• Los azucareros mexicanos esperan una menor demanda de su producto en Estados Unidos ya que han aumentado su propia producción.
  • Esta industria espera un excedente de 6 millones de toneladas de azúcar adicionales en comparación con la cosecha anterior.
  • Además, este gremio advierte un impacto si se aprueba una iniciativa de Morena para incrementar los impuestos a refrescas y comida alta en calorías.

La industria azucarera mexicana prevé menores exportaciones a Estados Unidos en el próximo ciclo 2020-2021, un mayor excedente en su producción y la amenaza de mayores impuestos, advirtió Juan Cortina, presidente de la cámara azucarera.

El estimado inicial de la cuota de exportación hacia Estados Unidos es de 800,000 toneladas, menor a los 1.3 millones de toneladas de la zafra que culminó en agosto, de acuerdo con el líder de este gremio.

Esta reducción tendrá como consecuencia mayores excedentes de azúcar, pues se estima un incremento de 13% en la producción en el ciclo que iniciará a finales de este año.

Es decir, 6 millones de toneladas adicionales, en comparación con la última cosecha.

«El año que entra (Estados Unidos) van a volver a tener una mayor producción nacional y entonces van a tener menos necesidades y México les va a poder mandar menos azúcar», explicó Cortina.

La cantidad de azúcar que México puede exportar a Estados Unidos, se define según sus necesidades y según los acuerdos de suspensión que rigen el comercio del producto, los cuales fueron ratificados por cinco años, posteriores a 2020, en el tratado comercial de libre comercio (T-MEC).

Los iniciativa de aumentar impuestos a refrescos afectaría a la industria azucarera

Cortina agregó que los productores también están preocupados por la amenaza de un aumento en los impuestos.

Legisladores de Morena lanzaron una iniciativa para elevar los gravámenes a bebidas azucaradas como refrescos y otros alimentos con alto contenido calórico.

«Tenemos un año complicado porque vamos a tener mayores excedentes y encima de esto tenemos este tema de los impuestos», dijo Cortina.

La epidemia de coronavirus dejó en evidencia el alto índice de diabetes y obesidad en México, lo que generó una exigencia para las autoridades de reducir el consumo de productos con un alto nivel de calorías.

México también introdujo un sistema de etiquetado para ciertos alimentos y alertar sobre alto contenido de azúcares, calorías, sal y grasas saturadas.

Esta medida ha enfrentado una gran oposición entre algunas de las grandes empresas del sector alimenticio. 

AHORA LEE: El precio del petróleo aumentó a pesar de los riesgos por una segunda ola de Covid-19 y eso ayuda a Pemex

TAMBIÉN LEE: Pemex absorberá la mitad del gasto en infraestructura —en tanto salud se queda atrás en el Paquete Económico 2021

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramTwitter LinkedIn