• Ya sea por un "apuro" o porque calculaste mal tus gastos, hay momentos donde necesitas dinero extra.
  • Una manera de hacerlo en un corto tiempo es a través de un micropréstamo.
  • Pero, antes de que firmes, es importante que revises esta información.
  • ¿Ya conoces nuestra cuenta de Instagram? Síguenos.

Un micropréstamo es una de las herramientas que te pueden ayudar cuando necesitas dinero en un corto plazo.

Además, es una alternativa si no tienes acceso a la banca, tu historial ante el Buró de Crédito no es el mejor o requieres un monto bajo.

«Son una mejor alternativa que los préstamos informales o las casas de empeño (…). Por el perfil de riesgo, sus tasas de interés suelen ser más altas, por lo que lo mejor es verlas como una alternativa de corto plazo», refiere Baubap en un comunicado.

Por ello, es importante que revises cada detalle antes de contratar uno. Aquí te ayudamos en esta tarea.

¿Qué son los micropréstamos?

Los micropréstamos surgieron en Pakistán, cuando el economista Mohammed Yunus ayudó a su comunidad.

«Conocía a un grupo de mujeres que se dedicaban a fabricar muebles de bambú pero, cuando necesitaban financiación, tenían que recurrir a prestamistas que les sometían a condiciones abusivas, ya que no tenían acceso a los bancos tradicionales. Pero Yunus les dio una oportunidad cuando les prestó 27 dólares sin pedir una garantía a cambio (…). Más tarde, fundó el Banco Grameen, enfocado a este tipo de préstamos; en 2006 recibió el Premio Nobel de la Paz por su labor», expone BBVA en su sitio web.

Estos microcréditos tienen un carácter social, debido a que «abre» al puerta a las personas que no están bancarizadas.

En el caso de México, la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera expone que 39% de las personas adultas (alrededor de 30.6 millones) obtuvieron un financiamiento informal que, en su mayoría, se empleó para pagar comida, médicos, servicios o imprevisto.

«En México, 32.2% de la población no tiene acceso a financiamiento formal y, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), 33.7% recurre a opciones de crédito informal, que pueden ser hasta 800% más costosos que las formales», apunta Baubap.

Toma en cuenta lo siguiente

1. ¿A quién le pedirás el micropréstamo?

Antes de firmar, averigua con qué clase de personas tratarás. Esto se debe a que puedes caer en el fraude de «montadeudas», donde tu dinero y tu integridad pueden correr peligro.

La Condusef identifica a ese hecho como uno de los fraudes financieros más frecuentes en México. Quienes son «montadeudas» ofrecen créditos a través de llamadas, mensajes de texto, aplicaciones y más.

La peculiaridad es que piden pocos requisitos y no revisan tu historial, pero te solicitan depositar un anticipo para los trámites, señalando que es para un seguro o para autorizar el movimiento.

No obstante, cuando la persona hace el depósito, la entidad que supuestamente lo otorga te da «largas» o, simplemente, desaparece.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México identificó más de un centenar de falsas compañías que cometen este crimen. Para conocer el listado completo, haz clic aquí.

Si quieres una guía detallada sobre los «focos rojos» que te alertarán si estás tratando con «montadeudas», revisa este texto.

2. Ojo con tu capacidad de pago

Si vas a pedir un micropréstamo, analiza muy bien si podrás liquidarlo. Para ello, calcula en qué plazos lo pagarás, los montos e intereses.

«Si tienes una remuneración variable o te basas en la probabilidad de recibir una cantidad de dinero (que aún no tienes en el bolsillo), vale la pena repensar la viabilidad de solicitar un préstamo», afirma Baubap en su texto.

3. Revisa tasa, plazos y beneficios

Al igual que cuando quieres una hipoteca, deseas un crédito para un auto y otras herramientas de finanzas, un micropréstamo puede «jugar a tu favor» y darte algunas facilidades.

«Recuerda que la tasa de interés dependerá de los riesgos existentes, por lo que este tipo de préstamos, al ir dirigido para quien tiene un mal historial crediticio o no lo tiene, tendrán una tasa más elevada a lo que ofrecen los bancos tradicionales», puntualiza la compañía.

Sin embargo, los plazos son un aspecto donde puedes decidir la mejor opción en cuanto a alternativas de pago, con el fin de que no afectes tu vida.

AHORA LEE: 3 malas recomendaciones para cuidar tus finanzas ante una posible recesión

TAMBIÉN LEE: 5 maneras de cuidar tu dinero y obtener rendimientos a pesar de los niveles inflacionarios

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInTwitterTikTok y YouTube

AHORA VE: