nen√ļfares" de Monet, pero estaban mucho m√°s atra√≠dos por Caravaggio.
  • El video del museo sobre la excursi√≥n de los ping√ľinos ha acumulado cientos de miles de visitas.

Mientras continuamos en casa, los ping√ľinos de todo el mundo se divierten. Se encuentran con ballenas en el acuario, deambulan por las calles de Ciudad del Cabo, Sud√°frica, e incluso reciben su primera lecci√≥n de historia del arte en un museo.

Los ping√ľinos del zool√≥gico de Kansas City recientemente visitaron el Museo de Arte Nelson-Atkins, deambulando por los pasillos mientras admiraban las obras maestras barrocas e impresionistas.

Los tres ping√ľinos de Humboldt examinaron pinturas de personajes como Caravaggio y Monet, sorprendiendo al director del museo con sus gustos art√≠sticos.

ping√ľinos de museo
Museo de arte de Nelson-Atkins

El director, Juli√°n Zugazagoitia, le dijo a Insider que inicialmente asumi√≥ que sus visitantes ping√ľinos quedar√≠an encantados con los ¬ęnen√ļfares¬Ľ de Monet.

¬ęLa raz√≥n por la que quer√≠amos exponer a los ping√ľinos a los ‘Nen√ļfares’, adem√°s del hecho de que es una de nuestras pinturas favoritas, es porque es muy relajante¬Ľ, dijo. ¬ęPensamos que tal vez reaccionar√≠an a la suavidad de esa pintura, pero parec√≠an deambular y no detenerse particularmente en esa¬Ľ.

ping√ľinos de museo
Museo de arte de Nelson-Atkins

Pero los ping√ľinos, al parecer, son fan√°ticos del barroco mucho m√°s grandes.

¬ęCreo que se sintieron m√°s c√≥modos all√≠¬Ľ, dijo Zugazagoitia. ¬ęParec√≠an pasar m√°s tiempo all√≠ y mirar m√°s atentamente. La habitaci√≥n es mucho m√°s c√°lida, las paredes son rojas y hay mucha acci√≥n en las pinturas¬Ľ.

¬ęNo s√© si los ping√ľinos estaban reconociendo figuras humanas y mirando eso, ya que les gusta interactuar con humanos¬Ľ, agreg√≥. ¬ęO tal vez simplemente les gustan m√°s los viejos maestros¬Ľ.

ping√ľinos de museo
Museo de arte de Nelson-Atkins

La idea de traer ping√ľinos al museo en realidad comenz√≥ como una broma de los inocentes.

El 1 de abril, Zugazagoitia llamó a Randy Wisthoff, director del zoológico de Kansas City, para preguntar sobre sus planes de reapertura durante la pandemia de coronavirus.

¬ęToda Kansas City, especialmente las artes y las organizaciones sin fines de lucro, es un grupo muy unido y amigable¬Ľ, dijo Zugazagoitia. ¬ęAs√≠ que todos estamos hablando entre nosotros para coordinar c√≥mo volver a abrir¬Ľ.

¬ęLo estaba llamando para ver c√≥mo iban las operaciones y cu√°ndo estaban pensando en reabrir. Luego, en broma, le dije: ‘Oye, ¬Ņpor qu√© no traes algunos de tus ping√ľinos al museo?'¬Ľ.

ping√ľinos de museo
Museo de arte de Nelson-Atkins

¬ęPens√© que pensar√≠a que era una idea loca¬Ľ, agreg√≥ Zugazagoitia. ¬ęPero √©l dijo: ‘Por supuesto, ¬Ņcu√°ndo quieres hacerlo?’ As√≠ que pas√≥ de bromas tontas con un amigo a algo posible y real¬Ľ.

Los miembros del personal del zoológico y el museo trabajaron juntos para planificar la visita.

¬ęNos preocupamos ante todo por la seguridad de las aves y el arte, y eso es lo que determin√≥ qu√© habitaciones estaban disponibles¬Ľ, dijo Zugazagoitia.

ping√ľinos de museo
Museo de arte de Nelson-Atkins

Durante la visita, los cuidadores de los ping√ľinos los siguieron de cerca mientras caminaban por el nuevo y emocionante espacio.

Y Zugazagoitia dijo que se sorprendi√≥ al descubrir que los ping√ľinos eran bastante similares a los invitados habituales del museo.

¬ęReaccionaron mucho como nuestros visitantes, que deambulan por las habitaciones y miran un poco aqu√≠ y un poco all√°¬Ľ, dijo. ¬ęDicen que la capacidad de atenci√≥n promedio de los humanos es de ocho a 10 segundos cuando se mira en un museo muy grande, y creo que los ping√ľinos estaban en ese promedio. Eran m√°s antropom√≥rficos de lo que esperaba¬Ľ.

Como los ping√ľinos son peruanos, Zugazagoitia habl√≥ con ellos en espa√Īol mientras exploraban el museo.

Museo de arte de Nelson-Atkins

¬ęNo soy un experto en el mundo animal¬Ľ, dijo. ¬ęPero verlos fue como, ‘Dios m√≠o, est√°n prestando atenci√≥n, tienen curiosidad'¬Ľ.

El museo public√≥ un video de la visita de los ping√ľinos el 6 de mayo en YouTube, donde r√°pidamente acumul√≥ cientos de miles de visitas e incluso fue noticia internacional.

¬ęLa mayor sorpresa fue ver los correos electr√≥nicos y los comentarios de personas que dec√≠an cu√°nto lo disfrutaban¬Ľ, dijo Zugazagoitia. ¬ęCreo que tambi√©n es una se√Īal de los tiempos, que es bueno ser ligero y caprichoso y divertirse un poco¬Ľ.

¬ęCreo que esto proporcion√≥ una alegr√≠a inesperada y un poco de diversi√≥n¬Ľ, agreg√≥. ¬ęEl zool√≥gico y el museo de arte generalmente est√°n f√≠sicamente separados, no los ves el mismo d√≠a. Pero reunimos a los dos y fue una sorpresa fant√°stica. Adem√°s, los ping√ľinos eran tan lindos y se portaron bien. Fue solo un d√≠a incre√≠ble¬Ľ.

Museo de arte de Nelson-Atkins

LEE TAMBI√ČN: Las alfombras rojas de Hollywood tendr√°n que adaptarse a la sana distancia ‚ÄĒ esto es lo que el futuro les depara

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en Facebook, Instagram y Twitter.